LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

2012: Tres alarmas urgentes en los movimientos sociales P2P

La crisis de las licencias libres, la «elitización» de una blogsfera que vuelve a recuperar peso globalmente frente a los libros de caras y los debates en los movimientos «indignados» forman un cuadro amplio que apuntan a problemas globales comunes.

Alarma #1: La caída de las licencias libres

Evolución de las licencias de software

Mientras el stablishment mediático y artístico se felicitan, la práctica del copyleft está en crisis. El resultado se ve cotidianamente: en el espacio de las creaciones artísticas y literarias las licencias restrictivas «non-commercial» superan el 70% del total licenciado bajo CC. En el mundo del software, la situación se torna dramática: según un estudio de 451, de seguir así las licencias libres de software representarían menos de un 50% del «software de fuente abierta» en septiembre de 2012.

Desde 2005 criticamos que Creative Commons y las «licencias permisivas» de software diluirían el Copyleft hasta vaciarlo de significado para finalmente propiciar su crisis. Pero aunque ahí estén las bases de lo que está pasando, otros elementos nos deben hacer pensar que se trata tan sólo de una parte de un cuadro más amplio.

Alarma #2: La «elitización» de la conversación

Estudio de Nielsen

Según el estudio de ComScore publicado la semana pasada, el 20% del tráfico web mundial está concentrado en las mal llamadas «redes sociales» y el 75% de este en Facebook. Los autores recordaban además, para dar sentido a ese tráfico, que un 75% de las fotos publicadas en fb «involucraba el consumo de alcohol», osea, fiestas y celebraciones. Si seguimos los datos de Nielsen sobre social media, resulta evidente que se está produciendo una decantación en la mayoría de los países con fuerte penetración de Internet: Blogger en EEUU, Overblog en Francia, f2c en Japón, es decir, el servidor de blogs más importante de cada lugar es el segundo sitio más visitado tras facebook.

En todos estos estudios hay una evidente invisibilización de la blogsfera, que sólo aparece a través de los grandes servicios de blogs, pero nunca por si misma. Esto se debe tanto a las dificultades de medición como a la orientación -hacia los inversores- de las estadísticas de audiencias. Sin embargo, el emergente parece claro: la blogsfera está aumentando su audiencia de nuevo más rápido que los libros de caras como vendría a señalizar el rapidísimo desarrollo de tumblr que creció un 183%. Los datos estadísticos de WordPress son también relevantes, según los responsables de Auttomatic, la empresa tras wordpress.com, más de la mitad de instalaciones de este software corresponde a servidores personales o comunitarios: la blogsfera sigue teniendo un (sano) corazón distribuido. Sin embargo, el perfil del bloguero ha cambiado profundamente. Una pista nos la daría el estudio anual de usuarios de Technorati que apuntó que casi el 40% de los blogueros encuestados estaban ligados a sus blogs como emprendedores, como parte de su trabajo para una empresa o por los ingresos complementarios que les reportaba a su actividad profesional.

El resultado global de todos estos estudios y estadísticas nos dice que se está produciendo un fenómeno dual: aumenta la audiencia e influencia de los blogs pero los blogueros se concentran crecientemente en el sector social tradicional de los «creadores de opinión», por contra los libros de caras se muestran cada vez más como una estructura de comunicación banal y masiva facilmente controlable desde el poder y cómoda para los medios.

Resumiendo: los libros de caras y con ellos la cultura de la adhesión se hacen fuerte en lo masivo y la blogsfera y la cultura de las redes distribuidas y la interacción se «elitizan», concentrando el poder del gran medio distribuido en un sector social específico.

Alarma #3: Las encrucijadas de «quincemistas» o «indignados»

68 acampantes restantes de Occupy Wall Street  desalojados por la policía /Le Monde
Desde su origen hemos criticado dos elementos en el quincemismo: la falta de una ética hacker en el tono de las voces que se alzaban desde el movimiento (que le decían al estado «dame» en vez de «déjame hacer») y su incapacidad durante meses para elaborar una plataforma reivindicativa fruto de sus dificultades para articular una la deliberación y generar desde ella compromisos entre sus propios miembros.

La encrucijada entre orientación a lo local y extensión social en la que en estos últimos meses se haya el debate del movimiento, con independencia de la mayor o menor simpatía que nos generen sus tendencias, deja intuir en buena parte las claves de los debates que se están produciendo entre sus pares griegos, alemanes y norteamericanos.

Los «indignados» han descubierto que a pesar de la abrumadora representación mediática que alcanzaron sus movilizaciones y de la simpatía mayoritaria que levantaron, no sólo no pueden representar de forma práctica al «99%», sino que cuando han «vuelto a lo local», en EEUU, Grecia o España, el paso de la adhesión a la participación y la interacción de los mismos que les aplaudían e incluso iban a las manifestaciones ha sido en extremo reducido. Si pensaron que la deliberación y el método del consenso permitiría ampliar la base movilizada de forma permanente se equivocaron: la deliberación no es un método para evitar la decisión y cuando esta se toma bajo una perspectiva universalista implica compromiso (para la minoría en desacuerdo que se queda) y definición de comunidad e identidad (muchos se irán y no se podrá aspirar ya a ser el 99%).

En pocas palabras, los «movimientos indignados» han descubierto los límites del universalismo pero también la imposibilidad de avanzar transformaciones en el entorno sin encontrar compromiso en una parte de este y definirse como comunidad con él.

La «crisis del compromiso» y sus consecuencias

Las tres «alarmas» de los puntos anteriores reflejan una verdadera crisis del compromiso y sus consecuencias, todas bajo patrones similares:

  • Al principio pareció a muchos que Creative Commons era un buen acuerdo en el que se ampliaba la base del copyleft a costa de un pequeño «pago» en difuminación de objetivos, pero el pago en realidad ha costado la crisis del copyleft y la marginalización de las licencias libres.
  • Twitter y facebook parecieron a muchos blogueros y tecnólogos servicios que a pesar de sus tendencias centralizadoras, favorecían una extensión masiva del uso social de Internet y se unieron al «hype». No sólo llegaron a poner en peligro la naturaleza misma de la red y su capacidad de transformación social, sino que a las finales, cuando la blogsfera vuelve a levantar cabeza, su legado consiste en polarizar la web entre unas élites «netócratas» y un «consumariado» preso en la cultura de la adhesión, haciendo buena la triste profecía de Alexander Bard y Jan Soderqvist de hace casi una década.
  • Los «indignados» pensaron que no tener una plataforma en mucho tiempo, sólo aprobar los textos reivindicativos o de análisis por unanimidad, era un precio aceptable con tal de representar al 99%. No imponer el compromiso entre mayorías y minorías parecía el modo acertado de superar la falta de «participación» acusada por las viejas organizaciones. Perdieron una oportunidad única, eso permitió que los grandes medios «amigos» les dieran forma pública y que partidos y élites de poder «recuperaran», descafeinando lo poco que de verdad generaba originalmente consenso y movilización como el rechazo a la ley Sinde en España o el reparto como bonus entre los directivos de las ayudas a la banca en EEUU. Perspectiva: la implosión como movimiento masivo y tristes imágenes de unas pocas decenas de personas desalojadas.

¿Qué aprendemos de todo esto?

  1. No hay atajos. Cambiar ideas claras a contracorriente, como el devolucionismo, por versiones «light» -como Creative Commons- a cambio de «llegar a más gente», osea «ser más aceptables para ser más aceptados», sólo conduce a la difuminación del mensaje y a la pérdida de relevancia social. Eso sí, pasando por una alagadora fase de idilio mediático.
  2. El universalismo conduce al verdadero y más negativo elitismo. No se puede aspirar a ser el 99% si no es desde una adhesión insustancial, «sentimental», expresiva de un malestar más o menos difuso sobre algo, sea la propiedad inteletual, el poder mediático o el sistema socioeconómico. El resultado final del universalismo programático es el elitismo práctico: élites de militantes iluminados por una verdad universal acaban «representando» lo que opinan es el interés del 99%. Y puede que lo sea, pero nunca se alcanzará desde la dicotomía élites-adherentes. El camino alternativo, el compromiso personal real, será acusado por contra muchas veces de «elitismo», en la medida en que implica un «hacer», pero es una acusación tramposa: hacer, comprometerse con su comunidad, es una opción de la libertad de las personas e implica un coste libremente asumido, el elitismo de las «militancias» implica la relevancia de las condiciones de partida ajenas a la voluntad de cada uno y ligadas a su origen o posición.
  3. La comunidad es el camino. La deliberación no puede parar en el consenso básico (la maldad del sistema de propiedad intelectual o mediático, la insatisfacción ante el poder socioeconómico, etc.). La deliberación ha de consolidar comunidades reales capaces de construir realidades autónomas que evolucionen en sus planteamientos, sean capaces de generar conocimiento y visiones amplias de la realidad y ofrezcan la posibilidad de trabajar y vivir conforme a reglas diferentes aquí y ahora, no en un futuro utópico donde los deseos se hagan realidad.

PS. Nuestro compromiso frente a la crisis del compromiso

Los indianos pensamos que el camino para salir de este atasco histórico marcado por la descomposición social y del que la crisis de compromiso es una expresión típica pasa por el empoderamiento de las personas en comunidades, Tras una larga experiencia comunitaria que ha dado forma a nuestros valores y práctica, creemos que podemos aportar a todos aquellos que quieren impulsar sus entornos y empoderar a su comunidad.

Nuestra oferta es sencilla: un «webinario», un seminario online a través de la web que ofreceríamos al precio simbólico de 15€ en el mes de febrero. Si de entrada la idea te resulta interesante, rellena sin compromiso el formulario de preinscripción.

Nos pondremos en contacto contigo tan pronto sepamos si existe un número de personas suficiente como para que el esfuerzo técnico y el gasto que comporta sea abordable.

«2012: Tres alarmas urgentes en los movimientos sociales P2P» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 2 de Enero de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.