LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

6 claves de las Elecciones Presidenciales francesas

6 claves para entender la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de mañana.

  1. Francia es mucho más que la segunda economía de la UE. De estas elecciones depende, mucho más que de las alemanas, qué forma y qué lugar va a tomar Europa en el nuevo escenario histórico abierto por el Brexit y la victoria de Trump.
  2. Las #Presidentielles2017 darán forma a la Europa que viene tras el #Brexit y #Trump
  3. Los sondeos que han sido cuando menos discutidos, nos dicen que hay cuatro candidatos con posibilidades: Le Pen, Macron, Fillon y Mélenchon. Es el producto de la descomposición simultánea del socialismo francés -innegable cuando Hollande está apoyando a Macron y no al candidato socialista votado por las bases en primarias- y de una derecha unida solo en el afán desregulador pero dividida sobre los límites de la soberanía.
  4. ¿Por qué tanto debate sobre los sondeos? Porque podemos encontrarnos ante un «voto útil», un voto estratégico, que sea decisivo en la primera vuelta. Y ese es un tipo de voto en el que los sondeos influyen directamente. El sistema a dos vueltas propiciaba tradicionalmente que los votantes en la primera vuelta no tuvieran reparo en votar a candidatos que no estuvieran entre los favoritos. En la primera vuelta era un voto ideológico, en la segunda pragmático al reducirse a dos opciones: derecha frente a izquierda o derecha frente a ultraderecha.

    ¿Qué tenemos ahora? Que para el votante socialista por ejemplo, no es indiferente que pase a segunda vuelta Macron -que representa aquello contra lo que ha votado en primarias- o Melénchon, cuyo programa es muy cercano al de su propio candidato que, sin embargo, no tiene opciones de pasar a segunda vuelta.

  5. La escasa fiabilidad de los sondeos y una situación inédita dejan los resultados más abiertos que nunca
  6. En ese marco Macron representa la apuesta de los sectores del empresariado que han sido hegemónicos desde la era Miterrand. Macron es una continuidad conocida, un recambio generacional largamente esperado en esos círculos… y por lo mismo una negación de la realidad. Porque Macron significa la continuidad con un mundo que ya no existe, el del globalismo promercado y librecambista que ha sido hegemónico hasta el Brexit y Trump. Macron con su anglofilia, su multilateralismo, su neoliberalismo, se ha convertido en un atavismo antes de gobernar, en el relaciones públicas de un mundo donde los que habrían de ser sus aliados internacionales han roto la baraja y pretenden renegociar todo, caso por caso y bilateralmente. Un mundo donde temas como el proteccionismo o la soberanía monetaria han vuelto a ser parte del presente y no se pueden descalificar alegremente como nostalgias reaccionarias. Macron es una negación de la realidad, un acto de fe suicida, una joven nostalgia terminal, una alucinación de las élites… Apoyar a Macron es un acto deliberado de rebeldía del poder empresarial y mediático francés contra el fin de la etapa neoliberal de la globalización, es creer que Francia puede seguir, sola, en un mundo que ha dejado de existir. Macron es la postverdad de la Francia complaciente.
  7. Macron es la «postverdad» de las élites que no aceptan q la crisis €, Brexit y Trump han cambiado el juego global
  8. Por otro lado tenemos la «sorpresa» Melénchon. A pesar de las comparaciones de propios y extraños, Melénchon representa algo muy distinto de Podemos. Melenchón es ante todo un candidato laborista, un candidato del trabajo. Si en España el «punto de arranque» lo dio el 15M, en Francia lo dio la resistencia a «Ley Trabajo» de Valls: tremendas y largas movilizaciones de millones de trabajadores y jóvenes en todo el país que obligaron a una decantación y, entre otras cosas, dinamitaron al socialismo francés desde el grupo parlamentario a sus cimientos. Por eso, si la existencia parlamentaria de Podemos acabó con el bipartidismo, el paso a segunda vuelta o incluso una tercera plaza de Melenchon pondría de nuevo el laborismo en el centro de la política europea, finiquitando el dogma neoliberal de la inexistencia de clases y la invisibilidad de la clase trabajadora en la política continental.
  9. 3ª plaza de Melenchon bastaría para acabar con el dogma neoliberal de la inexistencia política de los trabajadores
  10. ¿Y Le Pen? Si algo ha quedado claro en esta campaña es que aunque tenga una bolsa electoral importante es una marginalidad, un peso muerto. Un quiste no una infección. Una barbaridad útil, pero solo a medias, para quienes han construido a Macron. Y ni siquiera tan útil. Le Pen no vale para ocultar el «vacío sideral» de las propuestas de Macron. Le Pen ni siquiera sirve ya al jihadismo para crear una espiral de terror y represión. Las propuestas lepenistas sobre la represión del terrorismo y la emigración no influyen ya en las del resto de fuerzas, no mueven hacia la derecha a los gaullistas ni exacerban el «buenismo» en la izquierda. Son simplemente irrelevantes. Carne de show de medianoche, no una fuerza social con opciones reales de poder… al menos mientras sigan existiendo segundas vueltas en el sistema electoral francés.
  11. Aunque pase a segunda vuelta Le Pen se ha demostrado un peso muerto, un quiste, no una infección

«6 claves de las Elecciones Presidenciales francesas» recibió 1 desde que se publicó el Sábado 22 de Abril de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.