LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Adiós, Alberto

Ayer murió Alberto Lafuente. Que la tierra te sea leve, maestro.

Prácticas en las Indias

alberto lafuenteAyer murió Alberto Lafuente en una mesa de operaciones. Le conocí en el consejo de Piensa en red gracias a Juan. Hace ahora dieciséis años. Él representaba a los minoritarios y yo a los trabajadores, que eramos socios. Yo era un joven profe asociado de Economía de las Organizaciones y él uno de los catedráticos más brillantes de España. Amaba la teoría económica como el niño hacker ama a su ordenador. Y es que eso era en realidad, un bricoleur que hackeaba el mundo por el placer de descubrirlo y en el compromiso de transformarlo.

Cuando «piensa» cerró y creamos la Sociedad de las Indias, Alberto fue quien nos presentó y recomendó a nuestro primer cliente. Y año y pico después fue él quien nos enroló en la campaña de municipales de 2003 con Belloch que convertimos en «las elecciones del Software libre» y en las que él nos puso a trabajar y teorizar sobre el nuevo significado de las ciudades. Zaragoza fue entonces, en mitad de la guerra de Iraq, la única gran ciudad española cuyo ayuntamiento cambió de manos. Pero siendo la política, como decía Filodemo de Gádara, «la mejor de las aversiones», no pudo sino separarnos en los meses posteriores, cuando Zaragoza se orientó a la «Milla Digital» y nosotros veíamos en el San Pablo de entonces y en la exclusión, que ya aprovechaban los islamistas, el enemigo a batir.

Volvió luego a Madrid, donde presentó «El Capitalismo que viene» de Juan y recuperamos la conversación en un crescendo de confianza y admiración solo interrumpido por su presidencia primero del brazo tecnológico de Loterías del Estado y luego por la de Correos. Una carrera en gestión que tuvo su momento álgido cuando fue elegido presidente de la Comisión Nacional de la Energía y tuvo el valor de enfrentarse desde el cargo a la captura del estado por los oligopolios de siempre, una actitud valiente -e inédita hasta entonces- que desencadenó la masacre de organismos reguladores por el primer gobierno Rajoy. En esa época, donde soportaba tremendas presiones, comíamos a menudo con él en el mercado de Chueca y hablábamos mucho de la red y de teoría económica. Disfrutamos mucho. Y disfrutamos aun más cuando, con nosotros ya en Bilbao y él de vuelta en Zaragoza, quedábamos en una de las dos ciudades para pensar formas efectivas de cambiar el mundo. Fue él quien nos puso a investigar los retos sociales y su historia, lo que a su vez nos llevó a descubrir el origen de la anchoa en aceite y su impacto económico, a hacer el primer Somero y crear el Club de las Indias.

Y es que Alberto estuvo en el origen de muchas de nuestras búsquedas. Fue ese maestro hacker, ese economista apasionado, esa cabeza brillante, que nos alimentó de ideas locas cuando todo alrededor se iba volviendo gris y mediocre. Fue ese maestro siempre joven y valiente al que admiramos y del que siempre pensábamos que no «aprovechábamos» lo suficiente porque nunca se le acababan las ganas de investigar, aprender y jugar con nuevo conocimiento.

Que la tierra te sea leve, maestro.

«Adiós, Alberto» recibió 4 desde que se publicó el Viernes 5 de Agosto de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias