LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Al modo de un pequeño país, no de una organización

Aunque no nos haya dado tiempo a comentarlo, han pasado algunas de esas pequeñas cosas que con el tiempo se convierten en muy importantes.

lamatriz-lasindias
Durante los últimos cinco años hemos seguido, conocido y ayudado en la medida de lo posible a distintos grupos en distintos lugares del mundo que habían ido apostando por construir compañías comunitarias como forma de empoderar a sus miembros y sus entornos frente a la crisis. Vimos WP-GNUsocial plugin en ese marco, como una forma de impulsar la «matriz» de conversaciones de un nuevo movimiento cooperativo. La apuesta era que si compartíamos un espacio conversacional propio, alimentado por los posts de todos, nuestros entornos se encontrarían en una conversación común que podría dar paso a nuevas formas de colaboración.

Los gehts 2014Pero la apuesta no ha atraído a ninguno de los grupos consolidados con los que discutimos y visitamos en Europa y EEUU, ni siquiera a los nacientes. Ningún grupo consolidado ha enlazado sus conversaciones ni ha hecho que las personas de los entornos de unos y otros se conocieran entre si y dieran oportunidad y profundidad a nuevas ideas. Aunque en teoría todo el mundo estaba interesado, a la hora de la verdad nadie quería facilitar a su entorno entrar en contacto directo con otras redes fuera porque entendían las diferencias lingüísticas o de cultura tecnológica como insalvables o porque les preocupaba que la inevitable apertura temática tuviera un efecto disgregador.

Lo importante estaba dentro

AnĉovoligoY sin embargo, en nuestro pequeño nodo de GNUsocial ha ocurrido algo tan maravilloso como inesperado. Unos cuantos blogs personales de amigos empezaron a usarla como espacio compartido para la conversación y la conversación dejó de ser simplemente el resultado de la participación en los blogs. El diálogo entre los individuos se ha puesto por encima de cada uno de los blogs, incluido el nuestro y de los blogs en su conjunto hasta llegar a una verdadera interacción entre pares.

Tal como lo vemos, hemos encontrado el «eslabón perdido», el difícil salto al escalón superior de la pirámide del compromiso. Y a eso a su vez está alimentando y empujando a todos los blogs que hacen parte de lo que a estas alturas podemos llamar ya nuestra comunidad conversacional, porque nunca hasta ahora habíamos sido parte de una conversación tan rica y constante.

Repensando las Indias desde la Matriz

Durante este verano tuvimos dos oportunidades de juntarnos cara a cara con algunos de nuestros amigos de la Matriz. Esas conversaciones fueron muy importantes para entender qué esperaban nuestros amigos de nosotros e incorporarlo a la estrategia para el año que comienza en octubre.

Cuando elaboramos esa estrategia surgieron tres líneas de trabajo. Las dos primeras eran resultado de nuestra mirada sobre el mundo. La tercera de la mirada de la Matriz sobre las Indias.

  1. lo que entendemos una necesidad general: ofrecer aquello que la universidad ha abandonado.
  2. lo que pensamos que da mas sentido a lo que hemos aprendido profesionalmente: un modelo de incubación centrado en productos y no en empresas.
  3. lo que nuestro entorno nos demanda a partir de la experiencia de la Matriz: un espacio de interacción de nuevo tipo.

Al modo de un pequeño país, no de una organización

ComunidadHace una semana Odín nos dio generosísimamente un taller de podcasting a los indianos. Luego, tomando unas pizzas en una terraza y hablando ya un poco de todo, comentó que sería genial que el Somero 2015 sirviera para tener una pequeña experiencia comunitaria entre la gente de la Matriz.

La otra noche, en el jabber, tuvimos una larga conversa Pablo y yo. Hablamos del sectarismo ambiente en muchos grupos vinculados al activismo y el software libre, e inevitablemente, empezamos a pensar cómo crear modos alternativos de relación y pertenencia más próximos a una comunidad conversacional viva que a un grupo de adhesión con los inevitables sectarismos y hooliganismos. Empezamos a hablar del tercer punto de nuestra estrategia.

Y surgió una idea: ese nuevo tipo de entorno, siendo más que una red, más que un espacio conversacional, tenía que pensarse «al modo de un pequeño país, no de una organización». Es decir, no como un todo homogéneo, capaz de alcanzar consensos o dar directrices sobre cada tema, sino como algo radical y esencialmente diverso y sin embargo generador de acción. En ese espacio los indianos, esos raros «monjes ciberpunk» en palabras de Sterling, un poco al modo del Cister durante las colonizaciones medievales, deberíamos servir de catalizadores de las conexiones entre los miembros, incluso proveer infraestructura cuando esta no existiera, pero evaluar el éxito no tanto por lo hecho por nosotros como por lo hecho sin nuestro concurso, animando a que, como en un pequeño «país transnacional», surgieran enlaces, alianzas, grupos para hacer todo tipo de cosas, incluso actividades contrapuestas.

Pasando a la acción

Esta reflexión ha estado toda la semana en la mesa. Y lo bueno de ese tipo de cosas es que nos impulsan a comportarnos de formas nuevas, a atrevernos. Y Nat se atrevió el otro día: propuso a los habituales de la Matriz si, como había surgido con Odín, no les gustaría compartir un piso durante los días del Somero. Acompañó la propuesta de unos cuantos contactos y ofertas sacadas de la web y… Voilà! resulta que la cosa prendió y tenemos la primera experiencia de gestión comunitaria auto-organizada por miembros de la Matriz. Una pequeña cosa, sí, pero de las que se recuerdan como el principio de algo grande.

«Al modo de un pequeño país, no de una organización» recibió 9 desde que se publicó el Domingo 27 de Septiembre de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.