LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Allá por el 2001

Allá por el 2000, 2001, publicaba yo estos tres posts en ciberpunk.com

Alien in my mind

Hace 23 años fui a ver por primera vez Alien con mi padre. Veintitres años, más que los que tienen algunos amigos. Corría 1979 y acababa de llegar a casa mi primer bicho: una maravillosa consola Atari de cartuchos.

Paradojas del tiempo. En 1982 Ridley Scott, consagrado por Alien dirigiría Blade Runner dotándola de un ambiente igualmente tecnogótico. Entre los decorados de pantallas gigantes de plasma y neones sólo un totem conocido: el logo de Atari.

Y es que Scott nunca ha sido un profeta acertado de la tecnología. En Alien el ordenador de abordo -Mother, un cruce entre mi Atari de entonces y el HAL de Kubrick- se comunica con los oficiales autorizados (el capitán y el oficial científico) en un Sancta Santorum estanco y separado de la cubierta B. ¿A quién podía extrañarle? Eran los tiempos de los mainframes, los grandes ordenadores operados por sacerdotes tekis de bata blanca. Quedaban 5 años para el despegue de los ordenadores personales. Y aunque mi Atari (con aquel cartucho fabuloso programable en BASIC) ya debería haber sido una señal, a fin de cuentas también era manejado por un extraño personal especializado: un niño de nueve años, yo.

Ahora vuelvo a ver Alien y estoy convencido de que realmente trajo cosas nuevas. Por un lado el miedo a lo ajeno (y eso significa alien y no otra cosa) no es ya del tipo del de la ciencia ficción de la Guerra Fría: no nos habla del macartismo como La invasión de los ladrones de cuerpos ni del terror a una invasión soviética -como aquella serie kitsch llamada V– o a las consecuencias de la bomba (tantos y tantos monstruos postnucleares…).

Por otro lado, Mother a diferencia de HAL, no es inteligente, obedece las malévolas instrucciones de quienes le programaron… que incluían o mejor, implicaban la muerte de toda la tripulación. Mother no se vuelve loca porque es un ordenador, no un ser pensante. De hecho parece hoy un fósil de 8 bits. Sólo el androide era comparable a algo así como un sistema experto y de hecho es el mejor aliado del monstruo.

Y es que Alien, no es otro que el nuevo fantasma: Alien es el miedo a aquellos niños del Atari. Miedo que se hará mayor conforme crezcan y se hagan indistinguibles (como los replicantes de Blade Runner

No lo olviden: Scott, tras Blade Runner siguió los pasos de Deckard. Se unió al enemigo: dirigió el primer spot televisivo de un ordenador personal: el Apple.

Generación parricida

Hoy, debatiendo en nuestro foro surgió un tema importante sigo creyendo que el sustento de muchas de las cosas que no nos gustan de España parten de la tardía edad de emancipación, que ha generado un modelo de familia con lo peorcito de la familia patriarcal campesina y lo peorcito de la familia nuclear urbana. Es este modelo el pilar del nuevo caciquismo, de la Universidad (mala) a la vuelta de la comarca y del provincianismo de no mezcla con los de fuera

Me pongo a buscar información sobre el tema e voilà: España está a la cabeza de Europa en parricidios. ¿Qué no tiene que ver? JA! España lo que está es marcando la tendencia europea. De momento Italia se acerca al modelo familiar/social español, con un notable incremento en la edad de emancipación paralelo a una auténtica epidemia de parricidios que conmovió a la prensa mundial. En cualquier caso el modelo es España, donde según un informe de la Universidad Complutense, entre los 28 y 30 años aún encontramos un 43% de los varones y un 31% de las mujeres que conviven con sus respectivos padres. Y claro, la convivencia es muy dura

Es más, según El Mundo, este modelo familiar no sólo alentaría el parricidio, sino -lo que es mucho más grave- el atraso tecnológico:

Tomemos, por ejemplo, la alta tasa de penetración de la telefonía móvil en España e Italia. (…)la tardía edad de emancipación, hace que muchos adultos sigan viviendo en el domicilio paterno durante más años que sus contemporáneos en el norte protestante.

Los adultos que cohabitan con sus padres suelen dedicar sus ingresos a las dos principales herramientas de emancipación tecnológica: el coche y el teléfono. Teléfono móvil, por supuesto. Este hecho demográfico explica en parte por qué los católicos del sur han adoptado la internet con menos afición que sus primos luteranos del norte. Es porque no tienen a su nombre una línea telefónica terrestre, requisito hasta hace poco indispensable para contratar una conexión a internet.

Que se entere Borja Adsuara: no hay sociedad de la información sin echar a los niños de casa. Y difícilmente se les va a echar si pueden ir y volver a la universidad en bus o tren de cercanías. El distrito único, el cierre de las malas universidades y la dedicación del dinero ahorrado a buenas becas son la clave para la regeneración española. Y no es coña.

Miren Inglaterra, tradicional foco de los valores liberales en Europa. Conforme se acerca al modelo familiar/educativo español va mal en peor, y si no miren como la monarquía británica se bambolea y amenaza con caer víctima del nuevo modelo familiar:

Mamá ya es definitivamente posthumana con 101 años. Tenía una hija pequeña que acaba de morir con setenta y dos años, la mayor -la reina- tiene un hijo que ya está en edad de jubilación sin haber reinado nunca, al que ella destrozó el matrimonio (típica relación suegra-nuera en un mismo techo y con la suegra con la sartén por el mango). El pobre Carlos es un típico joven: tiene una novia que no lleva a casa (despúes de la experiencia a ver quien se atreve), se gasta el dinero en coches (clara búsqueda de un espacio autónomo no controlado por su madre) y no pega ni palo en Internet (seguro que mamá le controla el teléfono).

Las tensiones subsiguientes son públicas y notorias. Ven como todo está relacionado: ¿Alguien se extrañaría de un parricidio en la familia real británica?

Un ciberpunk en la corte del rey Google

Busco Shelley en Google. PB Shelley ocupa la primera página de resultados. Busco resultados en español: Mary Shelley, Frankenstein… Pobre Percy. Desaparecido

Busco Friedrich. Ese gran proveedor de fondos para mi escritorio. Miro unos cuantos gifs y jpgs. Nada nuevo. Todas las webs copian y recopian las mismas reproducciones. Escaneadas una vez, repetidas ad infinitum. Con precaución -siempre me dio miedo- vuelvo a Mar de hielo. Me pregunto si Friedrich me gusta tanto porque su relación frente a la Naturaleza se parece a la mía frente a la tecnología. Algo maravilloso, temible y en cualquier caso preferible a la vida social.

Sigo buscando. Encuentro: el surgimiento y el triunfo del romanticismo está vinculado con las luchas que los pueblos europeos sostenían entonces por ensanchar la concepción del liberalismo y aún por concretar la personalidad nacional.

La independencia en materia de gusto es complemento necesario de la libertad individual, escribió Vitet. O como lo precisó mejor aún Víctor Hugo: El romanticismo, si se lo considera en su aspecto militante, no es otra cosa que el liberalismo en literatura.

Vaya, que viaje tan similar para haber pasado doscientos años. Claro, que para mi comenzó con la nueva primavera de los pueblos que fue 1989 y para ellos acabó con la primera, la de verdad, en 1848.

Pero si, si. Quite the same. Al final mi padre, el viejo Ugarte, se salió con la suya a base de poemas de Shelley (¿por qué no encuentro Oximandrias es sólo un fantasma en mi memoria?) y Byron. Al final hice el viaje. O lo emprendí. Voy tranquilo Google es mejor oráculo que el I-Ching. Pregunto Romanticism Cyberpunk. Nueva confirmación de que lo único que me falta para ser un Romántico en toda regla es la originalidad: hay 644 entradas, de las cuales unos cuantos ensayos y tesinas universitarias.

Identidad, individualismo, amor a las máquinas. La hija de Byron, Ada, con Babbage y el ingenio diferencial. Búsqueda de la nación, de la libertad. Tensión entre homogeneidad requerida a la comunidad y diferencia al individuo. Criterio.

Pienso en Burton. En Tim, claro. En sus relecturas constantes de Frankenstein (él hizo que por primera vez me gustara y lo entendiera). En sus otras referencias.

«Allá por el 2001» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 13 de Noviembre de 2008 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.