LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Analista ciborg u operario?

El valor está en la intuición del analista y su heurística para descubrir la aguja en el pajar.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

rubiconAl más puro estilo de nuestro investigador privado preferido, Sherlock Holmes, en nuestra guía práctica para entender el Caribe concluíamos que siempre se trata de un asunto de perspectiva y de contexto.

Los mapas que importan, los que nos permiten entender y por extensión predecir comportamientos, son trazados con hilo fino por las relaciones sociales y alianzas – conexiones – establecidas por los diferentes miembros de una red social. La clave es pública y el trabajo de los analistas de inteligencia consiste en

interpretar cada uno de los movimientos y acciones de un actor buscando sus conexiones con otros trozos de información y su significado en el marco que lo ordena todo: el relato

Como diría Miles de la serie «Rubicon»: «¿Cual es el maldito patrón?»

– Larnaca, Sevilla, Ajaccio…

– Todas tienen fuentes en sus plazas principales, pero no Dubrovnik. Mmm… Dubrovnik y Lanarca tienen hospitales universitarios, pero no Sevilla ni Ajaccio.

– ¿Este, cual… cual, cual es el maldito patrón?

– ¿Este es el cifrador Malayo? Sí.

– ¿Tal vez un tipo de algoritmo syllae? Sí, sí, ya probé con eso. Hasta Hal se quedó en blanco.

– Todas ellas formaban parte del Imperio Romano. Todas ellas tienen selva Mediterránea Paleártica y forman parte del bioma chaparral; todas están en países que emplean menos del cinco por ciento de su PIB en gastos militares.

– Pero tal vez estamos haciendo la pregunta equivocada. Ustedes están buscando en el pasado y en el presente.

– ¿Qué hay del futuro? ¿Posibles itinerarios?

La herencia de la era industrial

Fabrica-FordHoy día la información pública ha alcanzado un nivel crítico, es inmediatamente accesible desde cualquier lugar del mundo y las herramientas informáticas para procesarla son tan baratas como cotidianas. La selección de recursos y herramientas de software para la aplicación de las técnicas de análisis de redes sociales es amplia, aunque el grueso del trabajo sólo requiere de un buen lector de feeds, un blog y una bien documentada wiki, que en el caso de los nostálgicos bien puede ser sustituida por un muro donde desplegar los actores y los trozos de información.

¿Son estos recursos y herramientas de software una puerta a la automatización de todo el proceso? ¿Cual sería el papel del humano en un proceso totalmente automatizado? Una respuesta afirmativa a la primera pregunta exigiría encapsular, en un paquete de software, técnicas de análisis de redes y métricas para ofrecer una suerte de pequeña fabrica de información estratégica. En una aproximación así el papel del humano quedaría reservado a la definición de las fuentes de información, o en el peor de los casos a un mero control de calidad.

Pensar todo tipo de trabajo desde la cadena de producción parece ser una herencia de la era industrial de la que es difícil escapar. El humano anclado a la cadena de montaje y reducido a mero operario.

Un hombre puede enorgullecerse de ser un trabajador, es decir, alguien que fabrica objetos duraderos, pero en nuestra sociedad el proceso productivo ha sido tan racionalizado en interés de la velocidad y la cantidad, que el rol del empleado de una fábrica en tanto individuo se ha devaluado demasiado como para significar algo como trabajo, y casi todos los trabajadores han sido reducidos a operarios

Una aproximación de este tipo supondría una banalización del trabajo de inteligencia de fuentes abiertas, y caer en la trampa de pensar que la capacidad de hilar los finos puntos de las historias y los relatos puede ser de alguna manera computable.

La alternativa: el analista ciborg

Casco_de_piloto_de_combateEn una aproximación totalmente opuesta, el centro de todo el trabajo es el analista convertido en una suerte de ciborg provisto de herramientas para la ejecución de todas aquellas tareas monótonas y repetitivas. La clave está en comprender que las herramientas tecnológicas por sí solas no generan significado ni aportan cambios. El valor está en la intuición del analista y su heurística para descubrir la aguja en el pajar.

«¿Analista ciborg u operario?» recibió 5 desde que se publicó el Domingo 19 de Enero de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Manuel Ortega.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.