LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Apoyando proyectos en lógica de cohesión social

¿Qué criterios utilizamos para invertir en proyectos? ¿Qué formas promocionamos? ¿Qué modelos resultan prometedores? Hoy discutiremos sobre ello a invitación de la obra social de la Caja del Mediterráneo en Madrid.

Es obvio que los proyectos se juzgan en función de los objetivos generales de quién los evalúa. En este sentido el marco de las Indias está bien fundamentado pero, desde luego, no tiene por qué ser universalmente compartido.

En nuestra mirada, en este momento histórico el enemigo es la descomposición y sus efectos. Y en la misma lógica los caminos errados son los que llevan a un crecimiento socialmente no sostenible (polarización social, aparición de bolsas de población no reintegrables a la máquina productiva, etc)

En este marco es interesante para nosotros todo aquel proyecto que genere un crecimiento con capacidad para crear empleo y conocimiento para sus protagonistas e incentivos para el desarrollo social y de conocimiento en su entorno.

Evaluación

Aunque desde luego la actitud no es la de sentarse a esperar y juzgar, aún cuando los proyectos surjan modelos más sofisticados como el Y Combinator del que hablaremos más adelante, no hemos de perder una cierta sistematización, un conjunto de criterios claros.

  1. Quién y para quién. A quién está orientado el proyecto, quién lo realiza, desde quién está pensado. Parecen obviedades, pero se trata de huir de visiones universalistas y tener claro desde el primer momento tanto las responsabilidades como la proporcionalidad de las herramientas: La falta de una herramienta puede resolverse con un proyecto puntual sin ánimo de lucro, la necesidad de infraestructuras capitalizando una cooperativa de consumo, el desarrollo local impulsando una empresa que genere valor añadido, una situación de declive industrial impulsando el cambio en el modelo a través de la generación de herramientas por una fundación
  2. Las personas ¿Quién hace la propuesta? El ánimo, la trayectoria, la existencia o no de comunidad una previa entre los impulsores y alredededor de ellos es fundamental. ¿Tienen sustancia o parten de una visión pajarú del mundo? ¿Tienen la formación que necesitarán para sacarlo adelante o habría que empoderarlos con formación, gestores o ambas cosas?
  3. Impacto comunitario. Nosotros nos movemos en la gama que va del emprendedor artesano (quien hace empresa para trabajar en ella, no para especular con ella) a las empresas comunitarias (que a su vez van de las cooperativas tradicionales a las filés). Sin comunidad no hay conocimiento y por tanto el aspecto comunitario de la propuesta nos resulta fundamental… porque tiene que ver con su capacidad para desarrollar procesos sostenidos de innovación y cambio social alrededor
  4. Apertura: ¿Es un proyecto transnacional en su planteamiento? ¿Utiliza y desarrolla software libre y otras herramientas de conocimiento libres o se apoya en mayor o menor medida en monopolios de propiedad intelectual?

Tras esta primera evaluación, hacemos una evaluación de la orientación económica de la propuesta para ver si es sostenible por si misma en caso de pretender una cierta continuidad en el tiempo:

  1. ¿Se pretende vender a las administraciones, las empresas o al público? Cuanto más abierto sea el mercado al que se orienta más sostenible será frente a cambios políticos o de percepción social.
  2. ¿Crea un nuevo mercado o es un producto de nicho? Y lo importante aquí no es la dimensión (hay nichos inmensos y mercados nuevos exiguos), sino el equilibrio entre aporte de conocimiento nuevo en el primer caso y la existencia de protocolos establecidos en el segundo.
  3. ¿Cuanta gente puede sostener directamente? ¿Es escalable posteriormente? ¿Tiene un límite en el crecimiento? ¿Se los autoimpone?
  4. ¿Qué relación tiene con el capital? ¿Intensiva en capital monetario? ¿En capital social? ¿Capital conocimiento?
  5. ¿En qué ámbito de mercado se define y dentro de éste qué definición hace del mercado y como contrasta con su definición y orientación de entorno? Externalidades positivas y negativas. Capacidad de migrar o de captar talento en otros entornos. Transnacionalidad.

Modelos semillero

Pero no se trata de sentarse a esperar propuestas. Se trata de crear las condiciones para que se generen. En este sentido el modelo YCombinator tiene los suficientes apoyos en la ética hacker del trabajo como para conseguir resultados inquietantes para los círculos tradicionales de business angels (véase el famoso AngelGate).

Su lógica es muy sencilla: beca de seis meses para un equipo de dos a cinco personas para trabajar en el desarrollo de ideas útiles para construir herramientas o servicios. Se buscan sólo hackers: no me cuentes títulos, muéstrame código o cosas que hayas hecho antes. Una vez te integras en el ambiente de trabajo puedes cambiar tu idea, unirte a desarrollar con otro que comparte la beca o seguir en la misma por la que se te becó. No importa. ¿A los seis meses puedes presentar una idea viable y con una posibilidad de constituir algo sólido? Entonces te capitalizamos el arranque. ¿No? Vas fuera y entra otro.

Lo interesante es que este formato sirve en primer lugar para consolidar pequeñas comunidades en formación o dar paso a su mestizaje y eventual fusión con otras. Que los elementos de orientación al mercado se introducen sólo cuando el quién y el para quién están ya claros y suficientemente trabajados. Y finalmente que la capitalización es escuetísima: no se les vende a los emprendedores la idea del éxito especulativo, sino que se les fideliza con la posibilidad de desarrollar aquello de original y transformador que han ido consolidando.

Los resultados contrastan tanto en perfil humano como en resultados con la dominante de lo que vemos hasta ahora.

¿Y si en vez de gastar el dinero en grandes y costosas moles de ladrillo sin vida al modo de los viveros municipales de empresas o en caras fiestas cool para gente bien con mensajes pajarú y aspiraciones de ser la animadora más popular del instituto, crearamos un espacio para la ética hacker del trabajo?

Seguramente en vez de aprender tanto sobre cómo no hacer las cosas, aprenderíamos más sobre cómo hacerlas.

«Apoyando proyectos en lógica de cohesión social» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 7 de Octubre de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.