LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Atractores y difusores de progreso

¿Por qué dividir la Historia en fases si es más útil pensar en «atractores» dentro de una larga batalla hacia la abundancia?

En estas semanas estamos publicando pequeños posts como materiales para nuestra «Genealogía de la Abundancia», una serie que quiere mostrar qué es eso del progreso y cómo, si hay un elemento conductor de la Historia humana, ha sido la búsqueda permanente de la solución del problema económico, es decir, la persecución de eso que llamamos abundancia.

La cuestión es que, más allá de las cifras, la historia de las invenciones o las representaciones artísticas e ideológicas a través de las cuales personas de todas las épocas y lugares intentaron entender su propia experiencia en ese objetivo, es necesario amarrar el relato en ciertos puntos que nos permitan entender cada avance concreto so pena de quedarnos en la anécdota y perder el «gran marco» de cada época. El problema es que el relato de esos «grandes marcos» que nos enseñaron en el instituto y la facultad está más que mediado por el relato imperial protestante que se hizo hegemónico en la transición de la nunca completa hegemonía del imperialismo británico al estadounidense. Así, para explicar la Revolución Industrial, el mayor salto productivo de la Historia de la Humanidad, nos hablaban de «dos revoluciones» previas: la protestante y la liberal (independencia de EEUU y, en menor medida, Revolución Francesa)… como si la teología protestante hubiera sido en sí misma una conquista de la especie y como si la construcción del mercado mundial a partir de la circunnavegación de África no hubiera sido la verdadera condición previa tanto del estado-nación como de la industrialización.

Así, la imprenta se entiende y glorifica por la supuesta libertad de pensamiento que habría creado la Biblia en alemán de Lutero, cuando en una perspectiva alternativa descreída de un «fin de la Historia» al estilo del que nos propuso durante años el neoliberalismo anglo, la imprenta se interpretaría como un elemento fundamental no solo en la difusión de conocimiento, sino sobre todo en la construcción de un tejido productivo y una división del trabajo realmente global, a través de la codificación de lo que luego se llamarían lenguas y estados «nacionales».

Cinco grandes «atractores de cambio»

No se trata de «fases» al estilo de las «edades» que nos enseñaron en la escuela, sino de «atractores de cambio» alrededor de los cuales, antes y después de sus logros más representativos, se producen cambios productivos, sociales y políticos… incluso con independencia de la conexión directa. Un atractor de cambio sería un fenómeno sociohistórico que generaría significado transformador no solo a lo que le sigue sino a toda una serie de descubrimientos, invenciones y conocimientos anteriores. Por ejemplo, el astrolabio o la brújula -legados de la Antiguedad- y el sextante -posterior en más de doscientos años al viaje de Colón- ganan sentido y explican su posibilidad.

Por otro lado, las «fases» no encajan muy bien cuando estudiamos, la América precolombina, el Africa meridional anterior al siglo XV, el nacionalismo y la globalización en Asia o incluso el mundo islámico post-renacentista; y en ese sentido llevan razón los que las critican por «eurocéntricas», en cambio los «atractores» encajan perfectamente con las tendencias endógenas que encontramos en aquellas civilizaciones y explicarían los resultados de alcanzarlas solo subsidiariamente bajo la imposición o la tutela de otros (que puede tomar la forma en un momento de conquista, en otra de colonialismo, ahora de imperialismo, etc.). Evidentemente es una simplificación construida a partir de metáforas de los videojuegos, pero es, como todos los elementos que nos ayudan a comprender la Historia, una simplificación útil. ¿Qué «atractores», qué fenómenos permitirían esos grandes «saltos de pantalla» en el camino hacia la abundancia?

  1. Toda genealogía de la abundancia debe empezar por la revolución agraria, el primer gran salto tecnológico y productivo, mucho más problemático y contradictorio de lo que se pensaba hace tan solo veinte años, pero en muchos sentidos (escritura, estado, clases sociales, división del trabajo, leyes…) el comienzo de la historia humana
  2. El segundo bloque, con el desarrollo de las sociedades antiguas y sobre todo del comercio de larga distancia en el Mediterráneo y China, vendría dado por la aparición del conocimiento como actividad autónoma, autónoma tanto de los dioses como del conocimiento instrumental directo y práctico. Es la época en la que nacen la Filosofía, la Filosofía Natural, el pensamiento político e histórico y las primeras utopías sociales, pero también las primeras aplicaciones de ese conocimiento autónomo a la praxis productiva (y no al revés) como el molino de agua, el cálculo de estructuras o la agricultura «científica».
  3. El tercero sería la formación del mercado mundial con hitos como la aparición de las finanzas en el medioevo islámico y cristiano, las nuevas herramientas de navegación e ingeniería naval, la circunnavegación de Africa, el descubrimiento de América por los europeos, la imprenta, la revolución científica barroca, el estado moderno, etc.
  4. El cuarto gran impulso hacia la abundancia es, por fin, la Revolución Industrial en el que la productividad, que no es otra cosa que la medida de la capacidad transformadora de la especie, crece exponencialmente y con ella la población humana global.
  5. Y finalmente, impulsados por la incorporación de la información como factor productivo, el cambio progresivo de las topologías de red y la reducción de escalas, habríamos entrado en una nueva época caracterizada por la aparición por primera vez de la abundancia como realidad económica aunque, de momento, limitada a algunas formas de producción y distribución específicas.

«Atractores y difusores de progreso» recibió 0 desde que se publicó el viernes 17 de febrero de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.