LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Autenticidad

Una vida comunitaria «auténtica» es lo opuesto a cualquier tipo de experiencia turistificada o de «franquicia», porque el principal trabajo de toda comunidad -como el de cada persona- es reinventarse a si misma una y otra vez.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

la Isla playa
Pierre Menard es uno de los personajes de ficción más sugestivos de la literatura de todos los tiempos. Menard, nos cuenta Borges:

No quería componer otro Quijote —lo cual es fácil— sino el Quijote. Inútil agregar que no encaró nunca una transcripción mecánica del original; no se proponía copiarlo. Su admirable ambición era producir unas páginas que coincidieran ­palabra por palabra y línea por línea­ con las de Miguel de Cervantes.

borgesEs decir, Menard quería escribir un Quijote «auténtico». La forma evidente de conseguirlo era moldear su vida para hacer suyos los contextos que permitieron a Cervantes imaginar el libro, pero…

Ser, de alguna manera, Cervantes y llegar al Quijote le pareció menos arduo ­por —consiguiente, menos interesante— que seguir siendo Pierre Menard y llegar al Quijote, a través de las experiencias de Pierre Menard.

Es decir, para escribir un «auténtico» Quijote el camino fácil era convertirse, a su manera y en su tiempo, en Cervantes. Hemos de suponer que Cervantes siempre puede escribir el Quijote. Pero Menard no quería dejar de ser Menard, de ser auténtico él mismo, para escribir un auténtico Quijote. Tenía que hacerlo desde sus propias experiencias, desde su propia vida. El Quijote tenía que «ocurrírsele», «salirle» igual, palabra por palabra. Y lo consiguió.

Lo paradójico, nos cuenta Borges, es que el resultado -el Quijote de Menard- siendo idéntico al original, tiene un significado completamente distinto, suscitando todo tipo de interpretaciones entre sus críticos:

Es sabido que don Quijote (…) falla el pleito contra las letras y en favor de las armas. Cervantes era un viejo militar: su fallo se explica. ¡Pero que el don Quijote de Pierre Menard —hombre contemporáneo de La trahison des clercs y de Bertrand Russell— reincida en esas nebulosas sofisterías! Madame Bachelier ha visto en ellas una admirable y típica subordinación del autor a la psicología del héroe; otros (nada perspicazmente) una transcripción del Quijote; la baronesa de Bacourt, la influencia de Nietzsche. A esa tercera interpretación (que juzgo irrefutable) no sé si me atreveré a añadir una cuarta, que condice muy bien con la casi divina modestia de Pierre Menard: su hábito resignado o irónico de propagar ideas que eran el estricto reverso de las preferidas por él.

De Borges a Stephenson

la era del diamanteEn «La Era del Diamante» de Neal Stephenson, Lord Finkle-McGraw, uno de los fundadores de la filé neovictoriana, se da cuenta de que el sistema social de su filé tiene un fallo: las nuevas generaciones reciben los valores de los fundadores pero no su brío ni su pasión. No puede ser de otra manera: las nuevas generaciones «aprenden» los valores fundacionales, no los crean.

Pero Finkle-McGraw no se conforma. Quiere que su nieta sea «auténticamente» neovictoriana, así que encarga la creación de un libro interactivo. El libro es en realidad una inteligencia artificial que, mediante juegos, ayuda a interpretar a la niña su realidad cotidiana de forma que «cree» por si misma los valores neovictorianos. Un accidente hace que se hagan dos copias del libro y que una de ellas acabe en manos de Nell, una niña sin hogar. Tras mil aventuras, ambas niñas llegarán a la adolescencia con una visión propia del mundo, serán «auténticas» y la mayoría de sus valores serán claramente neovictorianos. Pero no se integrarán en la filé del abuelo, fundarán su propia filé.

La moraleja que nos transmite Stephenson, que siempre tiene a Dewey muy presente, es que lo «auténtico» de los primeros neovictorianos de Finkle-McGraw no había nacido de sus experiencias individuales, de sus traumas y reacciones frente al «sesentayochismo» de sus padres. Lo esencial había sido su experiencia colectiva y lo auténtico su respuesta, colectiva también, a la descomposición del mundo de la progresía del siglo XX.

Las niñas comparten un nuevo tiempo, el del colapso del mundo creado por la generación de sus abuelos. Aunque han tenido vidas muy distintas y son ellas mismas muy distintas entre si, comparten los valores aprendidos con el libro y compartirán una propuesta para su época. Pero esa respuesta ya no puede ser la continuidad de la filé que les dió sus valores y ha funcionado sin cambios desde su creación, sino la fundación de una nueva porque viven en una época en la que la experiencia humana es ya otra cosa.

Todo lo que sé sobre la autenticidad

Borges y Stephenson nos dejaron unas cuantas ideas interesantes sobre la autenticidad:

  1. un cerdo en el comedorLo auténtico no tiene por qué ser original. El Quijote de Menard es igual al de Cervantes y los valores de la princesa Nell iguales a los de Finkle-McGraw. Pero la novela de Menard es tan auténtica como la de Cervantes y los valores de Nell tanto como los del fundador de la filé. Lo que hace auténticos a los valores conforme a los que vivimos o pretendemos vivir, es ser el resultado de nuestra propia interpretación de la experiencia humana, de lo que significa la vida en el sentido más amplio posible. Ser original es hacer un aporte nuevo cada vez. Ser auténtico unas veces llevará a la originalidad pero otras a «descubrir» o «inventar» no solo lo nuevo, sino también lo viejo, lo aceptado y hasta lo evidente.
  2. Ser auténtico es el resultado de un esfuerzo intelectual. Si ser «auténticos» es dotarnos de valores a partir de una reflexión sobre la experiencia, quiere decir que debemos sostener un esfuerzo deliberado por entender el mundo que nos rodea. No se entiende sin esfuerzo y sin asumir una cierta resposabilidad.
  3. torneo de go bilbao 2014La autenticidad es el resultado de un esfuerzo permanente en el tiempo. Lo que hace que las niñas no puedan integrarse en la filé neovictoriana es lo mismo que llevó a Finkle-McGraw a crear el libro que las educó. El modo de vida neovictoriano fue creado «de una vez y para siempre» desde un análisis y una mirada del mundo propia de una época determinada. Las nuevas generaciones simplemente adoptaron las conclusiones, no las extrajeron de su propia experiencia. Los neovictorianos habían dejado de ser «auténticos» porque dejaron que la realidad cambiara sin plantearse cambiar ellos mismos.
  4. Lo auténtico tiene consecuencias colectivas y significado propio. El Quijote de Menard no es el Quijote de Cervantes aunque tenga exactamente las mismas palabras. Simplemente significa otra cosa porque lo escribió otra persona, no lo copió. Y como significa otra cosa es leído de manera diferente por los críticos. Del mismo modo, los valores de las niñas son los mismos de Finkle-McGraw, pero producen una filé nueva, porque los mismos valores, en distintos momentos históricos llevan a distintas conclusiones y producen resultados distintos.

Juan Urrutia proponía «olvidarse de las convenciones sociales o memes que definen una identidad colectiva» para llegar a la autenticidad. Es cierto, la autentidad a las finales no es sino un esfuerzo permanente por sumergirse en la experiencia humana para interpretarla de primera mano y dar así respuestas nuevas a la incertidumbre que envuelve irremediablemente a la vida. Como relatan ambas historias eso implica, al menos en parte, «desaprender» lo que nuestro entorno nos ofrece como verdades para poder «reaprenderlas»… aunque muchas veces sea para llegar a las mismas consecuencias.

Comunidad y autenticidad

playa de la islaLas personas y las comunidades serán «auténticas» mientras sean capaces de aprender y reinventarse continuamente. Eso no significa otra cosa que cuestionarse continuamente sobre qué está cambiando en el mundo al tiempo que nos preguntamos qué somos y qué queremos ser individual y colectivamente, para, a partir de ahí, plantearnos y plantear a nuestro entorno propuestas nuevas de las que seguir aprendiendo.

Dicho de otro modo, una vida comunitaria «auténtica» es lo opuesto a cualquier tipo de experiencia turistificada o de «franquicia», porque el principal trabajo de toda comunidad -como el de cada persona- es reinventarse a si misma una y otra vez.

«Autenticidad» recibió 7 desde que se publicó el Lunes 16 de Febrero de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.