LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Autónomos con actividades peculiares

No voy a caer en conceptos conocidos o que bien encontramos en la red con muchas versiones. El tema autónomo lo considero delicado y extenso encontrando quizás ciertas contradicciones y no precisamente por el significado de la actividad misma sino por la que algunas personas o estados le quieren otorgar de forma directa o indirecta .

No logro entender el empeño por tergiversar algunos conceptos o actividades. Así me encuentro en mi correo un pequeña lectura , que nos deja el amigo Pepe, un pequeño “análisis” de la reciente película El Americano, donde el titulo del mismo “El autónomo, un superviviente solitario” me resulta… subliminal por así decirlo, debido a que el mismo encaja solo en el papel del protagonista de dicha película, y no engloba el concepto de la palabra autónomo, dejándonos ver al mismo como un personaje solitario, y como una práctica poco conveniente.

Ahora bien, basándonos en la película, podríamos decir que Jack (el protagonista) no es autónomo como tal, si observamos en su trabajo este pierde autonomía frente Larry (su contacto), este no le permite retirarse de sus actividades … aaaaah, ¿y donde queda lo de LIBRE elección?, si, al parecer en este análisis se deja a un lado este detalle no menos importante.

Resaltando algunos aspectos, me encuentro con los siguientes párrafos:

La verdad es que este sueño muchas veces no se llega a cumplir. Ser autónomo es una práctica difícil de gestionar: se depende de un tercero para trabajar. Un cliente que a menudo reclama con tiranía calidad y exige el cumplimiento de unos plazos y al que, además, hay que rendir pleitesía. Conclusión: si se quiere prescindir de él resulta casi imposible. Esta es la situación a la que llega Jack, en este caso, con tintes dramáticos.

Como el protagonista de esta película, el autónomo tiene problemas de comunicación y confianza con otros, porque debe trabajar venciendo inercias, carece de información final suficiente y de recursos. A diferencia del empresario independiente, los que trabajan en organizaciones y en equipo conocen las metas finales, pueden contrastar sus inquietudes con otros, acceder a recursos y autodirigirse hasta los límites de su compañía. Cuando las circunstancias o la propia decisión personal llevan a estos profesionales a trabajar como autónomos es inevitable que, en algún momento, el agobio de la soledad y la sensación de aislamiento sean sus únicos compañeros de trabajo.

Un momento, ¿¿es que Jack es autónomo??; bueno refiriéndonos a estos párrafos me surgen las siguiente preguntas ¿siendo empleados por cuenta ajena no se tienen plazos?, ¿no se rinden pleitesías?. Prescindir de un cliente no es imposible, siempre se puede buscar otro mercado, otro cliente.

¡¡Oh!! el segundo párrafo me suena a película de terror, nos plantea al autónomo como solitario y me pregunto ¿Y la relación con clientes?. Y si hablamos de la soledad fuera de las horas de trabajo no veo conveniente tomar a jack como un ejemplo general en cuanto a los autónomos.

Bien, dándole unos votos a favor al análisis. Si Jack fuera un autónomo, ha cometido unos errores cuestionables; depender de un solo cliente, no estudiar su mercado, y por ultimo y primordial perder autonomía.

Solo puedo estar de acuerdo en este ultimo párrafo:

Emprender la carrera en solitario supone elevadas dosis de valentía, entusiasmo y, sobre todo, tener muy claros los objetivos. Los autónomos deben planificar, conocer los pros y los contras y estar preparados para asumir cualquier inconveniente inesperado. Jack se mueve en un mundo siniestro y oscuro donde prima el enriquecimiento, no se hacen preguntas y las miradas y los silencios tienen un significado. Si se quiere llevar una empresa, con este panorama, el fracaso está casi asegurado.

No debemos lanzarnos al agua así sin más, debemos estudiar nuestro entorno, determinar nuestros objetivos y dictar nuestras pautas, algo muy conveniente al momento de entablar relación con clientes.

Y ya que nos dedicamos al cine y a autónomos con actividades peculiares, me siento libre de citar a Boba fett, un cazarrecompenzas de la guerra de las galaxias o el Lobo solitario y su cachorro, una manga que nos habla de un samuray que mataba a sueldo.

El ejemplo de estas películas se basa en autónomos reales, los cuales ofrecen sus trabajos a terceros, teniendo claro sus objetivos y persiguiendo sus propios intereses.

«Autónomos con actividades peculiares» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 23 de Octubre de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.