LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Barcelona

La única estrategia contra la penetración del EI es la afirmación de las necesidades humanas genéricas que nos unen alrededor de la centralidad del trabajo y de nuestra capacidad para transformar el mundo.

Ayer nos tocó muy cerca en muchos sentidos. Nada diferente a otras de decenas de miles de personas. Los primeros y confusos titulares llegaron al ordenador como alarma. «Vamos a llamar por si acaso, creo que es al lado de Hospital». «Pon un Whatsapp, mejor, no seamos histéricos». Las alarmas empezaban a convertirse en noticias y nada volvía del otro lado. «Llama a Beto a ver si a él le funciona». Al final hablamos. «Estamos en el patio, estamos bien, con 3 policías». De fondo: «por ahí no, vete para otro lado, se nos ha escapado un terrorista y lo estamos buscando». Antes de poder sentir alivio por los nuestros ya estaban entrando noticias de que había muerto una persona en lo que hasta entonces se calificaba como intento de atropello. El relato del horror se iría desgranando a lo largo de la tarde y la noche hasta la madrugada.

Pero hay que pensar. Y hablar. Aunque solo sea para no contaminarse de «spin-doctors» miopes y caer en la espiral de respuestas irreflexivas. Hacer memoria.

  1. El Estado Islámico es una mutación de AlQaeda. Su «aporte» al jihadismo fue un cambio de estrategia ensayado por primera vez en Irak: atacar a la población shií inmisericordemente para que esta se cobrara venganza en los sunníes. Les salió bien: a medio plazo, buena parte de las milicias locales que EEUU había equipado y legitimado para cubrir su propia retirada se habían pasado con armas y bajages al nuevo grupo en ascenso.
  2. En Europa su estrategia es similar. Su sueño: el pogrom. Su camino, incitar la aplicación de leyes de excepción con especial dureza en barrios de mayoría musulmana. Solo así podrían emerger como una realidad, como una «fuerza de autodefensa».
  3. La buena noticia: la estrategia posmodernista, identitarista, de los jihadistas está fracasando. No cuaja esa auto-imagen victimista del «Islam perseguido» entre los musulmanes europeos. No hay pogromos ni los va a haber por mucho que nunca falte quien diga una barbaridad.
  4. La mala noticia: los inevitables discursos de «auto-culpabilización», heredados del tercermundismo, reman en la dirección errada. Todo lo que divide por identidades de origen se pone en línea con los objetivos del terror. Cuando desde cierta izquierda se insiste en la «culpabilidad» de «los de aquí» por ser «occidentales» y en paralelo se afirma la «inocencia» de los emigrantes, los hijos de emigrantes y sus nietos… lo que se está diciendo implícitamente es que «no son de aquí», que forman, aunque hayan nacido en Europa, estudiado en la misma escuela pública que los demás y cotizado a la misma Seguridad Social que el resto, un cuerpo aparte, separado, una identidad, un sujeto político, una víctima colectiva. Ese es exactamente el camino que pretende el Estado Islámico. Porque su objetivo no es el terror, sino la insurgencia.
  5. Pero para hacer viable la insurgencia, necesita reconfigurar el mapa identitario. Por eso, responder a los atentados con los viejos moldes del antifascismo, el anti-racismo y la «anti-islamofobia» o simplemente usar raseros diferentes para calificar unas religiones u otras, lleva una y otra vez a afirmar por activa o por pasiva un juego de identidades, un terreno, que es el que el jihadismo quiere imponer.
  6. La única estrategia contra la penetración del EI es la afirmación de las necesidades humanas genéricas que nos unen alrededor de la centralidad del trabajo, de nuestra capacidad para transformar el mundo y deshacer un sistema en descomposición cada vez más violento y excluyente… y por tanto más proclive a alimentar identitarismos con tal de no poner en cuestión sus bases.

«Barcelona» recibió 1 desde que se publicó el viernes 18 de agosto de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por las Indias.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] pronto, los horrores de la novela saltaron a la realidad, llegando a través del teléfono, del ordenador, de la televisión en streaming… Es una […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.