LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Benito XVI y los indianos

Un balance del actual papado desde la perspectiva indiana

benedictus_xviEntre mil anécdotas que hoy recuerdan los periodistas, ninguno parece reparar que el último Papa de igual nombre pasó a la Historia escrita en latoc como Benito XV, mientras que el actual vio su nombre en latín readaptado a «Benedicto» -al contrario que en francés o italiano donde fue traducido al modo tradicional. Todo un símbolo de las dificultades de los medios en para enmarcar y dar significado a los posicionamientos de un Papa en un mundo de fronteras sociales y cuturales ambiguas.

Es obvio que muchas de las críticas que ha recibido el papado de Benito XVI se hicieron desde un «fuera» que tal vez por una especie de nostalgia del nido originario o tal vez por puro universalismo, le exigían un «aggiornamento», un cambio radical en los planteamientos y modos del catolicismo, realmente fuera de lugar. Con la Iglesia como con cualquier red u organización toda crítica debe partir de una claridad de la posición desde la que se hace: desde dentro -aceptando por tanto valores y contextos- o desde fuera -aceptándola como un cuerpo ajeno con su propia lógica y orden.

Nuestros debates a partir de algunos de los textos y discursos del actual Papa siempre se colocaron en esta segunda perspectiva. Y eso nos permitió aprender y disfrutar. Para los indianos, Benito XVI siempre será el Papa que nos enseñó que no hay conocimiento sin comunidad y cuya «Caritas in veritate» puede leerse en clave de lógica de la abundancia. En ese sentido Benito XVI fue para nosotros ante todo un «Pontifex», un constructor de puentes entre mundos, entre contextos de fundamentos muy distintos. Para disfrutar de su evidente solidez intelectual solo hacía falta la honestidad de no pretender regir en casa ajena, de no confundir dentro y fuera.

Pero todo Papa no solo es un pontífice, es también la cabeza de una gran organización política transnacional. En ese sentido Benito XVI pasará a la Historia como el primer Papa que tuvo que enfrentar la erosión de la descomposición como misión central. En este sentido no solo encaró por primera vez horrores y crímenes internos como la pederastia, sino que sobre todo recortó las alas de algunas de las organizaciones seglares más poderosas nacidas en el siglo pasado y dio aires a las primeras protofilés católicas. Aquel famoso «Por el amor de Dios, ¡escriban un blog!» que espetó a unos sacerdotes fue bien ilustrativo de hasta que punto era consciente de la necesidad de explorar los caminos de la deliberación y el desarrollo comunitario para sanear un cuerpo político azotado -como el de cualquier macroorganización actual- por los cazadores de rentas y la descomposición.

Es fácil especular después de que el escándalo de las filtraciones de su propio mayordomo dejara a la vista pública la batalla entre poderosos grupos de poder vaticanos, con que su renuncia es un último gambito, un último sacrificio frente a esas tendencias centrífugas. Nos faltan datos y contexto para pronunciarnos. Lo que es claro es que con él se abrió una época, la descomposición, que no conoce sagrado.

«Benito XVI y los indianos» recibió 0 desde que se publicó el martes 12 de febrero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.