LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Boda Real: asco y dolor en la red

Puede que en la boda real hubiera menos gente que en las celebraciones del campeonato de liga porque llovía. Si es así, en la web debió llover muchísimo. Si el anuncio de la boda hace seis meses produjo respuestas burlonas e irónicas, la boda real y sus fastos han producido hoy rechazo, asco y dolor. Después del 11M no estamos para impúdicos cuentos de teleprincesas.

Hace seis meses aún cabía la ironía y el humor. Cierto que a aquello siguió una impúdica pacatería de republicanos y liberales de boquilla y demostraciones de la altura plástica e intelectual de ese gran humanista, economista y mecenas radiofónico que es Monseñor Rouco. Pero en aquellos días aún podíamos despachar aquello con una mirada displicente.

Otra cosa es tras el 11M. Este país ha cambiado mucho más que lo que incluso el 13 y el 14M reflejan. O al menos eso es lo que indicaban los comentarios que la noche del viernes se oían por la calle, en los bares… hasta, quien lo iba a decir, los taxistas.

En el mundo físico, producía indignación desde hace días tanto gasto y seguridad en nupcias. Los ojos de los viandantes parecían preguntar a los coches patrulla y las lecheras llegadas en masa desde toda España para la boda ¿Dónde estábais el 11M?. La comparación entre la ausencia de seguridad para las mujeres asesinadas en violencia doméstica y Letizia Ortiz, también estaba en el aire: ¿Por qué no se impone a los terroristas una ley de alejamiento de 500 metros del príncipe, la princesa y los nobilísimos comensales? Sinceramente, no sé como a los responsables de todo esto no se les cae la cara de vergüenza, escribía Mariano Monge en IzaroNews, revista nada sospechosa de izquierdismo. Y es que bastante extendido tenía que estar el sentimiento de hastío para llegar incluso a las cartas al director, eso si, de la prensa gratuita.

En la web el fuego lo había abierto ya con mucha más profundidad por cierto, un contundente e indignado artículo de la Página Definitiva cuyo título ya era toda una declaración de hastío: Un coñito para el Príncipe-niñato. Seguimos a nuestro querido ABP cuando toca el meollo de la cuestión, de toda cuestión española: la urgencia de acabar con el país de castas y cuadrillas que la Monarquía representa y simboliza:

Sin embargo, los motivos reales que justifican la perpetuación de la Monarquía atiende más bien a la percepción de su utilidad.A las oligarquías del país no les hace excesiva gracia prescindir de ella. Tener a un botarate sumiso, a cambio de una pasta gansa (pero ¿qué menos puede esperarse en los tiempos de materialismo que corren? ¿amor a la patria, acaso? Por lo demás, las exactas concreciones del río de riquezas que ha convertido a nuestro Campechano Monarca en uno de los hombres más ricos del mundo no le convierten precisamente en un ejemplo de hombre emprendedor y hábil en los negocios sino, simplemente, en un Rey-cautivo. algo doblemente útil), no es mal negocio. Y tiene su importancia. Consagra simbólicamente, desde la más alta institución del Estado, que a los españoles nos van las castas. No es de extrañar que vivamos en el país con menos permeabilidad social de todo el mundo occidental y en el que las dificultades de ascenso y promoción como consecuencia del trabajo y los méritos han sido comparadas por diversas instituciones dedicadas dedicadas a medir estas cosas (si es que eso es posible) con las de un país como India.

Marcela verá, algún día, una España digna

Y es que tras el asco y la verguenza, España también nos duele. Marcos Taracido escribe a su hija Marcela una hermosísima carta entre Mark Twain y Azaña, que apartir de ahora me impondré cada noche en que me lleve el desespero de ser español y por tanto súbdito, que no ciudadano, de un reino apenas despertándose del adocenamiento. De momento, como a él, hoy, sábado, sólo me queda un consuelo, Marcela, bajo y vil, pero consuelo: llueve, llueve en Madrid sobre las pamelas y las sedas, llueve sobre las faldas de colores y sobre las sortijas, llueve sobre los focos y sobre el patético servilismo de los Medios, llueve sobre un millón de flores que ocultan a las del otro mundo; llueve sobre las enseñas y banderas y sobre todos los telediarios y las limusinas y sobre las alfombras rojas, y sobre los turbantes de tiranos que son recibidos con honores, llueve, en fin, sobre la España usurpadora y espejuela que, ojalá, tú ya no veas para cuando leas esto.

NOTA:El lunes siguiente a la publicación de este artículo, Jesús Cacho firmó otro, diseccionando la Monarquía española. Merece la pena leerlo, aunque sólo sea por ver hasta que punto con la boda real se están rompiendo tabús y pactos de silencio.

«Boda Real: asco y dolor en la red» recibió 1 desde que se publicó el Viernes 21 de Mayo de 2004 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.