LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cabet por Goupil

Cabet, el primer comunitarista contemporáneo en fundar comunidades igualitarias y Goupil, el creador del arte de masas, tenían que encontrarse en los Estados Unidos de la década de 1850.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

cabet aguafuerteMichel Adolphe Goupil es uno de los grandes revolucionarios del siglo XIX: abrió lo que Walter Benjamin llamó «la Era de la reproductibilidad mecánica del Arte». Gracias a él la clase media comenzó a decorar sus casas con obras originales de los artistas del momento y reproducciones de calidad de obras clásicas. Apostó por el cambio tecnológico, fue pionero en el fotograbado y el huecograbado, pero también fue el primero en arriesgar por la calidad, compensando el coste que en el momento tenían las técnicas mejores con una red comercial internacional que le permitía hacer tiradas de un volumen hasta entonces desconocido. Llegó a tener ocho tiendas en París, tres en Londres y una en Viena, Berlín y Amsterdam, asociado por cierto con Vincent Van Gogh, el tío del que luego sería famoso pintor. En 1845, con una licencia especial del Congreso, abre en la calle Broadway de Nueva York, donde mantendrá el negocio hasta 1857, cuando lo vende al gerente local.

No solo innovó el modelo de negocio, creó un sistema de remuneración de los artistas que les liberaba de tener que regatear o comercializar directamente con el público asegurándoles al mismo tiempo un mínimo de un 66% más de lo que el viejo mercado les ofrecía. Fue el primero en dar a la fotografía tratamiento de Arte y convirtió en fenómenos continentales a estrellas locales de otros países como Mariano Fortuny.

Aunque es una referencia básica para los historiadores del XIX, hoy apenas se le recuerda en algunospequeños museos. Y sin embargo casi medio siglo antes de que las primeras postales dieran el salto para convertirse en herramientas de comunicación política, el olfato comercial de Goupil se había dado cuenta de algo que Friedrich Nietzsche enunciaría décadas después: los sueños redentores que hasta entonces vehiculaba masivamente la religión empezaban a tomar forma en la política, y con ellos las estampas de santos y las representaciones históricas tan queridas del romanticismo pictórico acabarían dando paso a nuevos mesias seculares. Goupil fue el primero en publicar masivamente imágenes de políticos, artistas y filósofos para que sirvieran de inspiración a sus seguidores.

icarianos recorte de prensaMientras tanto, los 280 varones, 74 mujeres y 64 niños que siguen a Cabet desde toda Europa en su intento de crear una sociedad igualitaria en EEUU, se han asentado en Nauvoo tras comprar, por 2000$ de la época, las ruinas del primer asentamiento de los mormones. La comunidad icariana es próspera. Cuando el New York Tribune les haga en 1852 su primer reportaje preferirán hablar de sus logros productivos y de sus expectativas creando comfort doméstico que de su sistema social. En 1850 cuentan ya con un comedor colectivo, una escuela y un edificio para dormitorios. Los solteros duermen en una gran sala colectiva. Los matrimonios tienen apartamentos de dos habitaciones. Las tierras son fértiles y la colonización marcha bien, alimentada por nuevos colonos, tanto franceses como americanos, que seguirán llegando hasta diciembre de 1855.

Cabet es el reformador social europeo de moda en el nuevo continente. A diferencia del comunitarismo que está floreciendo entonces en EEUU, Cabet es un laicista convencido que se alimenta de la tradición revolucionaria francesa y derrocha fe en el progreso y la ciencia. Goupil nos lo presenta con mirada inteligente, ojos claros, sonrisa serena pero no plácida y mano derecha en el pecho. Con la izquierda aprieta una cuartilla manuscrita. Tras él, apenas esbozado, un ejemplar de «Le Populaire», el primer diario comunitarista, sobre el que reposan el «Viaje a Icaria», un libro anónimo y un tintero con dos plumas. El dibujo pierde solidez conforme se aleja del torso y se convierte en su parte inferior en puro esbozo. El efecto global transmite la honestidad del retratado pero también un cierto distanciamento: sutilmente, Cabet ha quedado retratado como propagandista, como escritor, como creador sincero de ideas que no siempre va a llevar a cabo, no como hombre de acción u organizador. Gaupil, el emprendedor siempre pendiente de los incentivos de sus artistas, reconoce la grandeza del pionero, pero es escéptico sobre su sueño igualitario.

No fue el igualitarismo sin embargo lo que puso en crisis aquel primer modelo comunitario y de hecho, las comunidades icarianas evolucionarían y sobrevivirían hasta 1898. Cierto es que «Goupil y Compañía» las sobreviviría y seguiría abierto hasta 1919, pero para ese momento, el ideal comunitario e igualitario de Cabet lejos de estar en cuestión había consolidado una forma de vida y organización donde, seguramente, ninguno de los dos lo imaginó nunca: el kibutz.

«Cabet por Goupil» recibió 2 desde que se publicó el Sábado 5 de Marzo de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] comunidad como unidad productiva e igualitaria capaz de construirse, según la famosa fórmula de Cabet, «de cada cual según sus fortalezas» y dar «a cada cual según sus necesidades». Nunca […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias