LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cables, redes y revoluciones

Cuando en Julio de 1858 el telégrafo unió por primera vez Estados Unidos y Europa, los poemas y las celebraciones se cebaban en el impulso que esperaban diera a la paz mundial. No fue tanto así. ¿O tal vez sí? La experiencia de la “Internet Victoriana” nos permite entender mejor qué está pasando y que consecuencias está teniendo Internet desde la Guerra de Iraq a las Revoluciones de Colores.

En noviembre de 1851 se abrió al público la primera línea de telégrafo entre el Reino Unido y Francia. El primer mensaje directo entre Londres y París llegaba pocos meses más tarde. En 1858 el primer cable transatlántico unía EEUU a la red europea. Eran los comienzos de la Internet Victoriana, como le bautizó Tom Standage.

Aunque Standage se manifiesta irónico en su libro sobre el efecto final del telégrafo sobre las relaciones diplomáticas, en la medida en que modificó los asuntos militares de forma por cierto parecida a la que el GPS e internet ahora, no deja de ser interesante que los tres primeros protagonistas de aquella red hayan formado bloque hasta ahora. Y es que el telégrafo no sólo unió las bolsas, sino que realmente unió y mestizó los intereses económicos de los tres países, dando impulso a la primera globalización con más potencia que la rivalidad impulsada por las fuerzas centrífugas de la competencia entre los tres países. El nacimiento de las agencias de noticias (Associated Press y Reuters), hijas directas del telégrafo, contribuyó además a casar el “orden del día” del debate público entre las tres potencias al modo en que los canales árabes de satélite están ahora haciendo entre Europa y sus vecinos. De hecho, entender por qué y cómo Alemania y Rusia quedaron fuera en aquellos momentos originales de la primera revolución de las redes descentralizadas da las claves de buena parte del siglo XX, del mismo modo que entender la diferencia entre redes descentralizadas y distribuidas nos permite comprender lo verdaderamente revolucionario de nuestra época.

Nuevos medios, nuevos sujetos, nuevos valores

Y es que de hecho el telégrafo también fue la clave del ascenso de nuevos sujetos con nuevos valores. Fue la clave que permitió soñar con acciones sindicales coordinadas entre Francia e Inglaterra (motivo de la convocatoria de la Primera Internacional) primero y luego con grandes organizaciones que coordinaran movimientos sociales a nivel nacional, elevando los intereses de los trabajadores a la agenda política y los Parlamentos. Podemos decir que la SocialDemocracia y su modelo, el SPD, son los hijos de aquella visión “descentralizada” (que no distribuida) del mundo, desde su organización territorial hasta su concepción del estado. El caso del socialismo francés, es anecdóticamente llamativo pues su historia va ligada, por encima de París, a una ciudad, Clermont Ferrand, cuya centralidad reside en la estructura ferroviaria y telegráfica francesa.

Aunque Standage deja fuera de su libro estas consecuencias políticas, si que se centra en la aparición de los nuevos medios de comunicación y hace un relato apasionante de como apareció por primera vez una opinión pública sobre la actualidad internacional, generando una nueva esfera política sobre lo que hasta entonces había sido competencia casi exclusiva de las cancillerías. Más aún que la comparación del desastre de los neocons que trajo el telégrafo con los que trajeron las redes, la comparación entre la información descentralizada del sistema agencias/periódicos y la distribuida que supone la blogsfera da la clave de que supone realmente la Revolución de las Redes en el paso del poder descentralizado al poder distribuido, tanto para las libertades como para sus enemigos.

Conclusiones

Es común escuchar a personas renuentes a nuestro discurso, argumentos del tipo “la sociedad siempre estuvo organizada en redes, que podamos comunicarnos más rápido no cambia nada“.

En realidad cambia mucho, no sólo por la velocidad (cambio que en realidad protagonizó en telégrafo) ni por la disponibilidad de acceso a la comunicación uno a uno (que ya la dió el teléfono) sino sobre todo por la posibilidad de acceso a la emisión y a la retransmisión de los mensajes en las redes sociales de forma más rápida de lo que se mueven en las redes del poder. Algo que ha sido clave en las revoluciones de colores, pero también pudimos intuir el 13M. Es decir, los cambios en la tecnología impulsan cambios en la topología de la red de comunicaciones que determinan cambios en la organización social; redistribuyendo el poder y dando entidad política a nuevos sujetos, valores y causas.

Queda ahora, tal vez, aprender de las consecuencias políticas de la primera globalización y la primera revolución de las comunicaciones, la experiencia de las Internacionales y los partidos de masas, para, en sus nuevas formas, contenido y espíritu, no perder el Norte1.


Nota 1: …como hay quien lo pierde todavía oponiéndose a las redes municipales públicas de telecomunicaciones, sacrificando la mayor, el cambio en la topología del poder de la descentralización hacia la distribución, por miedo a la eventual concentración de poder en el estado que la titularidad de las redes pudiera suponer.


Nota sobre las ilustraciónes: En la primera ilustración el “H.M.S. Agamemnon” encuentra una ballena durante el tendido del primer cable telegráfico transatlántico (1858). La segunda reproduce del famoso dibujo del memorandum de 1964 en el que Paul Baran, “arquitecto” de la Internet original, muestra las diferencias entre las tres topologías principales de redes: centralizadas (izq), descentralizadas (centro) y distribuidas (derecha). La representación también nos sirve como metáfora histórica: Las redes de organización social y poder tenderían también a pasar desde la primera hacia la segunda (telégrafo) y finalmente a la última (Internet).

«Cables, redes y revoluciones» recibió 0 desde que se publicó el jueves 14 de abril de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.