LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cambio de foco

En su momento aprendí Esperanto con el deseo de llegar a un espacio lejos de la nación. No era la primera vez ni la primera estrategia para huir de la nación, ya antes había tomado una bandera negra. Para mi sorpresa en la mayoria de los encuentros esperantistas en los que participe me encontrada en conversaciones mediadas por la nación y por otras comunidades imaginadas. Y es que ya no estaba sentado con Juan, Pedro y María sino con Peru, Chile y Polonia. Y yo pensando que la habitación era pequeña :-/.

Mis estrategias no escapaban del circulo vicioso de la lógica de las comunidades imaginadas. Y es que el éxito de las mismas se formulaba en clave de “Los Esperantistas son….” o “Los de la banderita negra son…..”. Cuando el año pasado cerca de estas fechas me encontré con la comunidad indiana ya había guardado mis estrategias en un cajón.

En el viaje por el itinerario de integración a la Filé indina, la estación del manifiesto ciborg fue demoledora para entender que toda formulación en base a comunidades imaginadas no es más que una farsa. Y es que aunque el ciborg se construya con los arrapos de la comunidad imaginada X y hasta pueda servir para reforzarlos. La facilidad de mutación del ciborg y la imposibilidad de reconocer las características que marcan las comunidades imaginadas es por un lado liberador para unos y confuso e indeseable para otros.

¿Pero que hay detrás de todo esto?

La ruptura con la comunidad real o escala humana. Y es que las comunidades imaginadas pretenden usurpar los mecanismos de la comunidad real pero en ese proceso se pierde la sustancia que da vida a esos mecanismos: la interacción entre pares. Por eso cualquier formulación basada en comunidades imaginadas no es mas que una farsa y un absurdo.

¿Pero quienes ganan?

Este punto es muy importante ya que cuando las comunidades imaginadas usurpan los mecanismos de la comunidad real ocurre un desplazamiento de intereses. Ya los intereses no son los de los pares entre los que se produce la interacción sino que pasan a estar es un abstracto que es carne de cañon para quienes desean ejercer mecanismos de poder. Y es aquí cuando lo importante ya no es la continuidad de un proyecto que genera valor para un grupo de personas sino un posible premio que viene dado por instituciones articuladas alrededor de comunidades imaginadas.

Es por esto que quien crea en la nación o comunidad imaginada alguna no es del todo de fiar porque no sabemos bien donde están sus intereses y peor aún desde donde le dictaminaran cuales son sus intereses hoy, de mañana ni hablemos.

¿Y todo esto a cuento de qué?

Todo esto a cuento de mi reciente participación en un encuentro en el que nuevamente llego un momento en el que ya no estaba escuchando a dos personas sino a dos naciones. Desde ese momento se cambio el foco y el intereses ya no estaba en desarrollar proyectos que generaran riqueza y cohesión social en el entorno de cada uno de los que estábamos en la sala. Desde ese momento lo importante eran los premios recibidos y los encuentros donde mostrar las medallas.

«Cambio de foco» recibió 0 desde que se publicó el Sábado 18 de Diciembre de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Manuel Ortega.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.