LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Camino a Madrid

La wifi del Supra no tiene la épica de cuando nos conectábamos a las tomas de los teléfonos de cualquier pensión usando modems cargados en la mochila, pero va casi a la misma velocidad. Eso sí, existe, los asientos llevan enchufe de clavija gorda y son mil veces más cómodos que los de un avión. Da igual que esta provincia remota del Imperio haya incorporado la tecnología como un «a más a más» de nuevo rico. Da igual que sólo Nat y yo tengamos un ordenador sobre la bandeja y los periódicos en papel abunden entre nuestros compañeros de viaje. La infraestructura está. Y está para nosotros.

En estos días es imposible no darse cuenta de por qué la península se hunde. Y no es por falta de capital. Basta con tener una conversación en clase preferente de cualquier vuelo a Madrid para darse cuenta de cómo se ha degradado el conocimiento con la falsa especialización (¿cómo se puede ser «especialista» en nada sin saber bastante de todo?). Están perdidos. Se saben perdidos. Y ahora, que la necesitan, descubren que nunca tuvieron imaginación. ¿Dónde podrían comprarla si tampoco saben reconocerla sin sentir miedo? El viejo modelo basado en aprender buenos procedimientos (industriales, contables, lo que fuera) sin renunciar al calentito de los prejuicios, bastaba cuando se vendían laminados de acero y frigoríficos, cuando China era el Tercer Mundo. Pero hoy todo lo que no sea novedoso, imaginativo, nuevo, todo lo que no implique una visión del mundo original en la que encajen todas las piezas, es un lastre. Saint Just: «Tout ce qui n’est point nouveau dans un temps d’innovation est pernicieux». Pero tampoco es para desesperar. Es cuestión de tiempo. El sustrato material está. La infraestructura está. Alguien la sabrá aprovechar a su momento. No ahora, claro.

La azafata trae casquitos y caramelos haciendo equilibrios imposibles. El bus avanza por una autovía rodeada de montes verdes a rabiar y pinos coronados de procesionarias como algodón de azucar. En cuatro horas estaremos en Madrid. Es tiempo de levantar el vuelo, de ampliar el campo de batalla, de reinventar el mundo para reunir los trozos, uno a uno, de forma nueva. Me gusta la perspectiva. Viene una época de hermosas tareas, de mimar cada trabajo y cada entorno, a cada conexión, a cada viaje. Soy feliz.

«Camino a Madrid» recibió 0 desde que se publicó el sábado 7 de mayo de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.