LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Ciberguerra en el mar de China

Por primera vez un estado ha denunciado un ataque informático por parte de otro. Puede que sea sólo una escaramuza fronteriza en el ciberespacio, pero las unidades de Guerra informática del ejército chino han demostrado su capacidad para desestabilizar la región y poner en jaque al gobierno de la vecina Taiwan en un momento crítico.

No es la primera vez que un estado sufre un ataque permanente y organizado desde el exterior a su seguridad informática. La Servia de Milosevic puede contarlo. Pero su atacante no fue otro estado, sino un movimiento civil. Hasta ahora, la posibilidad de asaltos informáticos declarados entre estados seguía siendo vista como ciencia ficción. O algo peor: como paranoias de los sistemas de inteligencia desdeñosamente aparcadas por estrategas los militares clásicos.

Pero el lunes 1 de septiembre en Taipei, las cosas se vieron de otra manera. El primer ministro taiwanés en persona llamaba uno por uno a los responsables de las principales instituciones y empresas taiwanesas. Las instrucciones eran alarmantes: Alarma de defensa nacional: revisen sus sistemas e informen en dos días.

Lin Chia-lung, portavoz del gobierno, daría la noticia a la prensa el jueves tras la reunión del Consejo de Ministros: La Inteligencia Nacional ha reportado que un ejército de hackers con base en las provincias chinas de Hubei y Fujian ha contaminado con éxito y mediante veintitres troyanos diferentes las redes de diez compañías privadas. Estas redes han sido usadas como plataforma para asaltar al menos una treintena de agencias gubernamentales y cincuenta compañías particulares. Entre las dependencias gubernamentales asaltadas con éxito estarían, nada más y nada menos que la policía, el Ministerio de Defensa, la Junta Electoral y el Banco Central.

En una decisión sin precedentes el Gobierno taiwanes aprobó no sólo hacer público el ataque, sino también sus detalles técnicos incluidas las vacunas contra los troyanos, por si es útil para otros países, recomendando de paso a las empresas locales no comprar software desarrollado en China ni contratar como desarrolladores a chinos continentales por si sus productos contenían el troyano. Y un detalle importante en el actual contexto asiático, el ministro Tsai Ching-yen responsabilizó publicamente a Windows de la debilidad de los sistemas de la isla, aunque por esta vez los daños no hayan sido graves ya que según el propio ministro no han sido robados documentos ni secretos oficiales.

El fin de la República de China

El golpe llega en un momento muy delicado para el estado y las empresas taiwanesas. Por un lado estas han externalizado la mayor parte de su producción de componentes electrónicos a la zona de libre comercio de la República Popular. Por otro China tiene un peso cada vez mayor en la región y tiene una posición muy clara sobre la eventual declaración de independencia de la isla en un momento en que las movilizaciones sociales parecen conducir irremediablemente a este extremo.

Hoy en día la misma historia de Taiwan es objeto de debate político. Fue una colonia japonesa entre 1895 y 1945. El 1949 recibió a los derrotados ejércitos del General Chang Kai-shek quien había perdido la guerra civil frente a Mao y y estableció una dictadura sobre la isla que se pretendía gobierno también del continente. Hasta 1973 en que la República Popular China entra en la ONU, la mayoría de los países occidentales reconocían a su gobierno como el de toda China. La pérdida del reconocimiento internacional reforzó la asociación que para muchos taiwaneses tenían lucha por la democracia y reconocimiento constitucional de la independencia. En 1987 el país comenzó una transición democrática liderada por los independentistas que se ha visto constantemente presionada desde el gobierno comunista de Pekin, que pretende la anexión de la isla. La estrategia del gobierno de Pekin es una mezcla de aislamiento diplomático, atracción de capitales taiwaneses y constantes y agresivas maniobras militares frente a las aguas territoriales de la isla cada vez que la idea independentista gana respaldo popular.

Este ataque de ciberguerra puede pues entenderse como la respuesta oficial china a la presión popular en Taiwan a favor de la culminación de las reformas democráticas. Y sobre todo como un aviso al empresariado taiwanés de que también él tiene mucho que perder si finalmente el gobierno de Taipei deja de pretenderse gobierno de China para reconocerse como dirección de un país independiente.

¿Guerra sin bajas?

Habrá quien arguya que a fin de cuentas este ataque ha sido mucho menos peligroso que los lanzamientos de misiles sobre aguas territoriales taiwanesas, las pruebas nucleares y la movilización general con la que durante la crisis de 1995-96 el ejército chino trató de hacer creible su amenaza de invasión. No es así.

Los analistas militares norteamericanos llevan mucho tiempo preparando escenarios de respuesta militar ante una eventual invasión de Taiwan. Pero en los grupos de Guerra Informacional siempre se había considerado a China una víctima potencial, no un enemigo peligroso, como cuenta James Adams en un conocido libro.

El ataque de ésta semana ha sido la puesta de largo del EPL chino en la ciberguerra. Ha demostrado tener o estar apunto de tener capacidad para paralizar las instituciones, el sistema defensivo y las empresas de un país entero sin mover un sólo soldado o avión fuera de sus fronteras. Un cuerpo de linuxeros expertos es algo mucho más difícil de enfrentar que un ejército tradicional… y puede abrirle paso sin bajas.

«Ciberguerra en el mar de China» recibió 0 desde que se publicó el lunes 8 de septiembre de 2003 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.