LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cinco tesis para ganar la guerra contra la que siempre luchamos

Un resumen de veinticinco años de jihadismo europeo y cinco tesis para ganar una guerra que parece ya inevitable.

paris 13N
Nota: Si en nuestros posts los enlaces nunca son un adorno, en este post los enlaces y las fechas de publicación de los posts, artículos y libros a los que conducen son una parte central del relato. Tómense el tiempo que reclaman. Lo merecen.

La larga incubación de una guerra distribuida

Desfile de Al Mujahidin en Zenica Bosnia 1995En la segunda mitad de los noventa las guerras de Bosnia y Kosovo cambiaron la mirada sobre Europa de los que entonces nos llamábamos ciberpunk. En Bosnia, sociedades profundamente secularizadas, volvían a llenar las mezquitas ante la presión identitaria de los nacionalismos armados por Croacia y Serbia. En el resurgir público de lo musulmán como definitorio, extraños y terribles milicianos abiertamente armados por los países del Golfo competían en las calles por mostrarse más importantes, más auténticos, mejor equipados que los grupos musulmanes laicos que recibían ayuda americana e israelí. Era inevitable la comparación con el PCE stalinista en la Barcelona del primer año de guerra civil. Pero el cuadro general iba mucho más lejos. Un par de años después, en Kosovo, las muy bien uniformadas fuerzas del UÇK, importaban jerarquías y comportamientos del lumpen alemán del que habían salido buena parte de sus cuadros -hijos y nietos de inmigrantes albaneses en Centroeuropa- acompañándolos con exhortaciones y eslóganes religiosos en la idea de desplazar al nacionalismo kosovar que hasta entonces había tenido la hegemonía y protagonizado las negociaciones con el gobierno. No sirvieron para parar a los genocidas tigres de Arkan, pero sí para envilecer de raíz lo que pronto se convertiría en un nuevo estado.

La lección: si Europa no mostraba -y no lo hizo- firmeza a la hora de defender a comunidades musulmanas europeas seculares, a «sus» musulmanes, la perspectiva era la de una verdadera guerra civil con la parte de las comunidades musulmanas de los países occidentales del continente que inevitablemente iba a ser «tocada» por la propaganda y la financiación wahabí procedente del Golfo. Un segmento de las comunidades musulmanas que inevitablemente iba a encontrar financiación y eco en entornos más descompuestos ligados a la criminalidad de barrio. (Nota 18/11/2015: un reciente mapa sobre el origen de los miembros no locales EIIL en Siria parece confirmar, veinte años después esta perspectiva)

madrid 11mY en esas llegó el 11S y la aparición de AlQaeda, la primera organización distribuida global, algo que costó mucho que fuera entendido incluso por los servicios de inteligencia, empeñados en encontrar la jerarquía operativa total propia de una organización descentralizada del siglo anterior. Mientras estábamos fundamentándolo llegó el 11M y aunque el debate mediático-partidario español se empeñó en convertirlo en una miope «crispación» política, entendimos que abría un horizonte completamente nuevo también en lo doméstico.

Es más, en aquel momento, hace diez años, descubrimos los primeros pasos de lo que después sería la «primavera árabe» y repetimos la apuesta en un nuevo escenario: la reunificación chipriota. Pero Europa seguía sin entenderlo. Cuando un año después los atentados del 7 de julio sacudieron Londres, la lógica de los hombres bomba seguía siendo un arcano en el relato oficial. Todavía en 2007, la matanza de Oslo resultaba incomprensible a unos medios incapaces de entender la «democratización» de la guerra que supone la guerra distribuida.

aqmi sahelUn trasfondo que no ayudaba a ver el peligro de la abrumadora expansión de Al Qaeda en África que con el AQMI afectaba directamente a la frontera Sur europea. Un fenómeno que para colmo de males cogió a los más prestigiosos think-tanks europeos en plena comunión con el discurso interesado del partido demócrata americano, que veía en la muerte de Bin Laden -y el supuesto fin del jihadismo que según ellos significaba- su principal argumento electoral.

Tal vez fuera un buen argumento electoral para Obama, pero el coste fue alto para Europa, aunque no fuera visible más que puntualmente, cuando en 2013 Hollande implicó directamente y prácticamente en solitario a Francia en la defensa contra el jihadismo en el flanco Sur profundo. Algo inevitable dada la posición americana, pero más que aventurado cuando los estados europeos sufrían duros recortes presupuestarios y la cohesión interna, especialmente en Francia, estaba seriamente en cuestión.

eiil entrada mosulPero la realidad puede ser tan cruel como tozuda y la forma en la que la retirada americana de Irak se hizo posible se estaba convirtiendo en la matriz del EIIL, un nuevo monstruo que usaba una imagen especular y descompuesta de la cultura audiovisual occidental que resulta atractiva para una nueva generación no solo en sus zonas de origen, sino en la mismísima Europa.

Hace ya demasiado que se nos pudría en borradores un post sobre el atentado de «Charlie Hebdo». Las reflexiones de pensadores tan distintos como Emmanuel Todd -vapuleado por la prensa bienpensante francesa- y Slavoj Zizek, pero sobre todo del periodista secuestrado por el EIIL, Nicolás Henin -quien insistía en el carácter europeo, «occidental», de la mítica y las referencias del nuevo jihadismo- vienen alimentando nuestros debates en el último año. Pero nos resistíamos a reconocer lo que los atentados de anoche hacen evidente: la guerra contra la que luchamos todos estos años ya es una realidad.

Cinco tesis

  1. jihadismo franciaUna de las cosas más polémicas en las que insistimos tras el 11M es que los terroristas se convirtieron en terroristas en Europa, no en las lejanas montañas de Afganistán. Era un hecho. Pero costaba entenderlo y al parecer sigue siendo difícil de aceptar fuera de Francia y Reino Unido. Las primeras identificaciones tras esta nueva matanza lo corroboran una vez más. Es decir, el jihadismo en Europa no es un enemigo exterior sino un sujeto político interno.
  2. sarkozy nacionalismoComo tal sujeto interno solo puede ser entendido como una manifestación más de la descomposición social. Si esto es así, hemos de concordar que lejos de enfrentarlo, la deriva nacionalista e identitaria de los estados lo intensifica y le da un argumento de causa.
  3. Una de las cosas más positivas de la cultura europea en los últimos 50 años ha sido la progresiva deslegitimación de la violencia política. Si vemos hoy «La batalla de Argel» (1966), una película icónica de la izquierda europea de los setenta, simplemente no podremos creernos que estuviera pagada por el gobierno argelino del FLN ni que la generación progre de aquellos años se identificara con los terroristas del FLN que pretendía exaltar. Sin embargo esta deslegitimación no ha sido total, el pais romeu antisemitismo 2009el envilecimiento del lenguaje de buena parte del relato mediático en países como España o Francia en todo lo que hace al conflicto palestino-israelí ha creado una excepción y sobre ella cabalgan los nuevos jihadistas europeos reivindicando para sí la coherencia de un antisemitismo que por extendido se hace muchas veces invisible a la mayoría social.
  4. marcha racismo franciaPero si los jihadistas usan el antisemitismo -un puente entre lo socialmente aceptado aunque inconfesable y lo identitariamente conveniente para ellos- es porque todavía les cuesta ganar adeptos masivamente en Europa y de hecho son minoritarios entre los cinco millones de musulmanes que viven en Francia: ayer mismo Françoise Molins daba una cifra aproximada de 5.000 personas, de las cuales unas 3.000 estarían sometidas a algún tipo de vigilancia y 1.774 se habrían visto implicadas en distinta medida en actividades propias de la red terrorista. Es decir solo 1 de cada 1.000 musulmanes en Francia estaría en el entorno alcanzable por las redes jihadistas y solo uno de cada 2.800 simpatizaría activamente con la causa.
  5. refugiados_recorriendo_europaEn cualquier caso, la visión -hoy en cuestión- de Merkel de una Europa abierta a los refugiados sirios, ha de ser evaluada en este contexto: del mismo modo que recibir una masa de exiliados de países comunistas es la mejor vacuna contra el renacimiento del totalitarismo estatalista, integrar un millón de refugiados sirios que han perdido todo a manos del EIIL podría evitar por varias generaciones el desarrollo del jihadismo entre los musulmanes europeos.

«Cinco tesis para ganar la guerra contra la que siempre luchamos» recibió 1 desde que se publicó el sábado 14 de noviembre de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. Barcelona dice:

    […] Pero hay que pensar. Y hablar. Aunque solo sea para no contaminarse de «spin-doctors» miopes y caer en la espiral de respuestas irreflexivas. Hacer memoria. […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.