LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cómo cambiar el «la gente no se une»

¿La gente no se une? ¿Desconfían los unos de los otros? No hacen falta cursos, hacen falta causas, no hacen falta profundas introspecciones anímicas, hace falta distribuir responsabilidades y ponerse manos a la obra a trabajar.

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

colaborando kibutz
En tiempos de descomposición la cultura se hace oscura, da por hecho el «sálvese quien pueda», abraza el derrotismo, el sueño de un mundo mejor es sustituido por el perverso deseo de catástrofes que exoneren a las alternativas de demostrar a escala comunitaria que son capaces de mejorar la vida de todos. En ese ambiente donde el desastre se quiere irremediable, lo común se representa como un sacrificio de la individualidad y lo comunal, si es que llega a funcionar, como el complejo resultado de un barroco sistema de reglas que clama por su propia burocracia. En un mundo donde el miedo se convierte en ideología, las soluciones autoritarias se legitiman y a su vez alimentan una espiral de desesperación, pasividad y tedio. «Congelamos» como los pajaritos tras un shock, incapaces de racionalizar, de disfrutar y de tomar riesgos, desesperanzados ante toda forma de confianza con los suyos, como decía una amiga ayer desde Curazao, «las personas no se unen».

La responsabilidad va antes de la confianza

refugiados italia 1950Belden Paulson es un viejo militante comunitarista americano. En los años 50 se embarcó en una aventura para asentar en Cerdeña a los refugiados que tras la guerra habían quedado estancados en Napoles. Tras años de huida y vida dependiente en campos con condiciones misérrimas, las relaciones sociales se descomponían. Las autoridades no confiaban en su proyecto y por lo que cuenta sus beneficiarios aun menos. Y sin embargo, funcionó. Los refugiados comenzaron en Cerdeña a trabajar físicamente juntos, con el trabajo en común comenzaron a aprender juntos nuevas habilidades y a disfrutar de hacerlo. Conforme se recuperaba el orgullo individual, prendía la capacidad para confiar en los demás.

Cuando el proyecto se demostró un éxito Paulson preguntó a un psiquiatra cómo había podido salir tan bien. El psiquiatra le dio dos claves. Según él, la confianza de los demás restauró la fe en la vida de cada uno, pero también ayudó la mirada de los activistas: nunca se leyeron los dossieres que relataban la vida y miserias de cada refugiado. Según el psiquiatra gracias a eso, a no conocer los problemas y traumas con los que cargaban, creyeron en ellos y sus potencialidades sin sombra de dudas y éso se transmitió en sus propuestas. Los refugiados no necesitaban experiencias dulcificadas, que tuvieran en consideración sus limitaciones. Al contrario: necesitaban que se les adjudicaran responsabilidades, que se les pusiera el listón donde se le pondría a alguien fuerte, seguro de sí mismo y perfectamente autónomo.

Conclusiones

acuarela kibutzPodemos sacar tres lecciones muy prácticas de esta historia:

  1. El supuesto «ser» de cada uno, sus traumas y dolores pasados, es un lastre. Pensar que la identidad y la intimidad se construyen compartiéndolos es un error de adolescentes. La confianza no nace de lo que en ese sentido «somos», sino de lo que somos capaces de hacer por los demás y los demás por nosotros.
  2. Las experiencias turistificadas no ayudan a superar la indefensión que el entorno alimenta. No hay «vacunas» para el carácter y la confianza en uno mismo. Tomar responsabilidades sin edulcorar es el camino.
  3. Conquistar el trabajo, transformar el entorno, ver resultados materiales al ingenio y el esfuerzo, ver sobre todo, que sirven a los que nos rodean y elevan las expectativas que tienen de nosotros y que todos tenemos del hecho de trabajar juntos, es lo que «hace comunidad».

¿La gente no se une? ¿Desconfían los unos de los otros? No hacen falta cursos, hacen falta causas, no hacen falta profundas introspecciones anímicas, hace falta distribuir responsabilidades y ponerse manos a la obra a trabajar.

«Cómo cambiar el «la gente no se une»» recibió 10 desde que se publicó el Lunes 22 de Febrero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias