LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cómo construir tu experiencia comunitaria

Seis ideas básicas y una experiencia práctica y concreta muy cercana.

comunidades eeuu
Durante el último año hemos trabajado mucho para que nuestra experiencia comunitaria sirviera a quién estuviera interesado. La primera parte de este trabajo se materializó en «El libro de la Comunidad». Después, profundizamos en el conocimiento de las comunidades igualitarias, especialmente el movimiento de los kibutz isralíes con la serie «Fundamentando el comunitarismo». Encontramos claves de total actualidad y evoluciones organizativas útiles para el movimiento comunitario actual. A estas alturas, se puede decir que nuestro blog es seguramente el principal recurso libre disponible en la red para quien esté interesado en aprender de la experiencia histórica y práctica del comunitarismo, es decir, de la historia de la formación de comunidades productivas e igualitarias en todo el mundo desde la Antiguedad hasta nuestros días.

Por supuesto, el kibutz, el «compartirlo todo» al modo en que hacemos los indianos, es solo una forma de la «experiencia comunitaria». Seguramente, por el alcance y el amplitud de su empeño la más fértil en resultados y aprendizajes, pero aun así, lejana para la mayoría de las personas que buscan fortalecer lo comunitario en su vida cotidiana en una gran empresa, en un pequeño equipo o en sus grupos de amigos o vecinos. Personas que no pueden encontrar en la «sharing economy» lo que buscan. Es hora de empezar a traducir todo lo aprendido en «puentes» que sirvan a quien los quiera cruzar.

Lo que no debes olvidar

  1. hashomer hatzairLo más importante ya lo tienes: son esas personas en las que confías y con las que compartes reflexiones sobre la vida y cómo vivirla. Las personas con las que aprendes y por la que sientes afecto. Esa es tu comunidad, de hecho, lo normal es que sean varias, todos tenemos más de una: la que formamos con nuestra pareja, la familia, los amigos con los que compartimos hobbies o los compañeros de trabajo con los que nos entendemos. En realidad, si lo piensas, solo te queda el trabajo duro por hacer…
  2. Nunca olvides que la pertenencia a una comunidad es un deseo compartido, activo y voluntario, no el producto pasivo de una situación o un «ser» común: no se «crean» comunidades, ni sobre abstracciones ni porque empujemos a otros o porque nos parezca «evidente» que ese es el «bien común». Y no caben excepciones: lo contrario siempre sale mal.
  3. Kibbutz«Bien común» y «democracia» son valores políticos compartidos… pero no funcionan en una comunidad. Las comunidades que funcionan se basan en el consenso y en la diversidad. No hay un «bien común» definible en una votación, si lo intentamos romperemos las bases mismas de la comunidad. ¿Eso significa que en una comunidad solo se puede hacer lo que es parte de un consenso? No, quiere decir que la comunidad como tal solo avanza a base de consensos y que para que funcione debe dar espacio para la máxima libertad individual, la máxima abundancia, de hecho esa es a largo plazo la medida de su éxito.
  4. La importancia de los consensos quiere decir que la base de toda comunidad que funciona es una conversación -y por tanto un aprendizaje- compartidos y permanentes. Comunidad y comunicación tienen la misma raíz y no debemos olvidarlo.
  5. Y las dos más importantes:

  6. yendo a trabajar campo kibbutzUna comunidad no es más que un conjunto de relaciones interpersonales, algo orgánico en el mismo sentido en que un coral es en realidad un conjunto de animales autónomos, por eso lo que le define es su cultura, su ethos compartido. Las reglas de una comunidad, su estructura, son mecánicas como mecánicas son las guías que podemos poner en un coral para condicionar su crecimiento. En general lo orgánico debe apoyarse sobre lo mecánico pero lo mecánico debe supeditarse a lo orgánico, de lo contrario las «guías» matarían lo vivo o simplemente vaciarían la comunidad.
  7. Y la más importante de todo: una comunidad es un hacer, no un ser. No se comparten esencias, no se construyen esencias, no se aprende de las esencias. Lo que de verdad compartimos en comunidad es el hacer. El núcleo de todo está en el aprendizaje y el conocimiento desarrollado en un objetivo o una búsqueda común. Son las relaciones que establecemos al luchar juntos por algo las que producen fraternidad y reconocimiento verdadero en el otro, no el descubrimiento extasiado de ninguna esencia. El conocimiento descubierto juntos es lo que nos hace sentir que compartimos de verdad un patrimonio común ganado juntos. Esa mezcla de lucha y aprendizaje es lo que surge espontáneamente en el trabajo como un reto compartido. Por eso aparecen fenómenos como el kibutz y por eso las comunidades de «ingresos compartidos» suelen ser volátiles si no comparten el trabajo que genera ese ingreso.

Por dónde empezar

aniversario lamatriz 1El Club de las Indias no deja de darnos sorpresas y enseñarnos cosas. En este momento ya es un verdadero caso de estudio. Todo comenzó de la forma más natural, hace ahora un año con la apertura de laMatriz.org. Poco a poco empezó una conversación que fue creciendo y decantándose. Cuando llegamos a octubre existían ya pequeñas complicidades y miles de mensajes intercambiados y con ellos la confianza suficiente como para que unos cuantos matriceros se animaran a compartir un piso para alojarse durante Somero 2015. Tras Somero tuvimos el primer seminario: un amigo del club nos enseñaba a otros en un taller presencial. Abrimos un blog y ese blog sirvió para dar un paso adelante y que de los seminarios presenciales pasáramos a nuestro primer curso online. Y de ahí pasamos a la primera propuesta de hacer un proyecto de investigación en equipo, el «Proyecto Navidad» en el que media docena de miembros del club ya han aportado con sus posts y sus búsquedas documentando el contexto de lo que, de ir todo según lo propuesto, acabaría siendo una experimentación en Internet de las cosas y economía directa.

En un año justo, la Matriz/ El Club de las Indias, se ha convertido en un espacio de fraternidad donde se comparten aprendizajes, conversaciones y diferencias sobre todo tipo de temas que ya empieza a pensar en producir cosas juntos.

No ha sido un fenómeno espontáneo: ha requerido la voluntad consciente de todos, las ganas, las horas de escribir posts y de discutir todo tipo de cosas en la Matriz. Ha sido un fenómeno orgánico en el que el aporte de los indianos ha sido poner medios, desarrollar una herramienta, crear momentos y espacios significativos y participar como uno más en la conversación que surgía sin monopolizar ni poner fronteras artificiales. Gracias a eso, ahora tenemos una comunidad indiana más amplia que los indianos del kibutz.

Seguramente, para los que quieren desarrollar lo comunitario entre los suyos, sea un buen ejemplo.

«Cómo construir tu experiencia comunitaria» recibió 4 desde que se publicó el Sábado 13 de Febrero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] el blog: «Dewey: una democracia para nuestro siglo», «Cómo construir tu experiencia comunitaria», «Tres pasos para hacer comunidad en tu entorno», «La gente no se une», «Qué es una […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.