LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cómo interpretamos los escándalos de corrupción

La noticia del día seguramente no evidencia un aumento súbito de la deshonestidad de la clase política, sino una fractura grave en la élite de poder española.

Plantilla General

Hay dos formas de aproximarse a fenómenos como el que hoy acapara la agenda informativa en España. La primera de ellas parte de la hipótesis de que disponemos de toda la información en todo momento o, al menos, de una aproximación relativamente fiable. En ese caso, los escándalos mostrarían inesperados incrementos de la deshonestidad en instituciones y políticos.

Otro es pensar que aunque haya tendencias más o menos pujantes según contextos, para un estado determinado y un grupo de poder dados, no hay, normalmente cambios drásticos en el nivel de probidad, simplemente funcionan mejor o peor los pactos de silencio entre la élite en general y en especial entre políticos, jueces y directivos de los grupos mediáticos.

Pueden pensar que es cínico, pero tiene la ventaja de que permite hacer predicciones y por lo tanto, a diferencia de la primera perspectiva, es falsable. Y funciona. Hace poco más de un año escribiamos:

¿Qué viene ahora? Vendremos sin duda una verdadera eclosión de corrupciones, es decir, de batallas dentro del estado entre distintos grupos económicos para mantenerse a salvo de las tormentas presupuestarias por mecanismos «informales». Veremos al estado hacer campañas públicas de estigmatización de los sectores «perdedores». Y sin duda veremos tensiones dentro del propio aparato administrativo.

Creo que resume bastante bien lo que estamos viendo en estos últimos meses. Sin embargo, el envite de «El País» de hoy, realmente supone un salto cualitativo, pues señala al mismísimo presidente del gobierno, así que no puede interpretarse más que como la evidencia de una fractura grave en la élite de poder española. No nos faltan hipótesis sobre cómo se estarían definiendo las partes (desde luego no por líneas partidistas) ni sobre sus más que posibles complicidades externas. Pero seguramente sea demasiado pronto para aventurarnos. Con certeza conforme aparezcan nuevas revelaciones y escándalos, aparecerán con más nitidez los alineamientos que hoy solo podemos intuir.

«Cómo interpretamos los escándalos de corrupción» recibió 0 desde que se publicó el jueves 31 de enero de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.