LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cómo los inmigrantes árabes están globalizando la democracia, debilitando las bases del integrismo y llevando a la Europa mediterránea a un nuevo Renacimiento

La segunda y tercera generación de árabes en Europa está protagonizando una verdadera revolución. El acceso constante y directo a la información local de los países de origen de sus padres a través de la TV por Satélite y la participación directa en la opinión árabe a través de Internet, están haciendo más por globalizar la democracia que los sueños quirúrgico-imperiales de Rumsfeld y Bush. Las “remesas de inmigrantes” estan siendo la principal aportación de divisas para países hambrientos de tecnología para desarrollarse. Y la cultura popular mestiza (del eurokebab al rai) representa las primeras señas de una nueva identidad globalizada. ¿Qué podemos hacer por reforzar la “globalización mediterránea”? De momento, rechazar la autodenominada Constitución Europea.

Cuando en 1991 apareció la MBCTV, la primera cadena de televisión privada árabe por satélite, era el tiempo en que se abría el nuevo mundo tras la caída del Muro de Berlín y pocos podían imaginar lo que iba a suponer. MBCTV es el creador de las primeras grandes series dramáticas árabes globales, los equivalentes de las grandes teleseries norteamericanas. Unos contenidos que aunaban en un imaginario común a las primeras generaciones euroárabes y a las clases medias en ascenso de Marruecos a Iraq. Un universo que evoluciona con canales como Future TV, el canal freaky del mundo árabe, originalmente un producto para las jóvenes élites libanesas que en 1993 querían olvidar la larga guerra que asoló su país y que ha desarrollado un lenguaje propio, desenfadado, teki y de un mestizaje sin complejos.

La consecuencia derivada de este espacio común televisivo fue la creación de un espacio informativo árabe común a un lado y otro del Mediterráneo. Espacio consolidado a partir de 1996 con el lanzamiento de Al-Jazeera por un consorcio qatarí y de Al-Arabiya en 2003 por la propia MBC. Como escribe JB Alterman, conforme aumenta la información disponible sobre el mundo árabe cada vez la localización es menos importante de cara a jugar un papel activo en la sociedad árabe.

Pero la televisión sigue siendo un medio basado en la división entre emisores y receptores: la clave de la extensión de nuevos valores ha sido sin duda alguna Internet. Con los controles estatales de las dictaduras árabes rotos por un medio abierto como la red y con cadenas informativas independientes de los gobiernos sirviendo de base común al debate, la Internet árabe ha resultado un espacio de mezcla y libertad en el que los sectores sociales más activos y transformadores se encuentran y generan por primera vez una opinión pública libre y prodemocrática panárabe. Curiosamente a la generación del panarabismo laico le hubiera resultado inimaginable leer los debates que hoy se encuentran en las webs de las TVs, en los foros o en la nueva generación de blogs… aparecen nuevas prioridades y nuevos discursos… normalmente enfrentados a los valores y el lenguaje de la vieja generación.

Satélite, Internet… eurokebab y rai

Satélite e Internet son las piezas clave de la globalización árabe, como bien sabían los terroristas del GIA y los salafistas argelinos, que en aquel país declararon objetivo a todo el que tuviera una antena parabólica en su casa. De hecho sus resultados se están contagiando con diferentes modos y profundidades a mundos contiguos como el amazigh (Bereberia/países latinos), el kurdo (con fuerte arraigo Alemania) o el de lengua urdu (Pakistán/Reino Unido), que combinan comunidades europeas activas que mantienen redes sociales de conexión con sus países de origen.

¿Quién es el gran beneficiario de este proceso?. En primer lugar el mundo árabe… no sólo política sino económicamente: desde el turismo de los euroárabes hasta las remesas de emigrantes y los tremendos flujos de conocimientos que la joven generación euroárabe, a través de herramientas como el software libre, exportan. Pero, no lo olvidemos, también Europa que se encuentra con que los euroárabes son su mejor baza a la hora de crear un espacio cultural, económico y de conocimiento a la otra orilla del Mediterráneo. Lo mejor que le podía pasar a Europa, cuyos dirigentes, por cierto no han hecho nada por merecerlo, es esta paradójica extensión del viento de libertad del Este que acabó con el muro a sus vecinos del Sur… y no sólo: los euroárabes, los europeos de lengua urdu y punjabí, los kurdos… están resultado los grandes renovadores de la cultura popular europea, seca e ináne ante el gigante americano, desde Quiero ser como Beckham o Amelie a la música rai, desde el eurokebab hasta Salman Rushdie… las nuevas generaciones de la “Europa Oculta”, están emergiendo y proveyéndola de los que han de ser sus bazas en un mundo globalizado.

Un programa para la “revolución mediterránea”

Lo hemos dicho muchas veces desde hace mucho tiempo: La lección de estos años es que la tecnología, como la historia, no conduce necesariamente a ningún lugar. No hay determinismo histórico. No hay otro horizonte que el de nuestra propia voluntad ni más recorrido que el de nuestra capacidad de resistencia. El proceso que está en marcha es perfectamente reversible porque las opciones del futuro se ven comprometidas ya, a día de hoy, desde la propia Europa.

En primer lugar la formación de un espacio libre de debate político y comercio entre Europa y el mundo árabe se ha amparado en la libertad que Internet disfrutaba durante estos años. Las “Leyes de internet”, desde la nefasta LSSICE española hasta la directiva de patentes, no son más que trabas que imposibilitan el flujo de conocimiento y libertad dentro y por tanto hacia fuera de Europa. El mundo cerrado soñado por los monopolios, los burócratas europeos, los proteccionistas agrícolas, los neocons y la SGAE, es el mismo que haría feliz a Al-Qaida

En segundo lugar, para que los capitales que las familias inmigrantes exportan a sus países de origen fructifique y cuaje en desarrollo económico, tiene que poder ser reinvertido allí con posibilidades de éxito. En economías fundamentalmete agrarias esto quiere decir posibilidades de exportación para los pequeños agricultores… justo lo que el bloqueo de la PAC europea impide, organizando un dumping contínuo e institucional y un cruel bloqueo comercial. Debemos derogar y cerrar la PAC.

En tercer lugar, es fundamental que los árabes europeos puedan encontrar su propio espacio en Europa. Y esto es justamente lo contrario de la multiculturalidad que nos venden. Como decíamos en la edición en papel de “11M: redes para ganar una guerra“:

El multiculturalismo ha tenido en España un gran éxito como discurso: es tranquilizador y relativamente fácil de gestionar pues articula la sociedad “desde arriba” de cada comunidad y, a fin de cuentas, no es sino un acuerdo de convivencia entre élites. En nuestro país además se basaba en el mito de “la conviviencia entre las tres culturas”, relato dulcificado del sistema español de castas medievales con en el que cada “comunidad” evitaba la “fuga” de miembros hacia otras y aseguraba, independientemente de cuál fuese la comunidad preponderante en cada lugar y momento, el mando interno de las élites grupales. La alternativa al multiculturalismo es el mestizaje que coloca la diversidad en el individuo y no en las comunidades y cambia por tanto el signo de la pertenencia. Mientras el espacio multicultural es un espacio social definido por varias comunidades internamente homogéneas a las cuales pertenece con exclusividad el individuo, en el mestizaje la diversidad está en el individuo, no es él el que pertenece a una cultura, sino distintas culturas las que le pertenecen a él en grado diverso y en la forma que finalmente, él y no la norma o la élite intracomunitaria, decide. Para que exista mestizaje es preciso la generación de espacios y redes en los que la soberanía recae en los individuos y no en los gestores, religiosos o étnicos, de identidades.

Pero para que esto sea posible, la cultura y especialmente el idioma tienen que poder ser vividos con libertad y, por motivos obvios de igualdad de oportunidades en cosas tan importantes como la Justicia o el empleo público, permitirse la relación con el Estado en la lengua materna. Y jústamente España, el único país europeo con minorías de población autóctona cuya lengua materna son el árabe y el tamazigh, debería ser el primero en dar el paso… paso, que tampoco valdría de nada si las lenguas cooficiales españolas no fueran aceptadas como lenguas europeas. Forzar la absorción lingüística de las comunidades bereberes y arabófonas, supone consagrar el poder de los dirigentes de gueto (muy interesados en conservar la separación, fuente de su poder y que devendrían rápidamente en defensores del idioma). Y de paso privaría a Europa de la fortaleza que esa identidad mestiza y plurilingüística le ofrecen.

Conclusiones

El proyecto europeo si se liga a una lectura conservadora de la propiedad intelectual y la identidad común sería un freno hoy para Europa. Un freno que es además un peligro y un aliado objetivo de las fuerzas contrarias a la globalización de las libertades, el conocimiento y el desarrollo que operan en el mundo áraboislámico.

«Cómo los inmigrantes árabes están globalizando la democracia, debilitando las bases del integrismo y llevando a la Europa mediterránea a un nuevo Renacimiento» recibió 2 desde que se publicó el sábado 26 de junio de 2004 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.