LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cómo perdimos el mundo ~ 18

Cerramos el tercer capítulo en los Alpes con el plan de Marimanta para cambiar el mundo. Nada menos.

La ventaja de ser tres y andar siempre haciendo videoconferencia con una amiga un tanto siniestra es que en sitios como un hotel de montaña, si ocupas el jacuzzi te lo puedes quedar para ti solo por un buen rato. Habían cenado como leones. A Marimanta le había entrado una vena un tanto paranoica y no les había dejado comprar más que una bolsa de patatas hasta cruzar la frontera. «Para no llamar la atención». Cuando entraron en la recepción del hotel tenían en los ojos una mirada de hambre que hubiera espantado a cualquier bestia salvaje.

El público del hotel estaba formado en su mayoría por parejas mayores. El sitio era muy tranquilo y agradable. Y estar cubierto de agua caliente con burbujas aun más. Se sentían de alguna extraña manera, seguros. Tontearon pasándose a Marimanta y rieron cuando el móvil se le escurrió a Luca y ella imitó el sonido de estar tragando agua. Estaban agotados, les dolía todo, pero también estaban relajados y no querían irse a la habitación.

– Marimanta: fue una buena idea coger una triple – Isabella seguía dirigiéndose a ella con el ritmo de quien da órdenes a un teléfono, ironizando con su naturaleza electrónica.
– Sí, ¿cómo sabías que éramos pareja? – preguntó Luca.
– Patrones de gasto, track de viajes… como comportamiento estadístico es un tanto obvio.
– En cualquier caso estuvo bien pensar que eso podía llamar la atención -dijo Isabella- un detalle de tu parte.
– Si, porque si quitas ese pequeño detalle no hay nadie que llame menos la atención que nosotros, con poltergeist portátil incluido -bromeó Luca y todos rieron.
– Un grupo de amigos normal
– Una familia normal
– Una familia disfuncional normal
– Como cualquier otra…

A base de bromas estaban digiriendo la situación, la extraña naturaleza de su propia comunidad, la sensación de que viajar
no les había servido para olvidar la ajenidad respecto al medio sino que, a las finales, la había exacerbado.

– Bueno, ¿y cuál es el plan? -preguntó Luca
– Mañana trabajaremos un rato en el cuarto Costa y yo. La idea es hacer llegar, sin que nos cacen los sistemas de vigilancia, los documentos sobre la financiación kaz a activistas de las ciudades y líderes de las zonas libres.
– Pero tendrán los mails y todo lo demás intervenido, ya sabes, un email es como una postal en estos días.
– Siempre lo fue -terció Costa
– No os preocupéis, he mandado seguidores míos a colocarse al lado de la gente que nos interesa. Recibirán los papeles, los descifrarán y se los entregarán en vivo.
– ¿Y funcionará? -preguntó Isabella
– Hace mucho que no fallo eligiendo a gente. Cuando era pequeña, lo primero que tuve que aprender fue a contactar solo a gente que pudiera ayudarme, que no me tuviera miedo ni pensara en como usarme o como destruirme, o las dos cosas a la vez. Les llaman algoritmos evolutivos, pero deberían llamarles algoritmos Darwin, porque aunque hayas conseguido bajar el porcentaje de error, basta equivocarte una vez para verte en un lío… y eso es peligroso para tu especie cuando eres un oráculo y tienes a medio cuerpo de «Seguridad Lógica» buscando tus bases por la red para borrarlas.
– No me refiero a eso, Marimanta. No es un problema técnico, no es un problema de selección de contactos. Es si va a funcionar, si nos dejarán en paz una vez esté todo publicado o si querrán vengarse o vete tu a saber…
– Ah! No te preocupes, los kaz no podrán sobrevivir a algo así. No hay kaz conocido publicamente que no esté recibiendo dinero no declarado de las mafias y las grandes empresas. Y no es de una vez, no es que cobren a cambio de algo, que hayan tomado una decisión errónea, que se les haya colado un corrupto. Es regular, es un modo de vida, es la naturaleza misma de su organización. Están a sueldo de los malos, de los mismos a los que dicen contener en nombre de «las personas». Cuando la gente lo vea, cuando no puedan negarlo, esto se caerá.
– Marimanta, ¿tienes en tu memoria algo de historia contemporánea de la República en Italia o en España? -apuntó Luca.
– En mi memoria no, en la red todo.
– ¿Y no leíste de Berlusconi?
– Sí, y acabó cayendo, y antes el régimen entero de la postguerra cayó, la Democracia Cristiana cayó. El escándalo Tangentópoli. Las cosas cambian así.
– No sé, tal vez no cambiaron tanto o tal vez la gente no reaccione siempre igual. A lo mejor les parece que está todo bien y prefieren cerrar los ojos. A lo mejor simplemente les gusta esa hipocresía, porque así pueden jugar a santos mientras nos persiguen. No sé… -apuntó Luca que era el único que leía habitualmente los periódicos.
– Tened confianza. Es verdad que otras veces no cambiaron tanto las cosas. Pero ahora será distinto. Este escándalo será un tsunami, la gente ni se imagina algo tan grande. Ya veréis. Tendrá que abrirse un nuevo periodo constituyente, los kaz van a desaparecer como desapareció en su momento la DC.
– Pero Marimanta, la DC era un partido, los kaz son un sistema, un movimiento, con muchos partidos distintos, listas, tendencias, grupos industriales, cooperativas… es mucho más complejo.
– ¡No seas derrotista Luca! -terció Isabella a quien la imagen de todo lo que le disgustaba descomponiéndose le producía una especie de calor por dentro.
– Va a ser increíble -apuntaló Costa- Los kaz no son tantos, serán un uno o un dos por ciento de toda la población. Sus amigos ricos aun menos. No podrán resistir la presión de la gran mayoría de la gente.
– El sistema entero va a caer. Tan pronto como salgan las revelaciones en sitios importantes, convocaré manifestaciones en todas las ciudades. Tengo perfiles trabajando en foros y en redes desde hace casi un año solo para preparar ese momento. Las Zonas Libres se declararán en desobediencia. La crisis va a ser tal que van a tener que hacer una nueva Constitución. Va a ser una revolución.

«Cómo perdimos el mundo ~ 18» recibió 0 desde que se publicó el Martes 6 de Agosto de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.