LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Compañeros en Red

Fin de semana de curso de Análisis de Redes Sociales, intenso, con pocas horas de sueño, buena compañía, risas y ganas de más. Muy bueno el curso, los alumnos y el profe. Ahora toca leer mucho, practicar y seguir escribiendo, que sienta tan bien, y batallando, que hace mucha falta y hay mucho por hacer. Domingo soleado de sueño, sushi, confusión y cierta tristeza por la impaciencia de seguir, de saber más y por los compañeros que vuelven a casa. Debería irme acostumbrando a esta falta de sueño porque hay mucha tarea.
Tetsuo agridulce, nos sumerge en una historia de sabores y texturas, de una maravillosa falla que se abre en un cuerpo con doloroso sabor a canela, del alma que rompe a hervir al sumergir una guindilla.
Hoy cedo la palabra a otra pluma de la Red, un gran periodista (aunque aún no ejerza) y un gran compañero que también quiere cambiar el mundo, y cuyo blog, nostrared se encuentra por ahora cerrado por obras de rehabilitación de los interiores de espejo de este nodo lleno de pasión y terremotos. Mientras termina de apuntalar, le he pedido permiso para publicar un adelanto de sus sueños resultado de escurrir como una tela mojada sus entrañas en papel o en pantalla. Aquí teneís a David Plaza:

El día espesa, a medida que despertó fue cubriéndose de una neblina
narcotizada por el silencio de las calles. La ciudad espera a que el
mosaico de sonidos en tono de protesta vuelva a dominar lo cotidiano.
Pero eso vendrá después.
Hoy.
Las noticias fluyen en remanso, también descansan sin ellas darse
cuenta de que son perecederas. Huele a verso, a estrofa impregnada de
una lluvia anunciadora en la que podremos retozar nuestros cuerpos,
lavarlos de dolor y purificarlos con el aura de gota tras gota que
roza la piel, deslizándose lenta y sinuosamente por las curvas de
nuestras anatomías, dibujando un universo pleno y desconocido. Cada
cuerpo es distinto, cada gota un viaje nunca emprendido, puede que la
vida sea en clave metafórica un frondoso altiplano plagado de
cárcavas, cuyas torrenteras se solazan en espiral queriendo volver.
Adónde. A las aguas cristalinas, multicolores capa a capa, que nos
regresen a todos al más acá de lo idóneo.
Semana Santa.
En clave profética, reacciono. Y escribo a la vida que pocos saben
explicar y menos poner en marcha. A la senda de caminos entreverados
de halos de esperanza. Cambiar. Eso quiero hacer. Quiero que ocurra,
recurramos a los vasos comunicantes de las historias. Acaban aquí,
comienzan allí. Juguemos a que nuestro testigo queda en esa otra
esquina, en donde otros pueden recoger el paraíso, de lo bello, de lo
justo, de lo arquetípicamente equilibrado. Quizás todo ello lo
encontremos en el techo, no en el suelo. Posiblemente la tela de
araña, sin trampa, haya que tejerla de arriba a abajo: ¿artificio?,
puede, pero así es como vemos lo que envuelve. Quién no ha sido
persuadido alguna vez por el envoltorio con que nos ofrecían una cosa,
haciendo que lo de dentro fuese mejor de lo que era.
Seducción
Las nuevas tecnologías son efectivas, a veces efectistas. Creo que son
más lo primero que lo segundo, al menos en mí, pues la válvula que una

vez abierta airea mis deseos es la ilustración de los sentimientos a
través de las palabras. ¿Hemos perdido poder de seducción? No. Le
hemos añadido rasgos que caracterizan aún más en concreto a esa ninfa,
unas veces noctámbula otras diurna, unas vestida otras desnuda, unas
hundida otras enhiesta. Al poder enlazar pensamientos con imágenes
abrimos camino a la creatividad, sorpresiva. Nuestra mente progresa
gracias a la seducción que efectuamos sobre las cosas, animales o
cosas. Conocemos mejor las percepciones de los demás gracias a nuestro
poder de comunicación multimedia. Sin embargo pienso que la seducción
no vale sólo para amar. Falta la gran dosis de ternura, de fragilidad
y de sensibilidad, y no apariencia sensible. La mejor arma es amar
entendiendo, seduciendo y creando. Las tres cosas al unísono. Melodía
que circunda allende en nuestras cavernas espirituales y a la que
tenemos que llevar en la punta de nuestro bolsillo para reproducirla
en el momento en que sea preciso. Cuando veo, escucho o leo a los que
predican con el amor, unilateral, sin entender lo demás y menos aún
sin desear que ese “amor” sea comunicado por quienes les escuchan
comprendo que lo mejor es emplearse a fondo con la misma medicina de
ellas, pero con el efecto balsámico de lo multilateral y colectivo.
Mi cuerpo no alcanza a establecer ahora un paréntesis en cuyo interior
queden justificados con hechos las palabras, creo no tener estrategia
alguna porque avanzo a pedales. Siento, luego avanzo más y escribo y
sueño y deseo soñar cada día cosas nuevas, y lucho por deleitarme con
lo que tengo y con lo que llevo. Y entre todo esto vivo. En muchos
momentos de mala manera, mas los instantes vividos con fulgor,
regulgen con vitalidad de cambiar el mundo, de compartir los deseos y
añadirlos todos en una misma cosa para tomar impulso con ganas de
romper el molde preestablecido. Quitarse el corsé que nos oprime,
viajar a ninguna parte y vivir abrazado a la libertad, unas veces
tangente del ocaso otras asíntota del amor.
El día sigue espeso, mi mente clarea por encontrar un atardecer digno
de sueño. Entre el gris bizarro y el blanco nacarado soplan vientos
acompasados. Melodías de pocos gramos, con mucha poesía que también
pueden llevarse en la punta de un bolsillo.
David Plaza

«Compañeros en Red» recibió 0 desde que se publicó el Domingo 27 de Marzo de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.