LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Cotufas o palomitas?

Las mejores amigas de una buena sesión de cine tienen una apasionante historia con episodios que van desde momentos dramáticos como la burbuja cotufera a épocas de gran expansión con la creación de la maquina de palomitas y siempre acompañadas de ávidos vendedores armados con el sonoro espectáculo durante su preparación y su irresistible olor.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

popcorn611En realidad, ¡ambas! La respuesta a la pregunta que da título a este post forma parte de una interesante y larga lista de nombres que refleja la expansión del español por el mundo. En esta lista podemos encontrar el nombre cotufas, utilizado en Venezuela por herencia de los inmigrantes canarios, y también su denominación como palomitas, nombre ampliamente utilizado a lo largo de la geografía de la península ibérica en convivencia con opciones locales como pajaretas en Aragón, y tostones en las provincias de Almería, Murcia y Alicante.

Pero más allá del nombre que usemos para referirnos a ellas, las mejores amigas de una buena sesión de cine – y hasta de la peor película de drama y descomposición etiquetada como romántica – tienen una apasionante historia con episodios que van desde momentos dramáticos como la burbuja cotufera, a épocas de gran expansión con la creación de la maquina de palomitas, siempre acompañadas de ávidos vendedores armados con el sonoro espectáculo durante su preparación y su irresistible aroma.

Aunque cueste creerlo, la entrada de las palomitas al cine no fue un amor a primera vista. De hecho, la relación inicial fue bastante turbulenta, porque las palomitas muy posiblemente fueron las primeras golosinas clandestinas de las salas de cine.

Las palomitas llegaron al cine entre los años 1929 y 1933, la época de la Gran Depresión en Estados Unidos. Para entonces el cine ya había ganado una amplia clientela, y dentro de la mala situación económica, representaba una opción de diversión barata. Pero las palomitas no sólo eran un producto accesible para los compradores, sino que eran una excelente inversión para los vendedores. Los carritos de palomitas eran baratos, de fáciles de transportar, y la materia prima era igualmente accesible.

Pronto las calles alrededor de los cines se convirtieron en un ferviente y bullicioso mercado, en los que abundaban habilidosos contrabandistas de palomitas hacia el interior de las salas de cine, ya que los propietarios de las salas aún se resistían a la llegada de las palomitas. Una resistencia que no duró mucho; al final ellos también sucumbieron al aroma de las palomitas, pero la decisión final se basó en la evaluación de la oportunidad de negocio. Así las palomitas dieron forma a los cines de hoy.

«¿Cotufas o palomitas?» recibió 5 desde que se publicó el Sábado 15 de Marzo de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Manuel Ortega.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.