LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Crecer es morir un poco

Primero fueron los grandes portales, luego los grandes periódicos. La Historia de la web es la historia de las dificultades y caída de los grandes creadores de contenidos generalistas. Una historia paralela al crecimiento geométrico de “la enredadera hipertextual”, una ya inmensa maraña de pequeñas comunidades identitarias, bitácoras y páginas personales. Aparentemente en el mundo de los contenidos para Internet pez chico come al grande. ¿Por qué?. Como en casi todo movimiento de fondo, existe una base económica profunda.

No quiero tener más visitas, aseguraba frente a un público de sorprendidos estudiantes de periodismo en Valencia David Rojo, director de Periodista Digital; para nosotros más visitas supone más costes, porque pagamos un extra por cada Giga de transferencia y no más ingresos. Difícilmente podría resumirse mejor el drama de los proveedores de contenidos generalistas para la web. Se debatía la gratuidad de los contenidos periodísticos en la web.

Como han demostrado los periódicos gratuitos, aseguraba Juan Candela, director de Las Provincias Digital, la gratuidad para el usuario no imposibilita que un periódico sea viable si existe negocio publicitario suficiente. Es decir, siempre hay un precio… que puede pagar en dinero el lector o el anunciante.

La estructura de costes de la información web

En un mercado competitivo, y no viene al caso explicar aquí por qué, el precio tiende a igualarse con el coste marginal. En el mundo de la información sobre papel, el coste marginal es el coste que tendría hacer una tirada con un ejemplar más. En la web sería el coste extra que generaría el último visitante a los propietarios del sitio. Básicamente: ¿cuanto de más nos cobrarían nuestros proveedores de hosting por el flujo generado por un visitante típico más?.

Comparando papel y web nos damos cuenta rápidamente de que hay una diferencia notable. En el papel cada lector genera un coste extra en papel, tinta y comercialización que por pequeño que sea siempre será positivo. Sin embargo en la web sólo pagamos un extra por cada Giga extra de transferencia mantenido en el tiempo. Y con un Giga se abastece una media de entre tres y cuatro mil lectores diarios para unas páginas como las de las Indias. Es decir, de entrada y en general si tenemos menos de 4000 lectores diarios aproximadamente, el coste generado por un lector extra es cero. Pero que una vez pasado el Giga, el primer lector del nuevo paquete tendrá un coste marginal muy alto pues nos obligaría a pagar un nuevo ancho de banda, mayor, de transferencia. ¿Qué pasa con el lector 4001? ¿Y del 4001 al 8000? Pues que no tenemos que hacer ningún gasto extra para permitirles acceder a la info publicada, el coste marginal de todos ellos sería cero. En el siguiente gráfico podemos ver como sería la relación entre coste marginal y lectores en cada caso:

comparativa de costes marginales entre papel y web

La clave: la velocidad de crecimiento

Mientras en el caso del papel tenemos una suave curva descendente, en el de la web tenemos una función discontinua, una nube de puntos aislados que genera dos ligas separadas: para aquellos que crecen mucho y rápido, siguiendo el ritmo general de Internet, no habrá diferencias con el papel. Sentirán los puntos muy próximos unos de otros, sentirán la función de costes marginales prácticamente como un continuo. Para ellos su equilibrio estará siempre en un precio positivo. En cambio para los que se mantengan estables o crezcan lentamente su precio de equilibrio será cero y se sentirán muy cómodos ofreciendo la información gratuitamente aunque de año en año, se lleven un pequeño susto y tengan que pagar un extra a su proveedor.

Enredadera come a árbol

En realidad estamos ante una de las claves, la económica, de por qué en el viejo conflicto entre el árbol y la enredadera, la descentralización de las pequeñas comunidades identitarias tiene las de ganar frente a los viejos modelos informativos venidos desde el papel y los grandes grupos empresariales. Se trata en realidad de dos modelos de crecimiento distintos, uno adaptado al medio y el otro no.

La enredadera hipertextual se beneficia del crecimiento general de Internet descentralizadamente. Crece de modo significativo el número de blogs, de pequeñas comunidades identitarias, de páginas personales… más que lo que crece el tráfico cada una de las previamente existentes. De este modo, para cada una de ellas el crecimiento es lo suficientemente lento como para que el coste marginal se perciba como nulo y por tanto se entienda que la información puede ser ofrecida gratuitamente. En cambio los modelos generalistas (portales, periódicos venidos del papel, ) buscan asumir centralizadamente el crecimiento general de la red, “copar” visitas, “liderar audiencias”… y en consecuencia se enfrentarán a una curva de costes marginales similar a la de los periódicos de papel, su precio competitivo será siempre positivo. Por eso siempre sentirán que se ha de cobrar por los contenidos o que el mercado publicitario no llega para soportar Internet. Simplemente al perseguir un modelo informacional de árbol, contra natura del medio, siempre se van a encontrar en desventaja frente a esa enredadera de pequeñas comunidades identitarias que crece por partitogénesis, generando nuevas comunidades e identidades.

Conclusiones

Pero la estructura de costes de la web, que es consecuencia de su propia naturaleza reticular, no sólo castiga los “modelos árbol” como la prensa generalista o los portales. En general cuanto más pesados sean los contenidos de los sitios, cuanto más audivisuales y alejados de la austera pulcritud de los estándares del W3C, menos usuarios tendrá que ganar un sitio para generar un giga extra de tráfico y más parecida será la curva de costes marginales a la del papel. Es decir, detras de la WWW en la que creemos no sólo hay un modelo social, también hay una racionalidad económica. En el futuro ecosistema de la web seguramente se consoliden los GoogleServicios y seguramente se mantengan árboles más o menos grandes, pero el gran espacio social seguirá protagonizado por una creciente y enmarañada enredadera civil empeñada en sorprender a los poderosos y enfrentar el nuevo mundo desde una nueva lógica.

«Crecer es morir un poco» recibió 0 desde que se publicó el jueves 29 de abril de 2004 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.