LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Crisis de civilización?

El concepto de “crisis de civilización” trasciende la idea de crisis económica e incluso ecológica y tiene mucho más vuelo y recorrido que el de crisis política. ¿Vivimos en una? ¿Desde cuándo?

Ayer Nat en la Bitácora de las Indias inauguró una idea y un concepto especialmente interesante:

La filé es en este momento tanto más importante porque nace en el marco de lo que G. Munís llamaba una “crisis de civilización” que trasciende en mucho la actual crisis económica. Una crisis de civilización se fundamenta precisamente en la quiebra del sistema de incentivos que mueve a una sociedad. Incentivos que no son otra cosa que “el por qué del cómo” de la actividad económica.

Retoma un tema que aparecía en el eje de argumentación de Como una enredadera y no como un árbol desde el primer capítulo:

¿Cómo podía haber llegado a pasar? ¿Cómo quince años antes de caer el muro de Berlín pudo escapársele al sistema burocratico científico más paranoide de la Historia algo tan importante como la posibilidad del cifrado asimétrico seguro? ¿Cómo pudieron colárseles unos cuantos hippies y desmontar el poder de las hasta entonces todopoderosas agencias? ¿Cómo se le escapó a laIBM?. Lo que había pasado, era sólo un anuncio del mundo por venir. La respuesta es sencilla: la lógica del sistema de incentivos. Como diría cualquier economista, simplemente los incentivos que el viejo sistema cerrado podía producir no se alineaban con los nuevos objetivos a conseguir.

Es el sistema de incentivos el que genera la forma de organización, pero los incentivos son a su vez un producto del tipo de motivaciones y deseos dominante en un entorno social dado. Como escribe Linus Thorbalds en el prólogo a La ética del hacker de Pekka Himanen:

La razón por la que los hackers de Linux hacen algo es que lo encuentran muy interesante y les gusta compartir eso tan interesante con los demás. De repente, se obtiene entretenimiento del hecho de estar haciendo algo interesante, a la vez que se alcanza una repercusión social. Se logra así este efecto de la red Linux, donde hay multitud de hackers que trabajan juntos porque disfrutan con lo que hacen. Los hackers creen que no hay un estadio de motivación superior a éste. Y es esa creencia lo que ejerce un poderoso efecto en un dominio que va mucho más allá de Linux

Estamos en un momento en el que el homo economicus hace aguas como modelo explicativo del comportamiento humano como asegura Juan Urrutia en El capitalismo que viene:

El homo posteconomicus se hace psicológicamente más denso, racionalmente más complejo y socialmente menos individualista, que su antecesor

En otras palabras, la racionalidad en la que estaba basada el sistema de incentivos y en la que se basó el sistema liberal, la Teoría económica clásica y neoclásica y la idea misma de gobierno (como relata Foucault en Seguridad, territorio y población y El nacimiento de la Biopolítica) ya no es funcional para una parte relevante y creciente de la población.

Esta es la idea subyacente bajo la etiqueta “Crisis de civilización”. El desarrollo de las formas de producir y socializar ha modificado lentamente, en estratos cada vez más mayores, la racionalidad que puede ser supuesta a las personas.

El valor se genera en otros lugares, tanto para el sistema económico (que ha pasado de concentrar el valor en los objetos a concentrarlo en inmateriales como el diseño o la técnica) como para las personas (nunca hubo tal porcentaje de la Humanidad fuera de la pobreza como en los últimos cincuenta años). Y los deseos y motivaciones cambian… pero no ha cambiado -más que en experiencias concretas como Linux o la filé- el sistema social y económico de incentivos y por tanto las formas de organización.

Seguramente esto podría conectarse con la crisis y las paradojas del estado postmoderno, que cada día muestra más claramente su incapacidad para enfrentar la transnacionalización de los conflictos sin minar su propia posición frente a los nuevos agentes no definidos territorialmente. Sin embargo, como en todo salto de lo micro a lo macro sería complejo y correoso aunque se compartieran ambos diagnósticos. Por eso también la filé es sugestiva, porque plantea si no una solución, elementos nuevos desde los que construir una alternativa teórica y práctica desde la que enfrentar ambas crisis: la del sistema de incentivos y la derivada de la transnacionalización.

Crisis económica, ecológica y política (entendida como la crisis de lo internacional por un lado y de la capacidad cohesiva del estado nacional, por otro) aparecen, desde la mirada de la filé como parte de una misma lógica. Y es a esa lógica a la que en realidad todos nos referimos cuando hablamos de civilización.

«¿Crisis de civilización?» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 25 de Noviembre de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.