LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

Cuando lo económico es la excusa para renunirnos

Los más de 20.000 asociados de la Central de Servicios Sociales del Estado de Lara (CECOSESOLA) en Venezuela, coordinan sus actividades a través de una serie de reuniones abiertas y la conformación espontánea de equipos de trabajo ad-hoc en la que la figura jefe/subordinado brilla por su ausencia. Su única instancia organizativa formal es un conjunto flexible y cambiante de reuniones abiertas que son en realidad espacios de encuentro que no obedecen a un diseño previo, y que se crean o desaparecen según las necesidades del momento.

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

cecosesola40aniosLa avalancha de malas noticias sobre la situación económica y política de Venezuela que ha predominado durante los últimos años es agobiante y hasta deprimente. Por eso, el caso de CECOSESOLA (Central de Servicios Sociales del Estado de Lara), sorprendentemente (¿o previsiblemente?) ignorado por los medios, es una bocanada de aire fresco, un alegre recordatorio de que cuando la gente se decide a asumir la responsabilidad de vivir una vida interesante y a cooperar para lograrlo, no hay nada que las detenga: ni siquiera cuando la descomposición social y económica del entorno llega a niveles críticos.

Medio siglo de cooperativismo hecho en Venezuela

feriacecosesolaCECOSESOLA es una red comunidades dedicadas a la producción cooperativa que abarca cinco estados del centroccidente de Venezuela. La mayor parte de sus operaciones se concentra en el estado Lara, en cuya capital, la ciudad de Barquisimeto (en la que viven más de un millón de habitantes), CECOSESOLA organiza ferias populares todas las semanas a través de las cuales se comercializa un tercio del total de alimentos frescos de la ciudad, en su mayoría producidos localmente por pequeños productores – toda una proeza en un país que hoy en día importa la gran mayoría de sus alimentos. Los 31 espacios de venta distribuidos en los estados Lara, Trujillo, Barinas y Yaracuy movilizan entre todos 600 toneladas de fruta y hortalizas cada semana, con ventas anuales que superan los 100 millones de dólares. Y todo a precios que a pesar de no contar con ningún subsidio, suelen ser inferiores a los de la red estatal de abastos PDVAL.

La historia de la red se remonta a la década de los años 60, cuando surgió la necesidad de crear un servicio funerario para las diez cooperativas que operaban en Barquisimeto por aquel entonces, creadas tiempo atrás por sacerdotes jesuitas vinculados al Centro Gumilla. Hoy en día, además de la distribución de alimentos y los servicios funerarios (de hecho, la funeraria operada por CECOSESOLA es la más grande de la región), la red ha expandido sus actividades a través de 50 organizaciones comunitarias que se dedican a una amplia variedad de actividades: producción agrícola y agroindustrial a pequeña escala, artículos para el hogar, servicios de ahorro y préstamo, y un centro de salud integral que implicó una inversión de tres millones de dólares y atiende, además de a los asociados, a miles de barquisimetanos todos los años a precios solidarios.

Lo que no nos mata nos fortalece

centrosaludPero fue a mediados de la década de los 70 cuando CECOSESOLA sufrió un profundo proceso de transformación en su cultura y estructura organizativa. Y ese cambio se dio a raíz de una experiencia que los llevó al borde del colapso financiero.

Durante esos años, el gobierno puso en marcha un programa con la intención de organizar cooperativamente el sistema de transporte público urbano, y CECOSESOLA abrazó la iniciativa tomando un préstamo estatal para comprar 127 autobuses.

Pero casi inmediatamente la mentalidad imperante en un sector administrado por el estado empezó a contaminar la gestión del negocio. Una buena parte de los trabajadores de la cooperativa se dejó seducir por autoridades municipales corruptas, y cooperaron con éstas y con empresarios del sector en una operación de saqueo que derivó en la incautación forzosa de los autobuses para luego desmantelarlos.

Esa crisis los llevó, por un lado, a la idea de entrar en el negocio de la comercialización de alimentos: le quitaron los asientos a algunos de los autobuses que lograron recuperar, los llenaron de verduras y empezaron a vender en los barrios lo que compraban en el mercado mayorista, a las asociaciones de productores y a la única cooperativa agrícola que existía en la región, La Alianza. El éxito de la iniciativa fue lo que les permitió pagar las deudas que habían contraído con el estado para comprar los autobuses.

Pero sobre todo, el desastroso episodio les dejó claro que la raíz del problema había estado en su estructura organizativa, que para aquel entonces seguía siendo tan jerárquica como la de cualquier empresa tradicional y por lo tanto susceptible de ser explotada por actores internos o externos que se aprovechasen del espíritu cooperativo del resto de los miembros.

A partir de entonces empezaron a ensayar gradualmente una serie de cambios organizativos hasta alcanzar una estructura casi perfectamente horizontal que hoy en día se caracteriza por varios elementos interesantes.

Orden espontáneo

reunionesabiertasLos más de 20.000 asociados de CECOSESOLA coordinan sus actividades a través de una serie de reuniones abiertas y la conformación espontánea de equipos de trabajo ad-hoc en el que la figura jefe/subordinado brilla por su ausencia. La definen como «una organización en movimiento, cuya única instancia organizativa formal es un conjunto flexible y cambiante de reuniones abiertas que son en realidad espacios de encuentro que no obedecen a un diseño previo, que se crean o desaparecen según las necesidades del momento».

Compensación equitativa y rotación de los cargos

feriacar 0021.300 de los 20.000 asociados de CECOSESOLA son asociados-trabajadores que cobran el mismo «anticipo» semanal, que viene a ser un adelanto de un bono que se cobra a fin de año. En realidad sí existen algunas diferencias entre los anticipos de los asociados, sobre todo cuando se trata de personas con mayores necesidades de consumo como los padres que sirven de sustento a sus familias.

Por otro lado, prácticamente todos los cargos de las cooperativas que conforman la red son rotativos, lo cual no solo refuerza el sentido de equidad de cara a la realización de las tareas haciendo que todos los miembros, independientemente de sus cualificaciones, realicen actividades de limpieza y otras que en principio requerirían de personal menos cualificado, sino que también celebra y refuerza la pluriespecialización como uno de los valores fundamentales de la comunidad. Si bien los cargos más intensivos en conocimiento y que requieren la realización de tareas más complejas rotan con menos frecuencia, todos los miembros pasan por prácticamente todos los cargos de la organización a lo largo de sus vidas. Algunos miembros aprenden a escribir desempeñándose en cargos de oficina, y hasta los médicos del centro de salud llegan a trabajar en algún momento como cajeros en las ferias de alimentos.

Responsabilidad individual como fundamento de la cooperación

El concepto de responsabilidad está muy presente en el vocabulario de los miembros de CECOSESOLA. Como es de esperarse, cuando la gente deja de lado la noción de la autoridad y entiende lo fructífero que es trabajar en libertad, la responsabilidad se asume e internaliza con toda naturalidad. No solo se entiende que el éxito a largo plazo va a depender única y exclusivamente del esmero de cada uno de los miembros, sino que además se celebra la crítica constructiva como herramienta para mejorar el desempeño y, desde un punto de vista pragmático y del día a día, los miembros asumen las pérdidas financieras ocasionadas por los errores tanto como disfrutan del fruto financiero de los éxitos: si hay faltantes de caja en los puntos de venta de las ferias las asume el cajero, si hay pérdidas de mercadería las asume el equipo responsable rubro, etc.

El consenso como principio rector

Otro cambio organizativo importante que se implementó gradualmente a partir de la crisis de los autobuses de los años 70 y que complementó naturalmente a la horizontalización de la organización, fue la superación del electoralismo como mecanismo de decisión colectiva y su reemplazo por la búsqueda del consenso.

Hoy en día los miembros dedican aproximadamente 25% de su tiempo a reunirse para debatir y alcanzar consensos sobre la gestión. Por ejemplo, el diseño del edificio del centro de salud integral supuso tres años de debates, y las ferias de alimentos se realizan solo tres días a la semana para poder dedicar el resto de la semana a deliberar sobre todo lo que implican.

Pero más allá de asegurar que la gestión, los productos y los servicios estén en línea con los valores de la comunidad y con la calidad deseada, lo más interesante es que las reuniones son vistas por los miembros como un fin en sí mismo: más que reuniones, son conversaciones abiertas que además de servir de base para la planificación de la gestión, sirven también para compartir comidas, vivencias, y fortalecer los lazos fraternales que al final de cuentas son lo que alimenta la calidad de vida de los miembros.

O como lo explica uno de los miembros fundadores con sus propias palabras, las reuniones no están supeditadas a la gestión económica, sino más bien al contrario: «lo económico es la excusa que tenemos para reunirnos».

«Cuando lo económico es la excusa para renunirnos» recibió 1 desde que se publicó el Viernes 19 de Septiembre de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Alan Furth.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias