LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cuatro crónicas de la Revolucion Rusa para leer en verano

Cuatro libros para disfrutar y sumergirse en la mayor aventura colectiva del siglo XX.

El proceso que llamamos «Revolución Rusa» se produce de febrero a octubre de 1917 según el calendario que usaban sus protagonistas. De marzo a noviembre según el usado hoy. Pero eso vino después porque, como escribió Trotsky al principio de su Historia de la revolución, «antes de derrocar el calendario bizantino, la revolución hubo de derrocar las instituciones que a él se aferraban». No fue ni un golpe de estado bolchevique -fueron a la zaga de los acontecimientos o se retrajeron en el desánimo en más de una ocasión- ni una demostración de una mágica sabiduría de los trabajadores. Fue un proceso con idas y venidas, momentos críticos y presiones tremendas, unido por la magia de la auto-organización masiva de la sociedad, la discusión pública de todo en todo momento y la sensación, compartida por centenares de miles de personas, de que todo era súbitamente posible.

Es precisamente esa idea de posibilidad la que la literatura conservadora, en especial desde los noventa, ha intentado refutar recuperando el relato golpista que había inaugurado Curzio Malaparte en los años 20. Sin embargo, es lo primero que se desvanece cuando leemos cualquiera de las crónicas de los protagonistas y testigos del momento.

John Reed, el clásico flojito

Tradicionalmente el libro introductorio ha sido «10 días que estremecieron al mundo» de John Reed. En realidad es un acercamiento al ambiente de la revolución más que a la revolución en sí misma. Su planteamiento y estructura sirvió de base al modelo que nos han repetido hasta la saciedad en las películas «progres» de Hollywood que quisieron ser críticas con la política imperial americana en Indonesia, Chile o Nicaragua: un periodista americano, solo, se sumerge en un ambiente que no comprende y que intentará ir descifrando a través del contacto con la gente que encuentra para acabar descubriendo que los presuntos revoltosos son un verdadero tesoro de esperanza… a lo que al pasar al cine hay que añadir una bella revolucionaria con problemitas de autonomía personal y el inevitable enamoramiento del protagonista. Queda claro siempre, que el verdadero protagonista de la revolución es el periodista y que es su mirada, limpia y prístina, la que quedará de rescatable en el futuro por nuevas generaciones de inmaculados e individualistas testigos bienintencionados. No en vano «10 días que estremecieron al mundo» sirvió de base, en 1981, plena guerra fría, para una superproducción nominada a 12 oscars y con un elenco de lujo: Warren Beatty, Diane Keaton, Jack Nicholson y más.

El clásico canónico

La historia canónica de la revolución la escribirá Trotsky durante su exilio en Prinkipo, Turquía. Está disponible en mil formatos de forma gratuita en la web y de pago en libro electrónico y de papel. Es una disección paso a paso de la revolución tal como la recordaban sus protagonistas y contada de un modo que sin renunciar a la agudeza de los análisis del viejo dirigente socialista, recogía lo que hasta entonces, más de una década después, era el relato consensual… y no solo entre los bolcheviques. Tiene por tanto un valor histórico en sí mismo además de un indudable valor político y literario. Es una joya, vamos. Uno de esos libros que hay que leer al menos una vez en la vida.

Recomendación importante: leedlo con una conexión a Internet cerca para localizar los lugares, poner cara a los nombres y buscar alguno de los -pocos- contextos que el propio libro no de.

El brillante olvidado

En 1930, mientras Trotsky está acabando su Historia en el exilio, Victor Serge, que había pasado de hijo de exiliados en Bélgica a héroe anarquista francés y finalmente a revolucionario marxista ruso, llega deportado por Stalin a los Urales. Allí escribe su «Año I de la revolución rusa» (también en PDF gratuito).

Serge nos da una visión más amplia y al mismo tiempo más concisa que la de Trotsky dedicando un capítulo al marco histórico y otro, fundamental, a la revolución alemana y su derrota. El libro se cierra yendo más allá también en el tiempo, relatándonos las penurias del «comunismo de guerra» al que queda condenados tras la derrota alemana (y húngara).

El chico nuevo en el barrio

Ya sabéis que China Mieville es santo de nuestra devoción… crítica. Este año ha lanzado su propia historia de la revolución, «Octubre», ya traducida al español. Su idea es ser un libro de divulgación con un mensaje para nuevas generaciones.

No ese en nombre de la nostalgia que la extraña historia de la primera revolución socialista en la historia merece celebrarse. La norma de Octubre establece que las cosas cambiaron una vez, y que pueden hacerlo de nuevo

Todavía no hemos leído el libro, que al parecer asume tesis críticas con el relato canónico de Trotsky típicas de la peculiar y distintiva conversasión trostskista inglesa. Lo que es cierto es que cabe esperar un libro fresco y bien narrado, aunque seguramente merezca la pena leer antes al original (Trotsky) para entenderlo.

Nuestra recomendación

Nunca está de más leer buenos libros, pero si es vuestra primera aproximación a la revolución rusa, recomendaríamos comenzar por Serge y seguir por Trotsky. Y siempre, leer con Internet cerca para poner imágenes a los lugares y a las personas. La mayor aventura colectiva del siglo XX bien lo merece.

«Cuatro crónicas de la Revolucion Rusa para leer en verano» recibió 7 desde que se publicó el lunes 24 de julio de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Hasta el momento sólo leí el de John Reed (aunque hace mucho tiempo y ni lo recuerdo). Había una peli de ese libro, no?

  2. Aleix dice:

    Gracias por las recomendaciones! Hace dos veranos leí “el mito bolchevique” de Alexander Berkman y está bien como relata el paso del entusiasmo a la desilusión de los años immediatos a la revolución.
    Libros apuntados!

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.