LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Cumbre de Madrid: éxito histórico

La Cumbre de Madrid sobre terrorismo y democracia ha cerrado el año abierto con los atentados del 11M consagrando la aparición de las redes sociales espontáneas como los nuevos sujetos políticos propios de la sociedad red. Y a pesar del sorprendente silencio de los media españoles, la resolución principal de los 200 expertos mundiales comienza bendiciendo y marcando un camino: el del 13M.

El 9 de marzo, en plenario, las conclusiones de los grupos de trabajo formados por los 200 expertos mundiales en terrorismo y los líderes de la sociedad civil global comenzaban con un apoyo expreso a lo que representó el 13M. En palabras de Miguel Darcy:

Los grupos de trabajo han sido inspirados por la experiencia de Madrid [durante el 12-13M]. Esa experiencia, el modo en el que los españoles y especialmente la gente de esta ciudad respondió a los bombardeos fue ejemplar. Mostraban que es posible enfrentar el nuevo tipo de redes terroristas con nuevas formas de red social y movilizaciones civiles. Urgimos a la Agenda de Madrid a reconocer este legado y construir sobre sus bases.

En la elaboración de las conclusiones fue clave la influencia del relato del 13M, la Revolución naranja ucraniana, el Otpor serbio que llevó a la caida de Milosevic y la caída de Estrada en Filipinas a golpe de SMS’s. Se debatieron experiencias similares en Georgia y Kirgistán. El resultado: una nueva visión global de los agentes en conflicto, en la que la clave está en las redes sociales y los movimientos espontáneos generados a partir de ellas.

Fue esta nueva visión que partía de experiencias “estilo 13M” en todo el mundo la que generó el marco de las propuestas que Mary Kaldor, enunciaría en nombre de los grupos de trabajo de estudiosos y activistas de la Sociedad Civil animada por el principio de fortalecimiento del ciudadano individual:

Nuestras recomendaciones están basadas realmente en estas experiencias. Nuestra principal recomendación es el impulso de la formación de una red social ciudadana global de nuevo tipo (…) que vemos como un conjunto de redes solapadas local, regional y globalmente que harían un amplio uso de las comunicaciones a través de la web

Nuestra aportación: primeras reflexiones sobre el papel del estado en relación a las redes sociales

En este marco teórico en el que la multiplicación de referencias similares en todos los rincones del planeta evitaba la estulticia de las teorías conspiranoicas que hemos tenido que escuchar en España y aún en estos días, sobre el 13M, pudimos aportar y aprender a un nivel aún más profundo que el que la petición originaria del Club de Madrid nos pedía.

Cualquier consideración sobre los orígenes de la violencia organizada en la actualidad nos remite a la emergencia de distintos tipos de redes violentas ante la oportunidad generada por las zonas de sombra dejadas por el estado. Estudiando estas zonas, las redes que generan y la interacción de estas y el estado con las redes sociales ciudadanas, podemos llegar a lo que podríamos llamar unas directrices para la actuación del estado en la sociedad red.

Y es que no toda la violencia reticular y organizada es terrorismo de red. Esta es sólo una forma y ni siquiera la más común. Durante la cumbre propusimos la siguiente tabla como forma de aproximación y resumen de muchas de las experiencias que se estaban sumando a la discusión:

Zona dejada en Sombra por el estado Tipo de red generada Ejemplo
Seguridad física, comercial y ciudadana Mafias Comando vermelho (Rio de Janeiro)
Servicios sociales básicos, apoyo comunitario Paraestados reticulares sectarios Hamas (Palestina)
Identidad Terrorismo nihilista, yihadismo AlQaida en Marruecos o Europa

Esta caracterización básica ya nos permite establecer una diferencia básica con las redes sociales ciudadanas como las que vimos en España el 13M o las que nos relataban nuestros compañeros en Filipinas, Serbia, Ucrania, Georgia o Kirgistán. Las primeras, las que podríamos llamar redes de la violencia, hacen un uso de esta más o menos pretendidamente ideológico y surgen de la falta de provisión estatal de aquellos servicios básicos que justifican la existencia del propio estado en la sociedad red. En cambio las redes sociales ciudadanas surgen siempre en respuesta a arbitrariedades o extralimitaciones del poder político-económico establecido, sobre un planteamiento que podríamos llamar ético y se distinguen por no manifestarse como agentes políticos de forma permanente sino sólo en momentos de conflicto.

El sólo planteamiento nos permite adivinar que el panorama en el que las propuestas políticas para el nuevo tiempo se desenvuelven es un panorama aparentemente protagonizado por dos agentes “institucionalizantes”: el estado y las redes de la violencia. Las redes sociales ciudadanas aparecen en principio como contrapeso y disolvente de ambas. Mientras el eje principal tendería a la concentración y centralización del poder dentro de sus propias estructuras, las redes sociales ciudadanas tenderían a su distribución y equiparación. Representan por tanto, el camino para cualquier proyecto estatal que quisiera más profundidad democrática.

El modelo de proyecto político que surge de este análisis sería una democracia avanzada en la que el estado renunciaría al “encuadramiento” de la ciudadanía y a parcelas crecientes de representación facilitando la expresión y decisión directa de la ciudadanía. Un estado que se concentraría en garantizar la provisión más amplia posible de aquellos servicios considerados básicos para la cohesión social: seguridad física y jurídica, educación, salud y atención de situaciones de “debilidad” (retiro, enfermedad, etc…).

En el horizonte ya no se trata de una dicotomía entre igualdad y libertad, puesto que las únicas libertades que se han de ver en cuestión son aquellas que hacen a la determinación de la identidad básica colectiva desde un centro u otro de poder. Hablando en plata, un estado que quisiera reforzar las redes sociales y distribuir más poder entre sus ciudadanos, nunca aprobaría una Patriot Act como hizo EEUU, pero convertiría la educación básica y secundaria en un monopolio público universal, expulsando del “mercado educativo” que es lo mismo que decir de la posibilidad de generar identidades exclusivas a iglesias, credos y grupos particulares, negándose en cualquier caso a darles el más mínimo espacio dentro de los procesos educativos.

En el marco de una sociedad global en movimiento y mestizaje imparables, todo esto implica además una reconsideración clara de los conceptos de ciudadanía y residencia. La residencia debería volver a ser una situación temporal que partiera de la voluntad de una estancia limitada, mientras que la ciudadanía debería recuperar el protagonismo del contrato social, facilitándose el acceso a esta condición a cuantos acreditaran voluntad de permanencia y cumplimiento de los deberes cívicos universales.

Por otro lado, como remarcaban las conclusiones de los grupos de trabajo de la cumbre, el acceso a las herramientas tecnológicas no es neutral, sino algo básico para la consecución de una ciudadanía contemporánea efectiva. Como escribíamos hace ahora poco menos de un año, defendiendo las redes públicas de telecomunicaciones, es cada día más importante el concepto de :

derecho al acceso, porque no debemos confundir derechos con servicios ni ciudadanos con consumidores (…) La clave del cambio social generado no nace ni puede nacer de la extensión de una serie de servicios por las operadoras, sino de la garantía efectiva de los nuevos derechos ciudadanos de acceso. Es una cuestión política no de dimensión de mercado. La clave es asegurar una garantía efectiva a la participación económica, política y social de los ciudadanos en el nuevo territorio de las redes. Algo que sin infraestructuras universalmente extendidas y accesibles, sin banda ancha de verdad (no el ADSL español), es imposible.

Conclusiones

Ni la sociedad red en cuanto generadora de movimientos políticos de nuevo tipo como el del 13M, ni todo lo que supone en otras dimensiones (globalización económica, migraciones) pueden ser ya parados. La Cumbre de Madrid ha supuesto un gran paso no sólo ya al reconocerlo y reconocer que las reglas del juego han cambiado, sino al proponer toda una nueva línea de políticas. Políticas en las que podrán reconocerse muchos críticos de los procesos actuales: desde aquellos que abogan por el fin de la PAC y el bloqueo comercial del primer al Tercer Mundo a los que se oponen a las políticas de “fortaleza” antimigritorias, de los que abogan contra las restricciones estatales a los derechos civiles que se presentan bajo el manto del “antiterrorismo”, a los que defienden el refuerzo de la educación pública o el derecho universal al acceso.

La Cumbre de Madrid ha sido un éxito y un hito en el diagnóstico del nuevo mundo y en la caracterización de soluciones. Toca ahora materializar este legado en programas concretos, ponerse manos a la obra y comenzar a construir y batallar. Si los nostálgicos de la guerra fría podían llamarnos iluminados, no cabe duda de que ahora van a tenerlo más difícil, tendrían que hacerlo también con los exjefes de estado y de gobierno de las principales naciones democráticas del mundo y los 200 expertos a los que estos convocaron.

«Cumbre de Madrid: éxito histórico» recibió 0 desde que se publicó el domingo 20 de marzo de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.