LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De abrir tienda a levantar bazares

El comercio electrónico que era hasta ahora pensado desde la tienda o el gran almacén “amazónico”, empieza ahora a ser pensado desde la lógica de la creación de mercados autónomos basados en la confianza y la identidad. “Social commerce”, “darknet” o “bazar” son los nuevos conceptos en espera de desarrollos libres.

En estos días el mundo tecnológico anglosajón abraza y discute un nuevo concepto: el social commerce. La idea no es nueva en realidad. En 2004 Juan Urrutia señalaba ya que el futuro del sector comercial estaría:

en la organización en red de los miembros de cada estilo de vida para facilitarles el intercambio mutuo o la formación de negocios

Sin embargo, una de las cosas más importantes que hemos aprendido en este último lustro es que los estilos de vida no bastan como aglutinante, no generan confianza suficiente por si mismos. El social commerce para funcionar requiere convertirse en comercio comunitario. Estamos en el paso de las herramientas de construcción de comunidad a las herramientas de generación de mercados identitarios.

John Robb defiende vehementemente este tipo de software que él llama darknets y lo caracteriza de tres maneras:

  1. Debe ser capaz de automatizar las reglas sociales y económicas de cada comunidad o grupo de comunidades.
  2. Debe garantizar acceso igual y uso efectivo a todos los miembros, rápida integración a los nuevos y una cierta opacidad frente al mundo exterior.
  3. No debe situarse al margen, sino en paralelo y conjunción al sistema económico global, por ejemplo usando monedas reales y facilitando intercambios comerciales para no degenerar en una especie de juego de rol económico o en comunidad conversacional.

La demanda de este tipo de tejido social electrónico es evidente en sectores como el de las empresas democráticas y las cooperativas. Como escribe Versvs:

En esos momentos, es de suma importancia tener un sitio en el que buscar colaboradores dentro del ámbito de la Democracia económica, sin tener que recurrir a socios cuyo modelo empresarial no compartimos.

Y no es desde luego el único caso: desde las redes de pymes a las comunidades decrecionistas pasando por los grupos de desarrollo local, no faltan ejemplos de redes constituidas conversacionalmente que son conscientes de la potencia que les ofrecería articular mercados.

Y en la práctica eso sería…

En la práctica el comercio social lo que nos está demandando es desarrollar un paquete de software libre para articular mercados. No puede tratarse de un simple libro de caras con herramientas de guía comercial digital al estilo del ya fenecido tpresento.com. Como comentaba un bloguero:

Como ‘red social’ necesitarán facilitar y potenciar a los usuarios el ayudarse unos a otros en torno a sus propios problemas. Al fín y al cabo ¿Quién se junta con amigos o conocidos específicamente para charlar sobre fontaneros, cafeterías o floristerías?. Los propios empresarios supongo. Y para de contar.

Es esta lógica comunitaria la que nos da la clave de la descripción funcional de este nuevo tipo de programas:

  1. Precisa ser descentralizado y federativo para que los mercados puedan crecer por bloques instalando sus propios servidores en los nodos de la red: las distintas uniones de cooperativas en el caso del bazar de la democracia económica, las distintas comunidades sostenibles en el caso del bazar de pueblos ecológicos, los distintos grupos de empresarios en el bazar de los servicios de desarrollo software o edición…
  2. Debe estar centrado en articular ofertas y demandas, incluyendo para empezar una herramienta de petición de presupuestos e incorporando con el tiempo posibilidades como formar grupos de compra o intercambiar productos en distribución
  3. Debe incluir agregadores de feeds para que puedas ver qué escriben los miembros/empresas en sus blogs y alimentar el mismo proceso de construcción comunitaria conversacional
  4. Igualmente un sistema de noticias comunes a la red en su conjunto que aporte una agenda pública común, aunque sólo sea de concursos, ofertas externas, etc.
  5. Interesaría incorporar alertas de convocatorias y geoposicionamiento que sirvan a la coordinación rápida en red o sobre el territorio.
  6. Podría incluir un “contador de transacciones exitosas” o similar permita distinguir quién está usando la herramienta para dar buen servicio, pagar dentro de los plazos acordados, etc.
  7. Y eventualmente un sistema de pequeños créditos P2P (pongamos que con aportes de entre 100 y 3000 euros) que automatizara los contratos y el proceso de firma y facilitara la búsqueda de financiación distribuyendo riesgos dentro de la red.

Desde el punto de vista interfaz un software de este tipo se mostraría como una página única por usuario (ficha pública), una página de agregación distinta para mostrar a cada usuario al loguearse (agregando lo de las empresas que decidió seguir y las nuevas incorporaciones) y una portada única para no logueados con la agregación del total y la presentación del mercado.

Conclusiones

La crisis ha retraído el comercio tanto por la disminución del crédito como por la pérdida de confianza entre provedoores y clientes, sobre todo entre PYMEs. Reconstruir esa confianza básica previa al intercambio es fundamental para las redes de empresas y proyectos vinculados identitariamente de forma más o menos formal (desde agrupaciones empresariales a federaciones cooperativas o grupos de comercio justo).

Desarrollar las herramientas de software que protocolicen y faciliten el intercambio intercomunitario parece que puede impulsar un cambio en la tendencia y el empoderamiento del tejido de emprendedores artesanos. ¿A qué esperamos?

«De abrir tienda a levantar bazares» recibió 0 desde que se publicó el martes 1 de junio de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.