LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De Dona Beija a Arya Stark o culebrones para una vida interesante

Debe haber toneladas de tesis que intentan explicar por qué nos gustan los culebrones, qué es eso que tienen que nos engancha como una droga, y que produce tanto rechazo en sus detractores como pasión en sus fans. Una joya de los seriales brasileños de los 80, Dona Beija, que hoy sería denostada por promover la prostitución, unió durante años a familias de todo el mundo alrededor del fuego.

Iván, fotonovelaLa tele-novela, novela, culebrón o serial, es un género televisivo tradicionalmente denostado aunque muy rentable que desde su nacimiento ha ocupado un importante papel en la cultura popular. Su origen se remonta a las novelas decimonónicas pulp por entregas que evolucionaron a fotonovela primero y a radionovela después, para terminar alcanzando su máxima expresión con la masificación del televisor doméstico.

Desde el principio fueron dirigidas a mujeres no trabajadoras de todas las edades (en inglés se llaman soap-operas, ya que fueron mucho tiempo patrocinadas por las empresas de productos de limpieza), y sobre todo en Sudamérica alcanzaron en los 80 un formato estándar que consistía en una serie interminable de capítulos (de hecho, se sabía cuando comenzaba pero no cuando iba a terminar) de emisión diaria en los que se desarrollaba una dramática historia protagonizada por una joven hermosa (normalmente pobre) y un galán (normalmente rico) cuyo núcleo temático era el ascenso social a través del matrimonio, pasando por una sucesión apabullante de engaños, traiciones, hijos secretos, incestos y maldades perpetradas por un villano o villana, protagonizado normalmente por un familiar cercano o ex-pareja del galán.

Downton AbbeyAunque Venezuela fue durante años la cuna de la producción novelera y los más famosos galanes, no hay país que no haya terminado produciendo sus propios seriales, normalmente con la misma ausencia de calidad técnica e interpretativa. Esa diversificación resulta muy útil para juzgar el carácter del país y las obsesiones de sus clases dirigentes, que suelen aparecer en las temáticas y particularidades de sus culebrones domésticos. Así, en España los culebrones con sello nacional se desarrollan durante la guerra y la postguerra civil, remontándose como muy pronto a la época de pre-guerra. En cambio, en Reino Unido encontraron el secreto del éxito en el ambiente victoriano y post-victoriano de la absolutamente fantástica Downton Abbey.

Gabriela, clavo y canela de Jorge AmadoLos británicos no han sido sin embargo los primeros en realizar un folletín de calidad, con presupuesto y buenos actores. La tele-novela brasileña, sorprendentemente poco conocida, siempre ha destacado por sus millonarias producciones, sus guiones cultos, muchas veces basados en obras de grandes literatos, y sus tramas originales. Brasil demostró ya en los 70 que se puede emitir una tele-novela bien hecha con el mismo éxito de audiencia que una mala. Quizás por su inmenso mercado interno no tuvieron la necesidad de posicionarlas globalmente (lo que les hubiera reportado un éxito arrollador y seguramente una excelente presencia blanda en el resto del mundo), a pesar de lo cual fuera de Brasil pudimos disfrutar de alguna que otra joya.

Cuando yo era pequeña, durante un tiempo cuya duración no puedo precisar, la familia entera se sentaba frente a la televisión para ver Dona Beija, (Bella en España), ambientada en la época del virreinato y basada en un personaje real, Ana Jacinta de São José, rodeado de leyenda y conocido entre otras formas como La Hechicera de Araxá, una mujer que vivió dedicada a vengarse de los hombres en general, y por momentos de alguno en particular con muchísimo estilo y glamour en mitad de la selva.

Dona BeijaDona Beija es la prueba de lo que ha involucionado la cultura, ya que hoy sería criticada y seguramente censurada por su temática. Ana Jacinta, famosa por su belleza y prometida con un rico y guapo hacendado, es raptada por el ouvidor imperial que le obliga a ser su amante durante dos años. Cuando el funcionario se marcha de nuevo a Portugal, Ana Jacinta vuelve al pueblo para descubrir que su novio se casa con otra y que se ha convertido en una apestada por perder «la honra».

Hasta entonces la historia es más o menos clásica, pero en realidad ahí empieza lo bueno. Beija se instala en una finca impresionante del pueblo en la que se prostituye a cambio de joyas o regalos caros y escogiendo siempre ella a sus clientes de entre una multitud de hombres que llegan desde todos los rincones del Imperio, atraídos por la leyenda de su impresionante belleza, su encanto y su culta conversación. Esa es su venganza. No lo hace por dinero, pues ya lo tiene, lo hace por fastidiar. Las mujeres del pueblo la odian todavía más que antes y se inicia una guerra sin cuartel entre ellas, a la vez que Beija es querida y admirada por los hombres del pueblo, los esclavos, las prostitutas pobres y aquellas jóvenes inquietas que desean romper con la rígida moral impuesta por sus madres.

Las historias paralelas de los personajes secundarios son geniales (hay hasta un misterioso asesino en serie itinerante) así como el reflejo de las relaciones sociales de la época. La historia de Beija y el galán (su ex-novio Antonio, que sigue enamorado de ella y que tiene una esposa malvada y una madre más malvada todavía) se convierte en una sucesión entretenidísima de recíprocas agresiones físicas e intentos de asesinato, entre los cuales siguen siendo amantes. Todo esto envuelto en ese realismo mágico brasileño, lleno de mitos, dioses antiguos, hedonismo y belleza.

Arya Stark - Juego de TronosDebe haber toneladas de tesis que intentan explicar por qué nos gustan los culebrones, qué es eso que tienen que nos engancha como una droga, y que produce tanto rechazo en sus detractores como pasión en sus fans. Famosos best-sellers trasladados a la televisión, como Los pilares de la Tierra o la saga de Juego de Tronos son muy culebroneros, y eso nos divierte tanto como su correcta ambientación histórica, la trama política, nuestros personajes favoritos o sus ingeniosos diálogos. Supongo que tendrá algo que ver con la catarsis. O simplemente con disfrutar de un buen rato con un producto bien hecho. Esa rutina casera de sofá y picoteo en la que nos sumergimos en la épica y la lírica de otros mundos.

«De Dona Beija a Arya Stark o culebrones para una vida interesante» recibió 9 desde que se publicó el jueves 13 de marzo de 2014 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.