LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De Madrid 11M a Londres 7J

Pasan los días y las piezas del atentado del jueves van encajando. Esta mañana despertábamos con un análisis de Lobo de verdadera antología. Un vistazo a las ideas que publicamos tras el 11M nos ayudará también a recuperar un debate entonces robado y hoy aún más necesario si cabe.

Las piezas de Londres 7J van encajando de una manera que a los no habituados a profundizar sobre AlQaida hoy parecerá sorprendente. Leed este imprescindible post de Lobo porque a mi juicio es el mejor resumen publicado sobre dónde están las cosas a día de hoy y de cómo y por qué encajan desde el explosivo utilizado hasta la traza operativa.

Como él me quedo con la cita final de Standish, que recoge uno de los aspectos más subversivos de la guerra distribuida:

Al-Qaida is now an ideology. It’s moved beyond being a structural organization. All one has to do to form an al-Qaida cell is to get together with a group of like-minded individuals and say, ‘We are going to start an al-Qaida cell.’ … If one is prepared to carry out an attack in the name of al-Qaida, one becomes an al-Qaida operative.

alQaida es ahora una ideología. Va hacia algo más allá de una organización estructurada. Todo lo que uno tiene que hacer para formar una célula de alQaida es unirse a un grupo de individuos de ideas similares y decir “Vamos a comenzar una célula de alQaida”… Si alguien está preparado para lanzar un ataque en nombre de alQaida, se convierte en parte operativa de alQaida

Lobo se prengunta entonces “¿qué nos enseña esto del 11-M y las teorías conspiranoicas?“. Y creo que ahí falla. La cuestión es cómo se vence en una guerra contra una organización que por definición no puede desarticularse… por qué nunca estuvo articulada.

Las respuestas conformarán justamente ese debate que el uso político por parte de algunos grandes medios de las teorías conspiranoicas nos robaron en España tras el 11M. Por mi parte, y por si sirve de algo, acabo de rescatar y subir a este blog mi primera contribución al tema tras aquellos atentados.

De él quisiera destacar ahora unos párrafos:

En este mundo reticular, con una multiplicidad de agentes que actúan autónomamente, usando las redes para coordinarse, el conflicto es “multicanal”, se da simultáneamente en muchos frentes, emergiendo del aparente caos un “orden espontáneo” (el “swarming”) que resulta letal para los viejos elefantes organizativos.

Esta coordinación no requiere en la mayoría de los casos ni siquiera una dirección consciente o una dirección centralizada. Al contrario, como señalaba el propio profesor Arquilla: la identidad de red, “la doctrina común es tan importante como la tecnología“. La guerra en la sociedad red, la netwar, es una guerra de corso, en la que pequeñas unidades “ya saben lo que tienen que hacer” y saben que tienen que comunicarse entre si no para preparar la acción sino sólo a consecuencia de ella. La definición de los sujetos en conflicto, lo implícito, es más importante en este tipo de enfrentamiento que lo explícito (los planes o estrategias de combate).

Para vencer a una estrategia de swarming, de conflicto simultáneo y autoorganizado en todos los frentes, sólo cabe reorganizarse reticularmente y mejorar la propia capacidad informacional: hacer swarming defensivo, como el británico durante “La batalla de Inglaterra”. Por eso es un error dramático aumentar la centralización y el control de los individuos: la única consecuencia real es debilitar la propia capacidad para formar redes espontáneas en el bando propio sin mermar las del contrario. (…)

Pero lo más importante en la netwar no es lo explícito, la tecnología, sino lo implícito, la identidad. Al-Qaida no necesita enviar un dirigente desde los montes afganos para dirigir los atentados, no necesita dictar instrucciones al teléfono de los jefes de comando, estos “ya saben lo que tienen que hacer“. A diferencia del terrorismo territorial y jerárquico de ETA, las comunicaciones con el centro transmiten mucha más info después que antes de los asesinatos y además de forma pública, a través de los medios. No existen complejos debates sobre la línea política ni una exaustiva supervisión de los planes de acción porque la dirección es un centro de red, no una jerarquía orgánica.

Las claves estratégicas son públicas (y aparecen en la CNN, en Al-Quds, Al-Jazeera y Al-Arabia). La identidad común es implícita y sencilla (cuatro elementos teóricos) y por tanto mucho más amplia que la que podría parecer en cualquier grupo de fanáticos. Cualquiera, con info pública puede procurarse los medios y cometer un atentado que le haga merecedor de ser firmado por la red y ser aceptado en ella. Dentro de las amplias fronteras del salafismo y el wahabismo, no hay nada menos sectario que la red de Bin Laden. Por eso es, tomada en conjunto, tan poco vulnerable.

Al-Qaida es una enredadera, una identidad red distribuida e incluyente dentro de su mundo. Y nos toca aprender a serlo a nosotros también y a todos los niveles. Las viejas identidades nacionales al estilo del XIX no nos permitirán sobrevivir en el nuevo siglo. O aprendemos a definirnos como enredadera, como nación red distribuida e incluyente o moriremos como árboles caducos que caerán indefectiblemente entre salmodias identitarias y homenajes a banderas, senyeras e ikurriñas.

El 11M representa el fin de una época. Nuestro bautizo de sangre en la Sociedad Red. No hay vuelta atrás. Como hemos defendido en esta serie, la única forma efectiva a medio plazo de enfrentar los nuevos peligros, es sumergirse hasta el fondo en el nuevo mundo, alentar la construcción de redes sociales, definirnos como nación red. Las tecnologías que han de marcar esta nueva etapa son precisamente aquellas que llevan el concepto de red social hasta el último rincón de nuestras vidas: abiertas y distribuidas, móviles y libres. El desarrollo de las libertades individuales en organizaciones abiertas será el único triunfo que cabrá esperar en esta guerra y el único medio de alcanzarlo. Una nueva generación debe protagonizar las transformaciones que necesitamos y reorganizar el mundo tal como somos, como una enredadera y no como un árbol.

Así que a mi juicio, las prenguntas son: ¿Hemos avanzado en esto desde el 11M? ¿Sirve a esto la ocupación de Iraq y la “Cruzada contra el terrorismo” del Presidente Bush?

«De Madrid 11M a Londres 7J» recibió 0 desde que se publicó el miércoles 10 de agosto de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.