LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De red a filé en 12 pasos

Cómo empoderar tu comunidad en 12 pasos, desde la red conversacional informal a la consolidación de una economía propia. Un resumen de más de 20 años de experiencia ciberpunk y 7 de construcción indiana.

  1. ¿Hay comunidad?: las comunidades surgen, no se crean, para que exista la base de una comunidad tiene que haber mutuo reconocimiento e interacción. Participar en un mismo sitio o tener inquietudes comunes no es formar parte de la misma comunidad. Así que el primer paso es preguntarse si realmente tu red forma parte de una comunidad o no. Da igual el tamaño, una comunidad de tres miembros puede crecer, mil personas respondiendo las mismas encuentas, spameandose con su estatus de facebook mutuamente o usando el mismo servicio web simplemente no hacen comunidad.
  2. Un espacio propio: si hay la semilla de una identidad común, intenta cultivarla. Una lista de correo es una forma sencilla y fácil de hacer las conversaciones más profundas y empezar a discutir y aprender juntos.
  3. Un blog para cada uno. La lista de correo (o grupo de news o lo que sea) transformará pronto los debates en comentarios a conversaciones entre blogs, estos tenderán a jugar un nuevo rol: por un lado lanzarán propuestas de temas que se recogerán después en la conversación en la lista, por otro resumirán las conclusiones de esta exponiéndolos a cielo abierto. Es un proceso bonito en el que es importante que todos hagan parte, la relación con el entorno es tan importante como la conversación en grupo para formar consensos y evolucionar.
  4. Un agregador para todos. Llegado cierto punto, si realmente hay comunidad, el nosotros surgirá solo. Es el momento de agrupar los blogs y mostrar la conversación como un todo mediante un agregador como lasindias.info. A partir de este momento la comunidad existirá publicamente, se constituirá un vosotros en la mirada exterior que traerá a nuevos miembros y abrirá nuevos debates.
  5. Ponerse cara. En la evolución de una comunidad y en el desarrollo de confianza entre sus miembros es muy importante el encuentro presencial. Cuando la dispersión geográfica es grande encontrarse todos a la vez no es ni mucho menos fácil, pero favorecer encuentros de dos o tres miembros de la red lo es mucho más. Esta parte es importante también porque en la práctica ayuda a diluir lo violento de la comunicación virtual, que es al tiempo muy íntima pero donde nunca faltan mensajes muy poco matizados… una combinación explosiva.
  6. Documento identidad. Una las cosas más importantes, ahora nos damos cuenta, del movimiento ciberpunk fue la práctica de una peculiar tradición: el documento identidad. Se trataba de un texto que se remozaba cada año, que resumía los consensos alcanzados, lo aprendido juntos. Como Ciberpunk era un grupo ciberactivista, este documento partía de un análisis de la situación sociopolítica y la repercusión social de Internet y acababa con una serie de ideas tentativas que marcaban la práctica a desarrollar durante el año (y que se corregía siempre antes de acabarlo). Lo importante en realidad no fueron los documentos en si, sino la práctica de consensuar y explicitar, acostumbrarnos a decir en voz alta las ideas más provocadoras y sacar de su discusión puntos comunes y líneas de trabajo.
  7. Tiempo, tiempo y más tiempo. Una comunidad no madura porque lo deseemos. El tiempo es importante y juega a nuestro favor: desapegará a los menos interesados, formará complicidades, aumentará el conocimiento mutuo tanto como el colectivo y permitirá a cada uno articular la relación con la comunidad en sus propios planes vitales. El tiempo nos permitirá aprender las dos grandes lecciones vitales de las comunidades deliberativas:
    • No todos juntos al mismo sitio. La plurarquía es la base de las comunidades deliberativas, no todos tienen por qué estar de acuerdo siempre en todo. No es necesario llegar siempre a consensos ni generar escasez buscando posiciones únicas mediante votaciones. Practicar y acostumbrarse a la plurarquía es fundamental para llegar a filé, además de ser una experiencia liberadora y enriquecedora en si misma. No se trata de exaltar el individualismo, al contrario, se trata de aprender a ser comunidad, a mantener una identidad compartida con otros, desde la práctica cotidiana de la absoluta independencia de cada uno.
    • El objetivo no es ser más ni permanecer juntos sino aprender más. La vieja lógica de la representación estatal hace que se considere más importante un grupo si tiene más miembros, eso genera deseos de crecer a toda costa o cuando menos una cierta tensión para evitar que los que ya son miembros se vayan. En el límite, la lógica impulsada por la representación es la de una secta proselitista: fácil entrar, chantaje emocional para salir. Para que una comunidad madure, debe ser todo lo contrario: entrar tiene que ser por consenso de los que están, salir tan fácil como que siemplemente apetezca separarse. Separarse, temporal o definitivamente, no debe ser explicado. No pueden pedirse explicaciones que muchas veces no existen. El grupo no debe meterse en el estado de ánimo de sus miembros ni convertir en indeseables a los que se van. Estamos en una comunidad conversacional no hay perjuicio para nadie si a alguien no le apetece continuar la charla.
  8. Definirse por la conversación y el aprendizaje. Si el grupo madura, poco a poco nos daremos cuenta que lo importante de la experiencia del aprendizaje colectivo, aunque el grupo pudiera estar definido sobre hacer cosas en algún lugar más o menos concreto. Ciberpunk era un grupo ciberactivista, lo cual implicaba hacer campañas que por su propia lógica tendían a recluirse en los países, es decir que por ser ciberactivista tenía una lógica nacional e internacional (de hecho nos conocían como los ciberpunks españoles), pero no transnacional. Sin embargo al darnos cuenta de que lo que para nosotros tenía verdadera interés era la conversación en si, lo que aprendíamos y debatíamos juntos, el pasaporte y residencia de cada cual y la definición de los posibles miembros nunca fue nacional sino global. Luego nos daríamos cuenta de que la frontera real era la de la lengua y que sólo compartiendo lenguas muy cercanas, comprensibles entre si, realmente la experiencia podía mantener su frescura y una interacción enriquecedora en pie de igualdad.
  9. Alentar las iniciativas particulares y compartir relatos. La vida en plurarquía enseña a animar en vez de reprobar o mirar con sospecha el que dentro del grupo se formen clusters con proyectos y orientaciones propias. Es en estas subredes donde surgirá una mayor confianza y nuevos tipos de compromiso. Lo importante es compartir la experiencia e integrarla en la conversación común. De clusters en Ciberpunk surgieron experiencias y grupos distintos, como Formigues Elèctriques, sin que sus creadores dejarán de ser parte del grupo y participar de su evolución.
  10. El gran salto. El gran salto se produce cuando en al comunidad deliberativa surgen una o varias empresas formadas en principio sólo por miembros y definidas sobre la misma identidad de la comunidad madre. La clave es entender que estas iniciativas hacen parte de la comunidad pero están destinadas a su vez a ser generadoras de una comunidad de nuevo tipo. El que aparezca una empresa quiere decir que dentro de la fraternidad general del grupo ha germinado un subgrupo o varios que se sienten listos para la igualdad, para gestionar escasez e idealmente funcionar como empresa según el principio de indiferencia.
  11. Una lógica distinta. El momento clave, el más difícil de todo el proceso llega entonces. El cluster que forma la empresa ha de convertirse en el centro de una comunidad empoderada con empresas e inserta en el entorno más amplio de la comunidad deliberativa de la que ha nacido. Las claves para superar con éxito esta fase en la experiencia indiana han sido:
    • Organizar la empresa como una cooperativa sobre la base de la democracia económica. La forma cooperativa no sólo hace a la igualdad de sus miembros, sino que permite mantener el principio de que separase ha de ser fácil y lo menos costoso para todos. Permitiendo además un desarrollo propio del derecho de segregación aplicado tanto al trabajo cotidiano (pluriespecialismo) como, en un momento dado, a la estructura societaria.
    • Hibernar Ciberpunk cuando tocaba, es decir, cuando estaba claro para todos que se abría una nueva etapa, venciendo el cariño que teníamos por la vieja red y asumiendo que aunque muchos tuvieran su vida profesional organizada en otra línea, era el momento del paso a un nuevo enfoque.
    • Establecer un Consejo que ha ido evolucionando y creciendo para mantener y desarrollar la red original en el nuevo marco manteniendo un entorno deliberativo externo pero en confianza. El Consejo además está ahora evolucionando para fundirse/amparar la República de las Artes, el entorno de nuevas iniciativas de emprendimiento.
    • Aprender que las nuevas incorporaciones tienen que comenzar por reapropiarse de toda la evolución y discusiones anteriores, estableciendo un proceso de integración que auna el debate teórico con la preparación y experiencia como pluriespecialista y emprendedor que culminan en la aceptación como socio cooperativo y la aplicación del principio de indiferencia.
  12. Consciencia de filé. Tras todo este tremendo viaje tendremos el corazón de una file neoveneciana: una comunidad transnacional, con lógica, maduréz e historia de comunidad, empoderada con empresas democráticas. Da igual ser pocos o muchos, da igual alcanzar pronto o más tarde un cierto nivel de ingresos, lo importante es que la comunidad tendrá una economía sobre la que basar un cierto modo de vida, el que hace que para sus miembros merezca la pena el largo viaje. Y aún así, no hay que conformarse, hay que mirar adelante con ambición y ganas. El viaje de las filés está todavía muy lejos de terminar…

«De red a filé en 12 pasos» recibió 0 desde que se publicó el miércoles 6 de enero de 2010 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.

Grupo de Cooperativas de las Indias.
Visita el blog de las Indias. Sabemos que últimamente no publicamos demasiado pero seguimos alojando a la red de blogs y a otros blogs e iniciativas de amigos de nuestras cooperativas.