LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

De verdad ¿Google pierde calidad?

Los últimos meses han sido duros para Google. Las dos últimas actualizaciones de la base de datos han sido harto dificultosas. Hemos observado asincronías de más de una semana, páginas inexistentes entre los primeros cinco resultados, regresiones contínuas…

El 7 de octubre la alarma saltó a la red gracias a un ya famoso artículo de Paul Boutin en Wired en el que se preguntaba si ¿Google se degrada?

¿Qué ha cambiado?

Por mucho que diga Nate Tyler, portavoz oficial de la casa, el oráculo de la red ha perdido calidad en los últimos meses, aunque siga ganando de largo a cualquier aspirante a competidor real

Dos han sido las causas a nuestro juicio:

  • Históricamente, sabemos que cada vez que se avecina un nuevo servicio, la base de datos principal sufre. Esto no se debe más que al viejo problema de los usos alternativos para recursos escasos (a fin de cuentas Google es una empresa que tiene que pensar en la rentabilidad de sus acciones) y no es preocupante. A cambio de herramientas tan útiles como el buscador de imágenes o el aún en versión beta servicio de noticias, podemos sufrir algunos resultados indeseados en nuestras búsquedas durante un par de meses
  • Google está haciendo cambios en el algoritmo, cambios que quitan poder a la comunidad blogger anglosajona quien ha denunciado como si se tratara del fin del mundo la actualización de octubre…

El enfado de los bloggers

La fuerza de Google reside precisamente en que no discrimina: todas las páginas de su base de datos son medidas por el mismo rasero. El algoritmo es una ley universal, sin excepciones. El problema, como en toda ley social, es que cada vez que se mejora, se abre también la puerta al posible abuso de ley.

Así, cuando Google incorporó a la parte del algoritmo que realiza la asociación con los términos de búsqueda los términos que usaban en sus enlaces aquellos que nos apuntaban, nació también la posibilidad del googlebombing: si un grupo lo suficientemente grande de webmasters se ponen de acuerdo en enlazar una página con un término, aunque éste no aparezca en la propia página, y no tenga nada que ver tampoco con los contenidos de las webs que dan el enlace, la base de datos le asociará con ella.

Así buena parte de la comunidad blogger anglosajona (que representa decenas de miles de páginas de la base de datos de Google) se puso de acuerdo en poner al final de sus páginas un enlace de texto como este: ¡Vete al infierno!. Resultado: cuando alguien buscaba vete al infierno (eso si, en inglés) el primer resultado era la página principal del gigante de Redmond.

El problema de la ley universal

Una semana más tarde de suceder ésto -un síntoma quizás de que se estaba sobreevaluando el texto de los enlaces externos- el algoritmo cambió de nuevo. Ahora el algoritmo no sólo cuenta el número de enlaces, sino desde dónde vienen y qué relación tienen entre si y sobre todo con el término de búsqueda, los que enlazan…

El problema de los algoritmos cuando crecen en complejidad es que el resultado de la interacción de los distintos objetivos no siempre son fácilmente predecibles o concordantes al 100% con lo que se pretendía de ellos. Pero aunque obviamente no está aún tan depurado como le gustaría a sus creadores, las mejoras del algoritmo se dejan sentir: Google mide cada vez mejor el papel de una web en la comunidad de webmasters de su entorno, aproximando cada vez más elementos cualitativos y no sólo cuantitativos como hasta ahora.

Es ésto lo que no le ha gustado a los bloggers, quienes hasta ahora gozaban de un poder colectivo tremendo sobre el buscador (como demuestra el caso go to hell)… y lo han perdido.

«De verdad ¿Google pierde calidad?» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 7 de Octubre de 2002 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.