LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Del «hablar franco» al «hablar parco»

Este hablar parco es un hablar sincero pero consciente de sus limitaciones, que no encuentra lugar para enseñar o seducir y simplemente contrasta -tras la advertencia de enunciar los valores que le informan- las consecuencias prácticas del propio universo de valores.

El Odeón en tiempos de PericlesMe quedo hablando con Horacio hasta las tantas en el jabber indiano. Por motivos muy prácticos que tienen que ver con nuestras actividades en el interior de la Banda Oriental, ĺa conversación se centra en los límites del «hablar franco».

¿Qué otras formas de hablar, más allá de la parresía nos son propias? Si sólo se puede hablar en verdad, cuando nuestro interlocutor comparte contextos con nosotros (porque si no, nosotros podemos decir verdad, pero el otro no puede entender que hablamos «en verdad»), ¿qué maneras de hablar podemos usar sin renunciar al comercio de ideas pero sin caer en la tentación de manipular al otro?

La conversa toma forma y nos vamos dando cuenta de que, en realidad, hay distintas maneras de decir verdad según los niveles de la pirámide del compromiso.

  1. El hablar franco correspondería a la interacción entre iguales propia de la comunidad
  2. A la participación corresponde, en realidad, la transmisión de contextos, lo que podríamos llamar seducción o pedagogía: recreamos y explicamos al otro nuestros propios contextos con el ánimo de permitirle una comprensión que nos permita «hablar en verdad» después.
  3. En la adhesión, cuando el otro se acerca a nosotros simplemente desde una atracción heurística o desde la curiosidad, es cuando se plantea el verdadero dilema moral. Podemos argumentar entonces de dos maneras opuestas:
    • Hablar al otro desde sus categorías para que llegue a las mismas conclusiones que nosotros. Cuando esto pasa, irremediablemente aparecerán palabras que se vacíen, que se neutralicen para permitir que un contexto genere valores diferentes a los que representa; aparecerán significados cambiados y matices elevados a categoría… es decir, la estructura del discurso en el contexto ajeno crujirá y sufrirá para llevarle a donde no quiere ir mientras el otro aún piense que sigue en el campo incuestionado de sus valores.
    • El «hablar parco», es decir, desde nuestros valores y contextos pero sin explicarlos, limitándonos a enunciarlos -para que el otro sepa que es un terreno ajeno desde donde hablamos que puede explorar por si mismo si lo desea- y relatando las conclusiones materiales que genera. Este hablar parco es un hablar sincero pero consciente de sus limitaciones, que no encuentra lugar para enseñar o seducir y simplemente contrasta -tras la advertencia de enunciar los valores que le informan- las consecuencias prácticas del propio universo de valores. El «hablar parco» busca un «hacer juntos» que sabe temporal y frágil, ya que no hay sustento en una base común, así que de alguna manera es también un hablar modesto que se sabe incómodo, precisamente porque opta representarse desde la autonomía del que habla y de la comunidad cuyos valores articula en su relato.

«Del «hablar franco» al «hablar parco»» recibió 0 desde que se publicó el sábado 5 de mayo de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.