LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

¿Distopía ciberpunk o tendencia?

No hay mejor avance de tendencias que una buena novela ciberpunk

El futuro aquí y ahora: Keynes, Marx, Dewey, Foucault, Dreikurs, Zamenhof, etc.

Lego Forest- Broken HillEn 2005 se publicaba en España Jennifer Gobierno. Una novela de Max Barry, un autor australiano prácticamente desconocido, que desde la ciencia ficción relataba las aventuras de dos personajes, John Nike y John Nike, en un mundo organizado por las grandes corporaciones.

Max BarryLo que entonces era una distopía, con el paso de los años ha ido tomando forma, naturalizándose hasta el punto de ser uno de los puntos de reflexión en la redefinición de las ciudades. A día de hoy, en la implementación de las smart cities aún se discute sobre la pertinencia de asociarse a grandes corporaciones (con capacidad de realizar la inversión necesaria) a pesar de los riesgos para la privacidad e intimidad de sus habitantes; o si por el contrario, se debe a aspirar construirla a más largo plazo pero asumiendo el reto de incluir a la ciudadanía. Una fórmula que se cruza con el espacio de la economía colaborativa para dar lugar a ciudades en las que la oferta de servicio, el diseño y uso de los espacios, o el tipo de relaciones, no vienen determinadas exclusivamente por las instituciones de gobierno.

Jennifer GobiernoEn Jennifer Gobierno, Max Barry creaba un escenario obsesivo en el que el nacionalismo se trasladaba del territorio a las organizaciones, donde el desarrollo de la vida, la ética o la socialización, venía determinada por la cultura de la empresa, dando forma a cada uno de sus empleados y sus familias. Porque no es lo mismo crecer en Mattel y estudiar en el Colegio Barbie que hacerlo en Nike o tener la mala suerte de pertenecer al flaco cuerpo del Estado. Escrito en 2003, este libro define a Barry junto a Bruce Sterling y Neal Stephenson, como uno de los mejores autores en mostrar la crudeza de un mundo en descomposición, organizado bajo una lógica completamente distinta a la de los estados nación.

Y es por esto que este género, pretendidamente «menor», de la ciencia-ficción, el ciberpunk, acaba teniendo capacidad para situarse y describir el futuro inminente.

LexiconHace unos días terminé de leer su última novela, Lexicon, un giro curioso en lo que habían sido sus tramas hasta ahora. En sus ejes volvemos a encontrar la descomposición y el poder de las corporaciones,

No soy un fanático de la privacidad, y no es que me moleste demasiado que esas organizaciones quieran saber dónde voy y qué compro. Pero lo que sí me preocupa es lo mucho que se esfuerzan por obtener esa información, la cantidad de dinero que se están gastando en ello y el hecho de que nunca admiten que es eso lo que realmente quieren. Eso significa que esa información debe de ser realmente valiosa por algún motivo, y yo solo me pregunto para quién y por qué.

Pero el protagonismo en esta ocasión se lo queda el poder ejercido a través del idioma en una sociedad que ha dejado para unos pocos el estudio del poder de la palabra, de la retórica. Un mundo sin significados y por tanto fácil de capturar con un preciso uso de la lengua y un profundo conocimiento de esta. Pero esa captura no viene ya de las corporaciones, sino de los «poetas». Personas seleccionadas por sus capacidades para ejercer la persuasión en su idioma materno.

Como si de una universidad se tratara, los reclutados inician un proceso de formación en un entorno aislado, aprenden a contener sus emociones, a no dejar entrever sus respuestas instintivas, sus debilidades. Aprenden cómo persuadir mediante el uso del idioma, a identificar los segmentos de sugestión de su interlocutor y proceder de forma sistemática, emitiendo una serie de palabras que como un conjuro les permiten tomar su control, «subyugarles» hasta la casi la hipnosis.

Al graduarse, cada uno de esos poetas renuncia a su identidad, se les asigna una personalidad literaria ilustre, en función de las expectativas que la organización tenga puestas en él. Trabajan en un entramado de empresas de la organización, realizan I+D, estudian el comportamiento social y las diferentes reacciones humanas para perfeccionar sus prácticas.

Broken HillPero cada tanto tiempo aparece una palabra desnuda, con capacidad romper la supremacía de la lengua y de los que la controlan.

En todos los casos, a la aparición de una palabra desnuda le sigue un acontecimiento como el de Babel, en el cual los gobernantes son derrocados y una lengua común es abandonada. En términos modernos, sería como perder la lengua inglesa. Imagina la suma total del trabajo de nuestra organización, perdida.

Yeats, jefe de los poetas y máxima autoridad en cuestiones lingüísticas, no solo desea apoderarse de la palabra, sino que aspira a utilizarla para consolidar su poder. Porque aquel que domine la palabra desnuda, literalmente, dominará el mundo. Su supremacía prevalecerá.

Lexicon es una auténtica alegoría sobre el poder de la lengua, las desigualdades y asimetrías que genera, el reflejo del «poder al que se accede sin esfuerzo». Una alerta sobre el peligro que supone alimentar la hegemonía de las lenguas naturales con el objetivo de generar poder para unos pocos. Una distopía que, como es habitual en el ciberpunk, denuncia una tendencia cada vez más abierta.

«¿Distopía ciberpunk o tendencia?» recibió 9 desde que se publicó el Martes 30 de Septiembre de 2014 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

Diseño y programación por el Grupo de Cooperativas de las Indias. Visita el blog de las Indias y suscríbete al videoblog.