LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

Dolor de cabeza

Un amigo fotógrafo sufre de vez en cuando un tipo de migraña que le obliga a dejar cualquier cosa que esté haciendo para correr (en taxi, pues no puede ni conducir) a su casa y tumbarse en completa oscuridad.
Había oído otras veces la leyenda urbana de la migraña asesina sin poder llegar a imaginar que yo sería algún día una de sus víctimas.

Por alguna razón que desconozco y que no es el haber bebido demasiado, ayer me desperté con un dolor de cabeza histórico y desconcertante que no remitió hasta muy entrada la noche. Nunca imaginé que algo así pudiera hacerse posible dentro de mi organismo, a pesar de los rumores acerca de estos dolorosos fenómenos. Para que os hagais una idea, sólo con pulsar una tecla del portátil sentía como si me golpearan la cabeza por detrás con una pala.

Un amigo fotógrafo sufre de vez en cuando un tipo de migraña que le obliga a dejar cualquier cosa que esté haciendo para correr (en taxi, pues no puede ni conducir) a su casa y tumbarse en completa oscuridad.
Había oído otras veces la leyenda urbana de la migraña asesina sin poder llegar a imaginar que yo sería algún día una de sus víctimas.

Como en la peli The Ring, que tuve oportunidad de ver el viernes, con estas cosas eres escéptico hasta que te toca a ti. Entonces, en un solo segundo comprendes la magnitud de lo que te ha caído encima, aunque no sabes muy bien si ha sido una apisonadora, una hormigonera o una tuneladora.

Y te levantas de un humor horrible, porque es lunes y tienes que salir corriendo como siempre porque llegas tarde al curro; además al llegar al metro descubres que ya ha vuelto todo el mundo a trabajar, y ala, otra vez a jugar al tetris; y al cambiar de metro a cercanías tardas 5 minutos en sacar el billete ya que no tienes abono transportes porque te han robado el bolso el fin de semana (maldición combinada) y no entiendes como en un intercambiador como el de Nuevos Ministerios pueden formarse en hora punta esos tapones de infarto en los tornos porque sólo funciona 1 de 6.

Llego a la ofi y de pronto vuelve al ataque, la pala en la cabeza, martillo en la nuca, cada vez que una puerta se cierra o suena un teléfono. Menos mal que si me queda algo de fe, es en el ácido acetil salicílico (que no en heréticas propuestas).

A pesar de este empiece, la semana va a ser maravillosa, lo presiento. Además hoy es uno de esos grandes días en los que Enrique ha actualizado su blog y Ugarte nos ofrece de nuevo un post que merece la pena leer con mucho detenimiento. ¡Féliz semana a todos los blogeros!

Nota para la persona que el viernes pasado se llevó mi bolso del bar donde estaba cenando tranquilamente con mis amigos:

En primer lugar felicidades por la maestría. Nunca puedo dejar de reconocer el trabajo
bien hecho y esto realmente fue una obra de arte. Salvo Imane, que tiene el sexto
sentido despierto para este tipo de cosas, nadie se dio cuenta de nada, lo que era bastante difícil.

Después decirle, que si es mujer o la tiene, no se deshaga del bolso. Es un bolso muy bonito,
grande, original y caro que algunas de mis mejores amigas me compraron juntando el dinero que
ganan trabajando como jabatas, así que, aunque está algo descolorido y el forro estaba roto por
usarlo cada día desde que me lo regalaron, me haría ilusión que no acabara sin más en un contenedor.
Por cierto, por ser grande y sintético, da un calor terrible en verano; espero que el tinte le produzca una reacción alérgica insoportable.

Si dentro ha encontrado una moneda más grande de lo normal, con palmeras en una de
sus caras en vez de la cara del Rey, sepa que es mi moneda iraquí de la suerte pero no espere que
le de suerte a usted, estaría bueno. Tampoco si se la regala a algún familiar o amigo este recibirá
beneficio alguno, yo tenía el monopolio.

Nada más que desarle una feliz intoxicación cuando se gaste mis cheques de comida o por lo menos que se atragante.

«Dolor de cabeza» recibió 0 desde que se publicó el Lunes 5 de Septiembre de 2005 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por María Rodríguez.

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.