LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El arado

Pocas herramientas de trabajo pueden contarnos una historia como la del arado: hace unos 5.500 años fue el elemento clave para pasar a una sociedad agraria plena, sus mejoras fueron parejas a la extensión de las civilizaciones mediterráneas en la Antiguedad y al nacimiento de Europa y de las grandes rutas comerciales en el Medioevo. En el mundo agrario cada cambio tecnológico en el arado supuso una verdadera revolución social y económica.

En el nacimiento de la agricultura para realizar el trabajo del campo se diseñaron algunos artilugios como la pala y el pico, con los cuales realizaban pequeños hoyos para colocar la semilla. Con el tiempo se agotaban las riquezas de la tierra y el clima húmedo alimentaba la maleza que restaba espacio a los cultivos. Por lo que se necesitaba más que arañar el suelo, había que remover la tierra.

Los primeros indicios del uso del arado aparecen alrededor de 3.500 años antes de Cristo en las civilizaciones del Oriente Medio. La pintura es testimonio ferviente del uso del arado en el creciente fértil. El arado les permitía incrementar la productividad, ahorrando horas-hombre, al remover la tierra y hacer surcos más profundos. Con el arado no solo se agilizó el trabajo en el campo, mejoraron las siembras y ya no era necesario ir introduciendo cada grano individualmente. La superficie de siembra era mayor y la profundidad que regalaba el arado a la tierra ayudaba a la germinación de las semillas.

Al principio los arados eran de madera y eran tirados por personas, utilizarlos requería de mucha fuerza aún en tierras suaves y húmedas como el creciente fértil. El arado es el símbolo de una nueva época, una «segunda revolución agrícola» que permitió agilizar el trabajo y aumentar las cosechas. Con él se produjo un aumento progresivo de las extensiones cultivadas y, por primera vez en la historia de la Humanidad, se consiguieron excedentes en la producción agrícola.

El arado supuso una verdadera 2ª revolución agrícola que consiguió por primera vez excedentes agrarios

Las tierras duras de la Europa Mediterránea

Las tierras duras de la Europa mediterránea requerían de una mayor fuerza que los limos de las orillas fluviales de los grandes ríos del creciente. Requerían de un doble arado y por tanto de un mayor esfuerzo. Por eso la gran aportación de la Edad de Hierro fue la incorporación de la estructura de hierro y el paso del arrastre con personas al arrastre con animales.

Las tierras duras del Mediterráneo europeo requerían más fuerza: el arado incorporó el metal y el tiro animal

La primera representación de un arado que se conoce en Europa se encuentra en el «Museo del Louvre» y se trata de una terracota de Beocia del s. VII a.e.C. que muestra a un hombre arando tirando de un carro de bueyes. En la misma época Hesíodo deja referencia también del uso intensivo del arado en la Antigua Grecia con su obra poética «Los Trabajos y los días»:

Cuando comiences a labrar, teniendo en la mano el extremo de la mancera del arado y pinchando con el aguijón el lomo de los bueyes que arrastran el timón con ayuda de una correa, vaya detrás un servidor joven y dé que hacer a los pájaros, ocultando la semilla con ayuda de una azada. El orden es la mejor de las cosas para los mortales, y el desorden es la peor. Tus ricas espigas se curvarán hacia la tierra, si Zeus otorga un dichoso fin a tus trabajos. Ahuyentarás de tus vasos las telarañas, y espero que te regocijes de poseer la abundancia en tu casa.

Con Hesiodo en el 700 AeC el arado aparece como símbolo de abundancia en la literatura por primera vez

El arado romano, contaba con una parte delantera de la que tiraba el animal, conocida como el timón, la cual estaba conectada con una cama que lo unía a la base del arado (la reja), esta pieza era la que se hundía en la tierra y servía para arar. En la época del Bajo Imperio, se comenzaría a utilizar la vertedera, que ayudaría a remover mejor la tierra ahorrando el número de labradas necesarias para prepararla. Finalmente, se le agregó la esteva que servía al campesino para dominar el arado, teniendo que hacer fuerza para hundir la reja.

La siguiente revolución del arado llegará en la Edad Media, con la aplicación de rejas de hierro y ruedas. No solo se podían hacer surcos más profundos y la tierra se aireaba mejor, por lo que retenía más la humedad, sino que la cuchilla irregular de hierro horadaba con mayor profundidad y menos esfuerzo. Además incluía collera y herraduras de clavos para los animales. Una cosa y otra permitieron el uso de caballos para arar, más rápidos y resistentes que los bueyes. Este nuevo arado, «el normando» o «de vertedera», sustituyó al arado deslizante (romano), aumentó la productividad y la generación de excedentes que alimentarían la «revolución comercial» y permitió a partir del siglo XI la colonización de grandes regiones en Europa -como las tierras negras de Ucrania.

El arado de vertedera pone en marcha la revolución comercial del siglo XI y la extensión de Europa hacia el Este

El arado en el capitalismo

En la Inglaterra de 1730, en plena transición del maquinismo a la revolución industrial, un holandés llamado Joseph Foljambe, modifico el arado dándole una forma triangular, lo que hizo que fuera fácil tirar de el y adaptarlo con menor complejidad para ser tirado por los animales. Esta forma se conocía como, el arado de balanceo, más parecido al romano que el normando, sin ruedas que otorgaran mayor profundidad al surco. La diferencia principal era que los complementos y la reja estaban hechas de hierro y madera, y las partes de madera estaban cubiertas a su vez con una plancha de hierro. Este diseño fue el primero que comenzó a producirse a gran escala, marcando el comienzo de la fabricación industrial del arado.

El capitalismo revolucionó el arado produciéndolo en masa, abaratándolo e incorporando la ciencia a su diseño

John Small le introduce cambios al modelo de Foljambe, basado en una serie de cálculos matemáticos y ciencia aplicada al moldeado, Small aplicó diferentes variantes de vertedera hasta dar con una forma universal hecha de hierro fundido con la que se podía trabajar el suelo más eficazmente y con menos estiramientos, desgastes y tensión en el labrado. En 1808 Robert Ransome, construye el primer arado completamente de hierro. Posteriormente, en Aisne, Francia, un herrero de apellido Fonduer construye el primer arado metálico con juego delantero. Para la década de 1830, el herrero estadounidense John Deere incorporó el acero a la reja de los arados. En 1847 aparece en Estados Unidos el arado de discos -la forma moderna de la vertedera- que será el primero tirado por tractores. Este nuevo cambio del tiro, primero a vapor y luego con el motor de explosión, marcará definitivamente la industrialización del campo.

La última revolución del arado fue la incorporación del tiro mecánico, el tractor, 1º con el vapor luego a explosión

Conclusión

Pocas herramientas de trabajo pueden contarnos una historia como la del arado: hace unos 5.500 años fue el elemento clave para pasar a una sociedad agraria plena, sus mejoras fueron parejas a la extensión de las civilizaciones mediterráneas en la Antiguedad y al nacimiento de Europa y de las grandes rutas comerciales en el Medioevo. En el mundo agrario, cada cambio tecnológico en el arado supuso una verdadera revolución social y económica. Con la revolución industrial y el capitalismo el arado entra en el torbellino de la mejora acelerada, la producción masiva y la incorporación de la tracción a motor, pero, como el mundo rural en su conjunto, deja de ser el vector de cambio para convertirse en algo más de lo mucho que es cambiado y revolucionado constantemente por el nuevo sistema.

Con el capitalismo el arado y el mundo rural dejan de ser vector de cambio y pasan a objeto revolucionado

«El arado» recibió 0 desde que se publicó el martes 4 de abril de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Mayra Rodríguez Singh.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.