LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El baduk, la heurística y la maestría

¿Puede alguien aspirar a ser un creador de heurísticas, un verdadero maestro, sin haber vivido una relación de aprendizaje, sin haber estado en la única cocina en la que se descubre cuánta generación de sentido puede caber en cada movimiento de una pequeña piedra sobre el tablero?

mano maestraCuando tuvimos nuestras primeras conversas sobre Go con Juan, apuntó la idea de que el juego fuera apasionante por ser una heurística. El otro día tras las clases semanales que nos da Manuel, Pablo Mata, apuntó lo mismo. Pero yo me quedé pensando: ¿realmente el aprendizaje del Go es el aprendizaje de «una» heurística?

Si lo pensamos un tanto superficialmente parece razonable pensar que habría una por jugador y que estaría relacionada con eso que llena libros: el «estilo» de juego de cada uno, que va, desde luego, más allá de una cierta concepción estética de la partida y sus ritmos. Pero cuando te pones a estudiar la evolución del juego a través de partidas, en la Historia de una región o de un gran jugador, descubres pronto que estilos y heurísticas no solo evolucionan, a veces cambian bruscamente, impactando sobre todas las figuras de una época, aunque de forma diferente en cada uno. Osea, el Go, el Baduk, es una heurística, si, pero siempre cambiante.

Podríamos decir que es el esfuerzo por llegar a una heurística «en el límite». Ahí está el origen de la fascinación que produce: mayor cuanto más estudias, pero siempre evasiva. Como escribe Chihyung Nam:

Una persona pregunta a un maestro de Baduk: «Maestro, ¿hay algún método para aprender a jugar mejor?». El maestro responde: «Si existiera, me gustaría aprenderlo». Como dice el proverbio «no hay una alfombra roja para el aprendizaje». Aprendiendo Baduk, como tu objetivo será ganar más y más conocimiento, nunca estarás satisfecho. El Baduk siempre está cambiando y siempre hay una enorme cantidad de movimientos y variaciones mucho más allá de la capacidad humana para dominarlos.

Y eso me lleva a otra cosa a la que apuntaba Nat este fin de semana: la necesidad de maestros. Convengamos que un maestro es alguien que ha dedicado más de diez mil horas apasionadas a algo. Con ellas ha ganado un conocimiento profundo de las herramientas de su trabajo, de la técnica, del «Arte». Y es de esperar, una cierta heurística y con ella un estilo propio y una estética. Por eso un maestro de baduk no es un profesor de idiomas, un mero difusor de un conocimiento reglado, se parece mucho más a la figura de un maestro gremial. El maestro tiene además de una comprensión técnica, un sentido, una interpretación del juego y su papel en la vida. Y al otro lado del maestro no se coloca un alumno o un estudiante, sino un aprendiz, una posición que genera responsabilidades. Responsabilidades que van más allá de la atribución o el reconocimiento, que también suponen un compromiso de continuidad, de aceptación de un proyecto intergeneracional de producción de conocimiento que exige al aprendiz hacer sus propias diez mil horas, su conversión en maestro y la asunción de responsabilidades con una nueva generación. El maestro es una figura que conecta épocas y protagoniza las rupturas entre ellas.

Tengo la impresión de que buena parte de los problemas para la extensión del Go en Europa se deben no a la falta de maestros sino de aprendices. Sobran estudiantes. Faltan aprendices. Y es que con los cientos de libros, con la infinidad de materiales online que se pueden encontrar, puede dar la impresión de que uno puede hacer sus diez mil horas por si mismo, que la figura del maestro ya no es necesaria. Y desde luego, desde el punto de vista del acceso a la información ya no lo es. Pero, ¿realmente alguien puede aspirar a ser un creador de heurísticas, un verdadero maestro, sin haber vivido una relación de aprendizaje, sin haber sido antes pinche en la única cocina en la que se descubre cuánta generación de sentido puede caber en cada movimiento de una pequeña piedra sobre el tablero?

«El baduk, la heurística y la maestría» recibió 0 desde que se publicó el lunes 28 de octubre de 2013 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.