LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El cambiante eje cibernético del mal

Los ciberataques contra Corea del Sur y EEUU apuntaron primero a PyongYang, luego a Gran Bretaña, después a Miami y ya vamos por Argentina… sin embargo existe un denominador común que da mucho que pensar en todas las posibles fuentes de estos ataques.

La ciberguerra no es ninguna novedad en el Pacífico. Las unidades chinas son famosas por su efectividad y lo certero de sus ataques: no apuntan a sitios webs, apuntan a infraestructuras básicas y realmente pueden desarticular aspectos centrales de la actividad estatal durante días, desde el tráfico aéreo hasta el acceso de los hospitales a la electricidad. Pregunten por Taiwan.

El ciberataque de hace unos días -un clásico ataque de Denegación de Servicio (DOS)- contra sitios web de Corea del Sur y EEUU, sonaba demasiado naive para tratarse de una acción militar. Sin embargo la Inteligencia Militar surcoreana señaló pronto un culpable:

El laboratorio número 110 del Ministerio de las Fuerzas Armadas Populares de Corea del Norte, que es un equipo de piratas informáticos, recibió la orden de destruir las redes surcoreanas

La derecha americana se apresuró a convertirlo en un casus belli, exigiendo al presidente Obama una demostración de fuerza:

Sea un contraataque en el ciberespacio, o ya saben, más sanciones internacionales… pero es tiempo de que América y Corea del Sur, Japón y otros se levanten frente a Corea del Norte o la próxima vez… tirarán el sistema bancario o manipularán datos financieros o la red eléctrica aquí o en Corea del Sur… o podrían tener un error de cálculo y gente podría morir.

La verdad es que tanto el sistema financiero como la red eléctrica norteamericana han demostrado que no necesitan de foráneos para colapsar, desatar desastres sociales y destruir la vida de millones de personas. Pero lo interesante es que ya un primer rastreo de los ataques condujo a Gran Bretaña, demostrando de paso que el gobierno menos respetuoso de Europa con la intimidad de las comunicaciones ni siquiera había intuido que su suelo fuera usado para algo así.

La empresa de hosting británica se apresuró a publicar que en realidad sus ordenadores habían sido utilizados desde una conexión VPN con origen en Miami (EEUU)… en una compañía con base en Argentina que ha cerrado su sitio web y dejado sus máquinas en manos de los expertos del Departamento de Defensa.

Pero fuera cual fuera el origen físico de los ataques -que en un mundo de vuelos a bajo coste tampoco significa demasiado- si que hay un denominador común entre todas las diferentes posibles fuentes del ataque: se trataba de servidores bajo Windows.

Tiene poco sentido y llega hasta el ridículo la intentona de crear mediaticamente un eje cibernético del mal… cuando el verdadero peligro está en las propias máquinas, tan dóciles ante un ataque bien planificado. Algo que debería hacer pensar a más de un gobierno europeo y sudamericano.

«El cambiante eje cibernético del mal» recibió 0 desde que se publicó el Miércoles 15 de Julio de 2009 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.