LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

City de LondresHace seis años, en abril de 2005, Juan Urrutia hablaba de la «gran trampa de liquidez flotante» para explicar por qué el capital fluía hacia la especulación a corto y medio desplazando la inversión productiva. En EEUU y GB, la gran masa de capital ligado al «consorcio militar industrial», que había vivido del dinero estatal hasta la caída del Muro, fue en los 90 uno de los grandes motores de la descomposición cuando se movió hacia el entretenimiento, el software, las telecomunicaciones y las farmaceuticas (los sectores basados en la propiedad intelectual). Nos dió una señal de su poder destructor con la crisis puntocom y definitivamente se presentó publicamente con la burbuja inmobiliaria global. En plena crisis se ha movido hacia la especulación con productos alimentarios generando hambre e inestabilidad política extra en medio mundo y ahora, sin soltar esa presa, se dirige a la energía poniendo en peligro la recuperación. Esta separación del capital financiero hacia un nuevo nivel, separado de la producción y de hecho destructivo para esta, es seguramente el fenómeno económico característico de la descomposición.

«El capital que destruye» recibió 0 desde que se publicó el viernes 25 de febrero de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.