LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El día en que Oriol Pujol enfadó a Ignacio de Loyola (y a Soros)

La eclosión de casos de corrupción no sólo muestra que el estado no puede mantener a toda la élite rentista, muestra que los procesos de formación de élites necesitan ser orillados en favor de nuevos valores, valores que sólo tendrán materialidad sobre nuevos móviles y estructuras productivas.

Goya: «Tú, que no puedes»Leo las acusaciones contra Oriol Pujol y su esposa. Recuerdo que el seis de diciembre pasado escribíamos:

¿Qué viene ahora? Veremos sin duda una verdadera eclosión de corrupciones, es decir, de batallas dentro del estado entre distintos grupos económicos para mantenerse a salvo de las tormentas presupuestarias por mecanismos «informales». Veremos al estado hacer campañas públicas de estigmatización de los sectores «perdedores». Y sin duda veremos tensiones dentro del propio aparato administrativo.

Me llama la atención que Pujol y su presunta mano derecha se hubieran conocido estudiando en la misma escuela de negocios en la que Iñaki Urdangarin, y ahora su hermano Mikel ocupaban un lugar destacado. Uno podría preguntarse qué clase de negocios se gestan en las escuelas de negocios barcelonesas, pero creo que sería errar el tiro. La cuestión no versa sobre el curriculum académico, sino sobre la cultura, los valores generales de unas élites que han entendido que los «verdaderos negocios» consisten en darles forma de empresa a meras capturas de rentas. Y las rentas más jugosas nacen de la generación artificial de escasez: desde la propiedad intelectual a las concesiones públicas, pasando por todo tipo de regulaciones innecesarias.

Por otro lado, hoy podemos ver con claridad que bajo el falso liberalismo (el neoliberalismo) no latía sino la necesidad de generar rentas en base a escala… y que sus consecuencias vía sector financiero, han sido arrasadoras. Hay pues un origen, un móvil común entre el tipo de negocio legal y probo que se alentaba entre las élites económicas y el, cuando menos dudoso, ligado a las políticas: la captura de rentas. La diferencia entre ambas es más estética que ética y mientras no lo aceptemos, las tensiones generadas sólo impulsarán nuevas fracturas sociales y más descomposición.

El futuro ha de ir por otro lado.

¿Cómo se mejora la calidad de las élites?

No es la primera vez que un cambio emergente en la estructura social y productiva, nacido de un «nuevo mapa del mundo» y unido a la descomposición del orden sociopolítico anterior, plantea con urgencia la necesidad de una reforma de las élites. El otro día hablábamos de los jesuitas en el siglo XVI. En menos de 50 años crearon la primera gran red universitaria del mundo. Una red fundamentada en los nuevos valores renacentistas que en breve se convirtió en un poder intelectual autónomo, al punto de permitirse, por ejemplo, el apoyo abierto a las teorías de Galileo.

En la Europa de entreguerras, Tidavar Soros -el verdadero padre de la gran literatura en Esperanto, además de líder de la resistencia civil en Budapest-, Kalman Kálócsay y Julio Bahy, entre otros, se plantearon formar una generación europea educando a sus propios hijos en un espacio geográfico e intelectual de nuevo tipo que superara el violento nacionalismo centroeuropeo. La invasión alemana y la guerra truncaron en buena parte el impulso. Sólo en parte.

¿Cabe hoy un reto del mismo alcance? La eclosión de casos de corrupción no sólo muestra que el estado no puede mantener a toda la élite rentista, muestra que los procesos de formación de élites necesitan ser orillados en favor de nuevos valores, valores que sólo tendrán materialidad sobre nuevos móviles y estructuras productivas. Es hora de sembrar nuevas élites para un nuevo mundo en germinación.

«El día en que Oriol Pujol enfadó a Ignacio de Loyola (y a Soros)» recibió 0 desde que se publicó el Jueves 26 de Julio de 2012 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.