LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El EEUU igualitario que nunca quisieron contarte

A mediados del siglo XIX EEUU era el corazón de la economía comunal. «The Communistic Societies of the United States» describe un EEUU de comunidades igualitarias de trabajadores de todo origen: libertos e inmigrantes, religiosos y seculares, por el que es apasionante viajar y del que todavía podemos aprender muchas cosas.

Charles NordhoffDurante el año 1874, Charles Nordhoff, un reconocido periodista alemán, viajó por todo Estados Unidos visitando comunidades igualitarias. Décadas antes, en 1852, el New York Daily Tribune había publicado noticias sobre la primera comunidad icariana instalada en el país. El comunitarismo despertaba curiosidad entre los intelectuales de ciudad. Con la ayuda de los hermanos Harper para los que trabajaba, publicó un año más tarde «The Communistic Societies of the United States from personal visit and observation».

La investigación llevó a Nordhoff por comunidades de todo tipo, religiosas y seculares, universalistas y familiares, de emigrantes europeos -fundamentalmente alemanes- y formadas por libertos tras la abolición de la esclavitud. Obviamente la organización social, política y económica variaba de unas a otras. Sin embargo, producto de sus experiencias y tras cientos de entrevistas, teorizó sobre un naciente estilo de vida que, aseguraba, formaba un carácter particular fruto de la vida en comunidad.

El trabajo no separado de la vida

communistic societies nordhoffEn varias de sus visitas Nordhoff preguntó cómo hacían con la gente perezosa, pero la respuesta siempre fue la misma, «no hay gente perezosa» en una comunidad. Por lo que concluye que, «no hay gente perezosa por naturaleza».

Nada me sorprendió más, en mis investigaciones sobre sociedades comunitarias que descubrir:
(i)La cantidad y variedad de negocios y habilidades mecánicas sobre las que se fundó cada comunidad, sin importar el carácter o la inteligencia de sus miembros; y, (ii)la facilidad y la seguridad con la que sus mentes se desarrollan creativamente.

Algo quizás no tan sorprendente cuando el aprendizaje es una parte valorada de la cotidianidad

Las comunidades tienen escuelas tan buenas como la media y en algunos casos incluso mejores. Algunas en la corriente «liberal» y de educación extendida. Sin embargo, son éstas las que han conseguido enviar a un número considerable de jóvenes a escuelas científicas. En la formación, los chicos reciben clases de comercio y las chicas de costura y cocina.

La «good life» de los comuneros del siglo XIX

  1. comunidades eeuuRemarcar que todas las comunidades están compuestas por gente «normal», son utilitarios, construyen en piedra sin preocuparse por los efectos arquitectónicos, sólo unas pocas tienen bibliotecas generales. En esos casos están bien dotadas de libros y periódicos. Las no religiosas disfrutan de actividades musicales y teatrales, siendo el entretenimiento y la cultura una parte importante de su vida de la que se ocupan diferentes comités.
  2. No trabajan duramente: Se levantan muy temprano, trabajan con diligencia, pero no de forma exhaustiva, durante todo el día. Y lo hacen de esa manera porque quieren hacer su trabajo de forma confortable y placentera. Son conscientes de que un número menor de asalariados podría sacar la misma cantidad de trabajo pero prefieren que el trabajo sea «placer y no dolor»
  3. baños nordhoffTodos son muy limpios, pulcros en sus vestimenta, higiene corporal y en el cuidado de sus casas y sitios de trabajo. En algunas comunidades se pone cuidado en la jardinería y decoración de los espacios de la villa comunitaria.
  4. Son honestos, les gusta el trabajo minucioso y bien hecho; valoran su reputación de honestidad y trato justo. Sus vecinos siempre hablan muy bien de ellos en este aspecto.
  5. Son humanos y caritativos, las condiciones de trabajo de la gente contratada en las comunidades son mejores que la media. Optan por contratar a personas en condiciones de dificultad, destacan por el apoyo a los negros durante la lucha contra la esclavitud.
  6. La vida en las comunidades está llena de dispositivos para hacer la vida fácil y confortable. Incluso las más pobres son tecnófilas y desean alcanzar este objetivo de desarrollo. En las más prósperas se pueden encontrar lavanderías, caminos cubiertos de acceso a instalaciones para usar durante periodos de mal tiempo, aparatos para ventilación, etc.
  7. comedor comunitario nordhoffViven y comen bien, de acuerdo a sus diferentes gustos. La comida es abundante y bien cocinada. Algunas no comen carne, en todas las fruta y las verduras son muy abundantes y constituyen la base de su dieta. Están orgullosos de sus despensas y cocinas. Es bien conocido su buen pan y mantequilla. Muchas viven mejor que la media de familias de granjeros.
  8. Gozan de buena salud y son los más longevos de la población del país. Algo normal si se tiene en cuenta sus hábitos higiénicos, de alimentación y de trabajo. Tienden a cuidarse cuando caen enfermos, algunas comunidades cuentan con hospitales o enfermerías. Fueron caso de estudio en la época, ya que alcanzaban los 80 e incluso los 90 años manteniéndose sanos y activos.
  9. Son moderados en el uso del vino y bebidas espirituosas. La embriaguez es desconocida. En algunas comunidades se toma vino a diario, sobre todo en tiempo de cosecha donde se bebe más vino que agua. Por lo mismo, se dotan de bodegas para su almacenaje, algunos vinos son excelentes.
  10. biblioteca perfeccionistas nordhofEs un principio fundamental en todas las comunidades no endeudarse y evitar negocios especulativos, peligrosos o arriesgados. Se contentan con un ritmo moderado en las ganancias, no tienen prisa en hacerse ricos. Ninguna de las comunidades tiene como objetivo acumular la riqueza.
  11. Varias comunidades han desarrollado mecanismos para asegurar la armonía y eliminar la violencia entre sus miembros. La mayoría de ellos pasa por distintos procesos de escucha. Destaca el autor la efectividad de uno de ellos en que la persona sienta enfrente a la fuente de su conflicto, para que analice el relato y exprese una valoración (casi una escenificación de lo que años después sería una de las fórmulas de la Escuela de la Gestalt)

El balance general no es el del sacrificio del individuo en pos de un ideal ni el de su supeditación a un ideal de comunidad, sino el de una «good life» culta y placentera sostenida por el trabajo colectivo:

amana nordhoffLa vida en comunidad parece ser, en un primer vistazo, inexorablemente aburrida y monótona; Pero la sorpresa para un visitante como yo, fue encontrar en todas partes personas felices con una cantidad y variedad de intereses en su vida diaria. Porque, después de todo, la vida de las personas que viven en comunidades es mucho más variada en intereses y entusiasmo que la de cualquier familia o granja. Una comunidad es un pueblo, y normalmente con una estructura más densa y variada que cualquier pequeña porción de una ciudad o de un pueblo entero donde hay además una saludable variedad de ocupaciones. Y la vida en el campo, para aquellos que les resulte atractiva, ofrece una infinita cantidad de entretenimiento y trabajo saludable. Prueba de la interesante vida en comparación con la de sus vecinos es que, en épocas de venta, los vendedores de alrededor van a las comunidades con sus mujeres y sus hijos, como si de una feria se tratara. El hotel de una de las comunidades es el resort favorito de la comarca, los vecinos recorren cientos de millas para acudir a las exhibiciones de los alumnos de la escuela, o de sus interpretaciones musicales. Todos hablan con admiración del entretenimiento y variedad de la vida de las comunidades.

Y Nordhoff concluye que es con el mundo del trabajo y no con la vida de la pequeña burguesía intelectual con quien debe comparar los resultados de aquel primer comunitarismo:

Al juzgar la vida en comunidad, he caído constantemente en el error de compararla con mi propia vida o con la de hombres y mujeres en similares y agradables circunstancias en las ciudades. Pero para ser justo, la vida en común, tal como lo he visto y he tratado de relatar, debe compararse con la del mecánico y obrero de nuestras ciudades, o la de los agricultores en el país. Y no dudo en decir que es en muchos modos -por no decir en prácticamente todos- una forma de vida mejor, y también más agradable.

La importancia del libro de Nordhof

perfeccionismoEste fue un libro importante en la época, era el segundo que se publicaba sobre la nueva organización comunitaria en EE.UU. El primero había sido escrito por John Noyes, líder de una de las principales comunidades, Oneida y los Perfeccionistas, y buscaba difundir su visión para ganar miembros para su propia comunidad. A diferencia del anterior, el libro de Nordhoff mostraba la visión de alguien ajeno a ese mundo. No era miembro de ninguna comunidad y tal vez por eso a lo largo del libro expresa con sorpresa, emoción y crítica sus impresiones al conocer de cerca cada una de ellas. Se consideró el primer libro de divulgación sobre comunidades al mostrar sus características al público generalista.

Y precisamente las características que más llamaron la atención de Nordhoff nos permiten entrever el contexto de la época. Un mundo con una diferencia abismal entre las condiciones de vida en la ciudad y en el campo, entre los trabajadores cualificados, los que hacían trabajos básicos y los manuales, entre esclavos y libres, donde el trabajo producía dolor, primaba la falta de higiene, el hambre, la escasa escolarización… ¿Cómo no iban a resultar atractivas alternativas que aspiraban a alcanzar para todos y cada uno de sus miembros vidas confortables? Incluso las religiosas, con unas normas sociales más estrictas, brindaban mejores posibilidades que la vida en cualquier pueblo cercano.

Visto hoy, con ciento y pico años de distancia, lo sorprendentes es que muchas de esas cuestiones siguen estando en la hoja de ruta de cualquier comunidad productiva.

«El EEUU igualitario que nunca quisieron contarte» recibió 12 desde que se publicó el lunes 18 de enero de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.