LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El empresario que quiere destruir el cooperativismo de trabajo

O cómo precarizar a miles y destruir el significado de las cooperativas de trabajo, para alimentar las ansias y codicias del empresariado startupista.

1. Los hechos

Hace unos días el Ministerio de Empleo hizo pública una resolución por la cual descalificaba a una de las cooperativas de facturación más populares, Fidelis Factu S.Coop, también conocida como «Factoo». A esa situación se llegaba tras una inspección realizada por una unidad especializada de la Seguridad Social. Alertados por una denuncia de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), el organismo inició una serie de investigaciones a cooperativas plataforma que ofrecen a los trabajadores autónomos la posibilidad de facturar sin estar dados de alta en el sistema de la Seguridad Social.

El trabajo ha sido tan maltratado y durante tanto tiempo que a veces parecen haber desaparecido los reflejos más básicos. Pero lo cierto es que la llegada de estas empresas ha dado mucho que hablar en el mundillo cooperativista y en más de una ocasión hemos tenido la oportunidad de conversar con representantes de federaciones que veían con preocupación cómo engordaban estas falsas cooperativas de trabajo, gracias a un feo hackeo administrativo.

Y es precisamente ese el enfoque que ha tomado la resolución ministerial alegando que estas cooperativas no pueden ser consideradas como tales puesto que sus socios no realizan trabajo cooperativizado. Es decir, no se asocian para llevar a cabo una actividad cooperativizada y por tanto hecha común, sino que se «registran» en una cooperativa para poder emitir a través de ella las facturas por el trabajo individual que realizan para un cliente individual.

2. La respuesta de Factoo

El fundador, Chema Escrivá, egresado del IESE y estrella del startupismo valenciano, respondía en una actitud firme, retadora a la medida. Aseguraba que Factoo no funciona al margen de la Ley de Cooperativas, que su actividad es completamente legal, que ofrecen un servicio a sus asociados y que se pone al «al servicio del ministerio para reformar una ley posfranquista que está totalmente encorsetada y pensada para tiempos pasados donde los trabajos eran hiperestables». Sin embargo Chema Escrivá olvida que dice dirigir una cooperativa de trabajo asociado, y que en ellas los socios se asocian para:

satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común
mediante una empresa de
propiedad conjunta y de gestión democrática

Vamos, que una cooperativa podrá ser más o menos boyante, tener mejores o peores épocas, pero si algo no le falta es vocación de estabilidad porque lo que da lugar no es hacer o gestionar una «chapucilla», sino resolver en común y democráticamente las necesidades de un grupo de trabajadores. Y es precisamente en la degradación del trabajo, en su atomización, donde está la clave de la nueva concepción y utilización de las cooperativas como una herramienta más de la caja de recursos del empresario.

Empresas como factoo degradan la cooperativa de trabajo a herramienta del empresario

El cooperativismo de trabajo es una forma de entender la relación con el trabajo que da significado al quehacer de cada día mediante relaciones de compromiso fuerte entre pares. En todos estos modelos degradados en cambio, lo importante no es el hacer juntos, sino el utilizar unos servicios comunes para minimizar costes y precarizar aun más el trabajo mientras se corea el hype de moda y se eluden impuestos. Se viene gestando hace mucho y siempre con marchamo de modernidad anglo. Con la crisis, la primera andanada fue el cooperativismo de plataforma nacido al calor de la sharing economy y el startupismo «social».

Coops de facturación y «platform coops» crean servicios comunes como forma d precarizar aun + el trabajo

3. El nuevo marco de la precarización

Tanto las cooperativas plataforma como las diversas fórmulas de facilitar la facturación del autónomo responden a la precarización del trabajo alentada por las políticas públicas y espoleada desde 2008 por la crisis. Son muchos los casos de trabajadores independientes que entre cuota fija de autónomos y fiscalidad van justitos, apretados o no llegan. Estas cooperativas vienen a resolver esta situación en un momento muy concreto donde lo importante es garantizar un ingreso en el hogar. Claro que hay un impacto en la caja común de la Seguridad Social o momentos aún más difíciles en caso de enfermedad o accidente, pero son vistas como secundarias. Para el que está en el filo, mantener la posibilidad de trabajar es lo primero. El «atractivo» de Factoo para estos trabajadores no es muy diferente del delas empresas multiservicios, especialistas en la degradación de las condiciones de trabajo hasta límites insospechados.

Coops de facturación y «empresas multiservicio» viven de la desesperación del desempleo y la pobreza

Unos y otros son paradójicamente responsables de la re-emergencia de la centralidad del trabajo. En la última encuesta del CIS veíamos cómo la calidad del trabajo emerge con fuerza siendo la preocupación más cercana e inmediata para la población tras el miedo al desempleo. A medio plazo, como se empieza a ver en los estudios sociológicos más punteros, se vislumbra una vuelta al terreno de principios y objetivos históricos del laborismo: como la participación en la propiedad y en la toma de decisiones de la empresa.

Tal vez por eso debamos sentirnos optimistas y pensar que los próximos Factoo, FreeAutonomos o Inpulse no vengan de la mano de gerentes que tratan de convencernos de que es momento de revisar el cooperativismo para adaptarlo a sus ansias y codicias, excitadas por la precarización del mercado laboral, sino de grupos de personas que unen sus fuerzas para, mediante el trabajo, construir una vida mejor.

El verdadero cooperativismo de trabajo es más necesario y valioso que nunca. Y está volviendo

«El empresario que quiere destruir el cooperativismo de trabajo» recibió 7 desde que se publicó el jueves 24 de agosto de 2017 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por Natalia Fernández.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Ester dice:

    Qué claro y alto lo has dicho Natalia! Estamos yendo a la Federación, aquí en Alicante, a que nos ayuden a montar la mirco-cooperativa y nos hemos dado cuenta de cómo ha penetrado la idea de cooperativa como plataforma de servicio o consumo. El chico que nos atendió allí, maravillosamente, nos decía que les llega un montón de gente que ha leído sobre estos casos y van allí a preguntar cómo apuntarse o a montarlas, como si fuese una ETT más…

    • Fue precisamente a raíz de varias conversaciones con la de Asturias que empezamos a prestar atención a estas cooperativas. Lo que resulta alucinante es la campaña de comunicación que hicieron todas desde el día 1, animando a saltarse el pago de la cuota a la seguridad social y operando abiertamente como una empresa puente.

      También es muy interesante lo que apuntas sobre el aumento del peso de las cooperativas de consumo, algo que creo que está muy relacionado con la pérdida de la centralidad del trabajo y el éxito del «ciudadano consumidor empoderado que cambia el mundo a través de su comportamiento en el mercado». Y visto el impacto pues es para empezar a mirarlo cuanto menos con precaución.

  2. Uno de los clientes de Factoo sancionado por la Seguridad Social y obligado a pagar cuotas atrasadas creo a principios de verano una página web para ponerse en contacto con otros afectados llamada «Afectados por las cooperativas»…

    Esto es lo que ha conseguido Factoo. Manchar el nombre de las cooperativas de trabajo, que ya bastante teníamos con la de consumo.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.