LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

El estado y la descomposición

Cada día las noticias del periódico confirman el marco general que nos dimos hace unos años sobre la descomposición: incremento del peso de lo disciplinario en la política estatal, ascenso de nuevos autoritarismos, destrucción del mercado y la cohesión social, batalla descarnada por las rentas estatales, pesimismo social… y sin embargo, caben matices importantes.

Libros gratis de las Indias

Cada día de titulares parece una confirmación del marco general sobre la descomposición del que nos venimos dotando desde hace unos años. La forma misma de la crisis europea como crisis de deuda pone en primera línea cómo la preocupación, hasta el último día, de los administradores políticos de los países más afectados ha estado en la gestión de las políticas de aseguramiento de rentas estatales o paraestatales a sectores privilegiados como los ligados a la mal llamada propiedad intelectual o las distintas redes clientelares empresariales dependientes en sus balances del contrato o la subvención pública.

Todo en ello en un marco en el cual se han ido deslizando, y se deslizarán aún más mecanismos de control social directamente disciplinarios o represivos. No es casualidad que Sarkozy en Francia, Rubalcaba y Rajoy en España o Venizelos en Grecia hayan sido previamente ministros de Interior o Defensa. Pero esto tampoco debe confundirnos: la represión no se prepara contra un eventual estallido social, sino por la necesidad de disciplinar y mantener la cohesión en la maquinaria del estado ante la inevitable necesidad de «soltar lastre», de autoamputación, que el aparato del estado sufre. Y es que el sujeto de la descomposición es el estado mismo, como hemos visto desde los noventa en Somalia -cuando la incapacidad para pagar a las unidades militares llevó a la aparición de los «señores de la guerra» y el fin del estado-, en México durante el sexenio Calderón o como los críticos comienzan a apreciar hoy mismo en EEUU.

El siguiente paso

¿Qué viene ahora? Vendremos sin duda una verdadera eclosión de corrupciones, es decir, de batallas dentro del estado entre distintos grupos económicos para mantenerse a salvo de las tormentas presupuestarias por mecanismos «informales». Veremos al estado hacer campañas públicas de estigmatización de los sectores «perdedores». Y sin duda veremos tensiones dentro del propio aparato administrativo. Tensiones que se manifestarán indirectamente como problemas sociales y políticos como el incremento de la «inseguridad ciudadana» -cuando el centro esté en las fuerzas de seguridad pública como ocurre hoy en Uruguay- o incluso la aparición de redes criminales de nuevo tipo en los países centrales.

El próximo acto estará marcado sin embargo por el protagonismo de aquellos sectores, hasta ahora privilegiados, que sufrirán primero el «soltar lastre» del estado. Teman de las «organizaciones sociales» muy burocratizadas, separadas desde hace años de la base social a la que institucionalmente «representan» cuando acabe el maná público. Las Cámaras de Comercio en España -a las que se liberalizó sólo después de atacar el sistema de pensiones y sólo tras asegurar «partidas compensatorias», demostrando las verdaderas prioridades del estado- son un ejemplo. Vendrán otras con más sustancia -y capacidad desestabilizadora- ahora.

«El estado y la descomposición» recibió 0 desde que se publicó el Martes 6 de Diciembre de 2011 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias