LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El fin de la izquierda posmoderna

La «identity politics» ha muerto. La mató el triunfo de Trump. Queda como cultura de grupo, como signo de pertenencia a un difuso «progresismo». Pero si la izquierda global quiere cambiar las cosas y darle forma a nuestra época, tiene que abandonarla definitivamente y volver a sus fundamentos.

Mani lógica identity politics

black-powerDurante los años noventa la izquierda americana se transformó profundamente. No venía de la centralidad del trabajo y la producción como la europea sino del consumismo, o mejor dicho del «consumerismo» solapado a partir de los sesenta con las teorizaciones que surgieron a partir del movimiento de derechos civiles y que, siguiendo los textos de Fanon, equiparaban a las minorías raciales americanas y sus movimientos con los movimientos independentistas de las colonias inglesas y francesas.

mani-feminista-chicagoPoco importaba que se levantaran voces, sobre todo en Europa y Africa, afirmando que ese discurso no era más que una nueva versión, hipócritamente aliñada con Marx, del esencialismo nacionalista anti-ilustrado, de Herder y de Meistre. Era funcional en una manera esencialmente nueva. Lo que el racismo de Fanon y Malcom X propone no deja de ser aplicar lo que hasta entonces el nacionalismo había aplicado al mundo (dividiéndolo en un puzzle de esencias nacionales) a la nación misma. Es decir crean un molde que permite la unificación en un solo marco de los principales movimientos que llaman la atención de los universitarios de los setenta: el feminismo y el nacionalismo negro. Una nueva generación de profesores se apoyará en los nuevos críticos europeos de los discursos de la Modernidad -en Foucault pero sobre todo en Derrida- para intentar darle un fondo intelectual más sólido, pero también para desbancar a la generación en el poder en los claustros.

Y esto fue fundamental, porque la nueva generación de intelectuales americanos entendió el conflicto social en el molde del conflicto por la hegemonía en los claustros. Los discursos sobre la producción, el trabajo, las clases, la organización de la economía… nada de eso estaba en el primer orden del debate. Eran las «identidades» las que lo estaban. La «diversidad», entendida como diversidad de sexo y raza, era la bandera de la nueva revolución universitaria.

desigualdades-identitarias-eeuuEl resultado fue una gran coalición que ofrecía hueco en el «asalto de los cielos» universitarios -y en general a todo lugar que permitiera una «acción afirmativa»- a todos los damnificados del sistema establecido a condición de que construyeran una identidad esencial propia, una ideología característica de grupo. Ser feminista dejó de significar batallar por la igualdad social de las mujeres respecto a los varones para implicar una concepción determinada de la mujer asociada a valores, a un «ser mujer» esencialmente diferente a «ser varón». Es decir, por debajo de la determinación cultural de roles, había algo irreductible, una «diferencia», que hacía a las mujeres diferentes en su «ser». Del mismo modo, un activista por los derechos de las minorías raciales dejó de significar alguien que batallaba por los derechos civiles y comenzó a implicar creer y ser parte de una comunidad imaginada de la raza que configuraba a cada individuo que hiciera parte de ella (un pensamiento «blindado» porque si el individuo lo negaba era por «auto-odio» impuesto por el sistema de identidades existente que negaba su «esencia»).

teoria-de-generoEl espectro se abrió pronto pero no sin dificultades a las identidades basadas en la sexualidad y el ecologismo. Las operaciones necesarias fueron a veces difíciles e incluso, en el caso del ecologismo, ridículas. La teoría de género fractalizó el modelo una vez más, llevando la lógica de las identidades esencialistas a lo que no podía dejar de reconocer como un continuo difícil de acotar y por tanto casi imposible de reducir a átomos identitarios esenciales. Por su parte, el ecologismo tuvo que renunciar a la comunidad imaginada para tener un sujeto. En su lugar volvió al modelo últimos de los seres imaginados: la deidad. «Gaia», la personificación de la Naturaleza -la «madre» Naturaleza- se convirtió en un sujeto político más. En la era de la cultura de la adhesión ya no hacían falta siquiera miembros, bastaba con tener seguidores para tener una «identidad».

english-onlyCuriosamente, no todas las «diversidades» quedaron incluidas en la definición de «diversidad» de la nueva ideología ascendente. Por ejemplo, la diversidad lingüística, que hubiera puesto en aprietos la estructura de departamentos de la universidad más allá de las cuotas étnicas, nunca entró siquiera en consideración a pesar de que eran lingüistas muchos de los pioneros del movimiento y de que la diversidad lingüística y la educación pública en otras lenguas distintas del inglés sea un campo de batalla social cotidiano desde siempre en EEUU (con las lenguas aborígenes, con el alemán hasta la guerra mundial, con el español al menos desde la conquista de Texas, etc.).

De ideología a cultura hegemónica en la izquierda

veganosEl conjunto de todo este fantástico, complejo y diverso movimiento intelectual es eso que se ha dado en llamar «identity politics». Su éxito fue indudable. La «identity politics» derivó de facto en un conjunto de prácticas y signos que redefinían la pertenencia a la izquierda.

Y es que la «identity politics» ha sido la ideología más atenta a las formas y al lenguaje desde las revoluciones puritanas protestantes -a las que recuerda tantas veces. Un elemento clave fue la definición de un nuevo «political correct»,un registro lingüístico diseñado para «no ofender ninguna identidad» y que derivó el espíritu evangélico de los conversos hacia eso que John Carlin definió como el «fascismo lite de los campus anglosajones». No es de extrañar que la generación de Carlin quedara en shock ante las consecuencias de la nueva ideología: podían compartirla pero no eran parte de su cultura. Y era precisamente como cultura que se estaba extendiendo. La vieja feminista era de repente sospechosa si no usaba el «los/las» continuamente. El militante obrero, otrora idealizado, se convertía ahora en un «varón blanco sin estudios», arquetipo de la categoría social más reaccionaria. La «diversidad», cual nuevo signo de la gracia, se convertía en el mandato de representar una realidad de «demographics» predefinidos más allá de lo razonable.

Esa dualidad de la «identity politics» como ideología y como cultura que quiere ser hegemónica en la izquierda, es lo que ha producido que sirva hoy con el mismo desparpajo para alimentar los guiones de las series americanas con arquetipos de conflicto que para planear estrategias electorales. Solo que mientras las series solo necesitan llegar a la verosimilitud, las elecciones, especialmente las presidenciales, solo tienen un criterio de verdad: ganar.

Y en esto llegó Trump

moore-trumplandLa noche del martes al miércoles pasado comenzó con una afirmación continua, en prácticamente cada canal de noticias norteamericano, de los presupuestos de la «identity politics». En CBS la tertulia de comentaristas era pura demografía, pura especulación de tendencias por identidades imaginadas: mujeres, latinos, negros, blancos sin estudios… Parecía una clase de Sociología en una universidad americana de los ochenta. El primer analista convocado, sentenció la hipótesis a falsar esa noche: «no se pueden ganar unas elecciones en la América diversa y multicultural faltando el respeto a las comunidades con más crecimiento». Michel Moore en su monólogo electoral en el condado de Clinton, un verdadero concentrado de «identity politics» y condescendencia universitaria, partía de otro hecho muy comentado a principios de la noche: «solo queda un 19% de varones blancos en EEUU».

Nada podía fallar. Pero falló. Esa noche la «identity politics» falló y quedó falsada en la práctica política real. Si Trump tuvo su 18 Brumario, la izquierda posmoderna tuvo, literalmente, su 9 de noviembre.

ocde-distribucion-de-la-rentaResulta que esos varones blancos sin estudios a lo mejor no son esos «dinosaurios sollozantes» porque «después de un presidente negro viene una presidenta mujer» y «después vendrá un gay», «y después un transexual» que caricaturizaba Moore. A lo mejor ni siquiera, salvo unos cuantos tarados, se definen y votan como «blancos» o como «varones» aunque toda la dialéctica de la «identity politics» pretenda eso de ellos. A lo mejor son de todos los colores y lenguas maternas. A lo mejor no es la «identidad» sexual y étnica lo que les abruma. A lo mejor no es que «no comprendan» la globalización como nos dicen. A lo mejor la comprenden perfectamente y a lo mejor no aceptan ser divididos como si fueran especies de ganado en variantes genéticas y culturales. Tal vez, lo que están es hartos del neoliberalismo y de la desigualdad al punto de darse un tiro en el pie con tal de dárselo a una élite tramposa y «listilla» como apuntaba «The Idler».

eeeuu-mapa-condadosPuede, simplemente que como comentaba Tyler Cowen la diversidad fuera otra cosa porque a fin de cuentas si un 29% de «latinos» votó por Trump:

muchos de esos votantes no ven «latino vs no latino» como la frontera de diversidad que les interesa con más intensidad.

En algunos lugares, como «Politico», el think tank de facto más potente de los demócratas, manifestaciones-antitrumphasta ahora un difusor acrítico de la política identitaria, empezó ya una cierta autocrítica:

Cuando empiezas a pensar en términos de gestión por un lado de las élites globales al nivel supranacional y por otro en entidades desterritorializadas en nivel subestatal [los sujetos de la «identity politics»] que buscan pero nunca encuentran acomodo en sus «identidades», las consecuencias son significativas: tasas bajas de crecimiento (alimentadas por el endeudamiento) y ciudadanos aislados que pierden su interés en construir un mundo juntos. En consecuencia por supuesto aparece un capitalismo de amigotes rampante cuando, en nombre de la eliminación de los «riesgos globales» y proveyendo distintas formas de «seguridad», la colusión entre las siempre crecientes burocracias estatales y los mastodontes corporativos globales crea una clase cerrada de ganadores y otra de perdedores. Esta es la alta disparidad de riqueza que vemos en el mundo de hoy.

Conclusiones

Puede que a pesar de nuestras críticas de hace unos días, Zizek llevara razón y el triunfo de Trump sirva de disparo de salida para cambiar la cultura y la ideología de la izquierda en los países centrales. El primer paso ha de ser una crítica en profundidad, una «deconstrucción» si se quiere llamar así, de la ideología identitarista que le alimentó hasta ahora en el mundo anglosajón y de su matriz, el nacionalismo. Porque la igualdad social no se construye convirtiendo en sujeto político -con sus consecuentes burocracias y «representantes» con cuotas de poder fijadas legalmente- a todas esas «identidades» o categorías sociológicas sobre las que históricamente se discriminó o ejerció el poder, sino eliminando la relevancia legal, cultural, social y sobre todo, económica de esas divisiones artificiales.

Y en todo caso, lo que parece indudable es que será imposible recomponer la izquierda sin pasar la página de la «identity politics» y tomarse en serio, como núcleo central del orden social que son, a la producción y al trabajo.

«El fin de la izquierda posmoderna» recibió 15 desde que se publicó el domingo 13 de noviembre de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. querolus dice:

    Impresionante… Texto de referencia para muchas otras reflexiones.

    • Gracias! 🙂 Ojalá la reflexión no pare. Creo que si dejamos este debate a los medios y la universidad al final la identity politics (en su versión degradada de exportación para países latinos) se convertirá en un estándar, en una definición canónica de izquierda en la que cabrá solo un perfil de gente con unas prácticas culturales y estéticas muy determinadas y muy poco del cambio real. Sería como reducir Madrid a Lavapiés, no sé si me explico.

  2. Tratando de ponerme al día después de unos días con la conectividad capada. Vaya textaco. Y vaya casualidades. Estos días he estado leyendo “pensar el Siglo XX” un libro que recoge una larga entrevista a Tony Judt, realizada por el también historiador norteamericano Tim Snyder, y en la parte final del libro, dedidaca al acercamiento de Judt a la socialdemocracia, ambos se quedan a gusto respecto a la identity politics de la izquierda americana, que identifican con, simplemente lo reaccionario. De mis notas a boli (y por tanto potencialmente erróneas): Dice Judt ” El pensamiento social estadounidense evita por completo el problema de las divisiones sociales determinadas económicamente, porque a los estadounidenses les parece más cómodo y políticamente menos controvertido centrarse en unas divisiones de otro tipo”. Y le responde Snyder (que es de Ohio, américa profunda y experto en los países del Este): Yo soy lo suficientemente anticuado para pensar que una gran parte de la izquierda estadounidense es objetivamente reaccionaria”. El libr es muy recomendable, y esta mañana me tropiezo con esta entrada de The Jacobin, sobre cuales serían las bases de un movimiento que le parase las patas a Trump, y ya avisan que, desde luego el modelo Ocuppy, con a no sirve, no, no, no…: https://www.jacobinmag.com/2016/11/donald-trump-occupy-wall-street-zuccotti-park/

    • El texto de Jacobin a enlaces ahora mismo! Y el libro con Judt a la lista de la compra de Amazon! Gracias mil!

      PS. Yo también creo que son reaccionarios como todo lo que remite a identidades «esenciales» para justificarse en vez de a haceres e intereses materiales (que siempre son negociables o dejan al menos un terreno a la negociación, por cierto).

  3. Hiram Crespo dice:

    Excelente análisis. Hice un blog en ingles al respect, añadiendo algunas preocupaciones epicúreas / secularistas.
    https://theautarkist.wordpress.com/2016/11/18/on-building-a-new-left/

    • Grande tu post @hiram!!
      Creo que es muy oportuno darle un enfoque epicúreo, el mal en la identity politics es multiplicar el esencialismo platónico de la idea de «clase dotada de destino» o de «nación dotada de destino y configuradora de los individuos» en un montón de categorías sociológicas. Es una especie de XML del platonismo pasado por el romanticismo alemán.

Pingbacks recibidos desde otros blogs

  1. […] the Left I’m worried about in the post-election mayhem. A recent Las Indias blog titled El fin de la izquierda posmoderna hit the nail in the head as far as I’m concerned, on the state of the American Left. (Please […]

  2. […] si fuera poco, como colectivo, como clase social, no solo está olvidado sino que es culpabilizado por la izquierda «postmoderna» y su identitarismo, que le ha reducido a la categoría «trabajadores sin estudios». Como además sea varón y […]

  3. […] a la generación en el poder en los claustros en los noventa. Son los primeros pasos de la izquierda universitaria americana que preparan la conversión en «mainstream» de la «identity pol…. En lo que hace al feminismo se trata en realidad de una multiplicación de las definiciones de […]

  4. […] llevar a la izquierda europea a alimentar las bases de la desigualdad y la xenofobia y en el que la deriva identitarista de la «izquierda posmoderna» contribuyó decisivamente al triunfo de Trump y el ascenso nacionalista en […]

  5. […] objetos políticos vendiéndolos como sujetos sociales. Hasta que la impotencia generada por un mundo fragmentado en «identidades» rencorosas, un mundo sin un futuro común distinto de mantener … se convierte en algo tan abrumador que una cierta masa de personas se pone a buscar como construir […]

  6. […] seguirá el triunfo de Trump en noviembre. Los cambios empiezan a sucederse a toda velocidad: los discursos postmodernos hacen aguas, la geopolítica cambia las líneas y criterios de alianza establecidos desde la guerra […]

  7. […] re-adopción del nacionalismo como rechazo del cinismo del identitarismo postmoderno, la vuelta a la dialéctica amigo-enemigo basada en la balanza comercial, el inevitable tufillo […]

  8. […] muchas que se suceden y superponen hasta los noventa. Las tendencias hegemónicas irán hacia la «identity politics» y la posmodernidad. Es decir hacia la multiplicación de los sujetos políticos y su atomización en función de […]

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.