LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El fin de la Universidad como lugar donde aprender y ganar autonomía

Japón, como la Unión Europea quiere lo que siempre quisieron los estados confesionales: ingenierías y ciencias aplicables directamente a la producción. Proponen un contrato social nuevo a las empresas: «nosotros cambiamos la formación de acuerdo a tus necesidades inmediatas de reducción de costes, vosotros contratáis más licenciados».

Hazte socio de «El Arte» y haz cerveza

Diecisiete facultades de Humanidades y ciencias sociales cerrarán en Japón por decreto. Veintiseis de las sesenta universidades públicas japonesas que ofrecen cursos de ciencias sociales han confirmado que cuando menos reducirán la oferta lectiva de Humanidades, Economía, Sociología, Antropología e incluso Derecho. Todo nace de una mensaje del Ministro de Educación, Hakuban Shimomura en la que hacía un llamamiento a las universidades a dar

pasos decididos a abolir las organizaciones (de ciencias sociales y humanidades) o transformarlas para que puedan convertirse en áreas que sirvan mejor a las necesidades sociales.

Por supuesto, grandes universidades como Kioto o Tokio han plantado cara al ministro y han surgido campañas de recogida de firmas (con escasísimo eco).

El fin de la Universidad

Laurentius de Voltolina universidad de boloniaSe trata en realidad de la misma lógica del llamado «proceso de Bolonia» emprendido implacablemente por la Unión Europea en 1998. La única diferencia es que el ministerio japonés ha sido más sincero y más claro desde el primer día.

Japón, como la Unión Europea quieren lo que siempre quisieron los estados confesionales: ingenierías y ciencias aplicables directamente a la producción. Proponen un contrato social nuevo a las empresas: «nosotros cambiamos la formación de acuerdo a tus necesidades inmediatas de reducción de costes, vosotros contratáis más licenciados». Se trata de sustituir el aprendizaje, que da autonomía, por el adiestramiento («training») que daría «competencias».

La educación «superior» deja así de lado el ideal de formar ciudadanos autónomos y resilientes para definirse como proveedor de mano de obra especializada para las empresas. En pocas palabras: lo que vemos ahora en Japón y en la UE no es más que la captura del sistema educativo por las macroempresas que quieren que el sistema se concentre en producirles una renta extra, reducir costes de formación técnica. Huelga argumentar que esto es contraproducente para el mismo sistema productivo. Las rentas regulatorias siempre lo son y sus beneficiarios -desde los gestores de propiedad intelectual a las empresas energéticas- nunca se conmovieron por ello.

La cuestión es que el mundo que viene, la economía que es capaz de superar la descomposición social y productiva, que es capaz de aprovechar la reducción de escalas óptimas de producción requiere autonomía personal, requiere personas con recursos y referencias que no son técnicos sino humanísticos.

¿Dónde irán éstas personas a aprender, a formarse, a ganar amplitud de mirada y ganar recursos intelectuales? La Universidad está renunciando a ser una puerta a esa universalidad de conocimientos que teóricamente ofrecía. Ya no quiere armar críticos, innovadores de verdad ni revolucionarios. Quiere ser una cantera técnica. Quieren operarios e investigación tecnológica sin el coste de disenso de la imaginación social que le da sentido.

Hay que buscar alternativas.

«El fin de la Universidad como lugar donde aprender y ganar autonomía» recibió 12 desde que se publicó el Jueves 17 de Septiembre de 2015 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos nuestros blogs en la
página de registro de Matríz.

El Correo de las Indias es el agregador y plataforma de blogs de los socios del Grupo Cooperativo de las Indias y es mantenido y coordinado por los miembros de la comunidad igualitaria de las Indias