LasIndias.blog

Conquistar el trabajo es reconquistar la vida

Grupo de Cooperativas de las Indias

videoblog

libros

El fin del ciclo 15M

Dos años después, el 15M no es el movimiento masivo y nebuloso del origen sino una conversación incómoda en el poco halagador ámbito de «los de siempre»

asambleas15mEl año pasado Tecnocrítica fue para nosotros una caja de sorpresas. Dábamos por entonces ya por cerrado el quincemismo y sin embargo nos encontramos con un ambiente que bullía, lleno de gente joven, de conversaciones que se planteaban absolutamente cualquier cosa. Se abrieron entonces buenos debates –sobre el decrecionismo y el modo de producción p2p, sobre el confederalismo, sobre mil cosas más.

Este año tenía muchas ganas de volver. La verdad es que no había menos público, pero el ánimo era muy diferente. En la cena éramos ya pocos, muy pocos, el típico grupo de «los de siempre» que se queda tras una charla en la Universidad. Los temas de conversación ya no giraban en torno al movimiento social o los cambios por venir. Un par de los ausentes están detenidos tras el asalto al Congreso y el ambiente tenía un aire de resaca ochentera tras los «años del plomo». Por una vez no eran ropajes prestados. La sensación de fracaso, de aislamiento es el primer sentimiento realmente propio que encuentro en el quincemismo. Un triste canto final.

Algo habíamos intuido cuando el post sobre Islandia de hace unas semanas tuvo un centenar de RTs y sin embargo nadie vino a contradecirnos en los comentarios. Algún twit hubo sin embargo con un texto tipo a «hasta nuestros mitos eran ilusiones». Recuerdo que me quedé helado y lo comentamos en la mesa. El guión previsible se estaba cumpliendo. El quincemismo estaba empezando a refocilarse en la desilusión, de principio a fin parecía un reestreno resumido de la historia generacional de nuestros padres y los movimientos sociales de los sesenta y setenta.

Llega el momento de preguntarse qué queda, qué va a quedar, del 15M y los movimientos de protesta que le siguieron. Creo que lo fundamental ahora es entender que como el movimiento islandés, el griego o Occupy, siempre estuvieron definidos en el terreno del estado nacional. Abrieron una conversación, muchas de hecho, es posible que tras un primer año puramente expresivo llegaran a generar un cierto proceso deliberativo. Pero ¿sobre qué? Sobre la crisis de los sistemas de elección de élites, sobre la corrupción, sobre el sistema electoral, sobre los presupuestos, sobre las hipotecas… Un terreno en el que al final solo tres salidas son posibles: la inserción a en el juego electoral a lo Beppe Grillo, la toma por asalto de las instituciones o el un puro y simple desfondarse mientras el nacionalismo de toda la vida -español, griego, italiano o británico- recupera la iniciativa y recoge los frutos de un avispero deprimido.

Por supuesto quedan perlitas. Comunidades que evolucionaron en ruptura con el haz de discursos que emergía de estos movimientos. Pero la lección esencial, para mi, es que todo movimiento definido en un ámbito nacional solo puede acabar alimentando el nacionalismo estatal. Por eso, en otras generaciones, el post 68 en Francia, los ochenta en Portugal, Italia, Grecia o España, a las finales los líderes de lo alternativo se reconvertían en nuevo avatar, más cool, de lo de siempre. Se renovaban las élites y su relato. No es menor, del 18 de julio o el Estado Novo a la Transición y la democracia había un mundo. Pero en esta generación tengo mis dudas: ni las viejas élites franquistas españolas, estadonovistas portuguesas o democratacristianas italianas tuvieron nunca un numantismo tan acendrado como el de las actuales élites políticas. En cualquier caso, no habrá renovación. Habrá, en el mejor de los casos recambios.

Y el quincemismo será, como anteayer en Palma, esa conversación que en realidad nadie quiere tener, ese momento que queda atrás y que solo se recuperará, en unos años, desde la nostalgia generacional y justificativa de los suplementos dominicales.

Por cierto que mientras, otras perspectivas, basadas en otro tipo de identidades, poco a poco crecen, maduran y celebran.

«El fin del ciclo 15M» recibió 1 desde que se publicó el domingo 5 de mayo de 2013 . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Deja un comentario

Si no tienes todavía usuario puedes crear uno, que te servirá para comentar en todos los blogs de la red indiana en la
página de registro de Matríz.